Conama 2010: ¿Y si fuese ahora?

Foto ganadora del concurso Conama

Foto ganadora del concurso Conama10

En los problemas del Medio Ambiente, a menudo parece que nos enfrentamos a un reto histórico transcendental, que sobre nuestros hombros recae la responsabilidad de salvar al planeta y a las generaciones venideras, con el considerable estrés, y en muchos casos desinterés, que esta titánica tarea nos acaba provocando, quizá como resultado de una insensibilización progresiva al constante efecto “Pedro y el lobo” o por el convencimiento interno de nuestras escasas posibilidades individuales para cambiar el mundo.

Durante los días 22 al 26 de noviembre se ha celebrado en Madrid la X Edición del Congreso Nacional del Medio Ambiente (CONAMA 10), con más de 1.500 asistentes, y que contó por primera vez con un país invitado: Brasil.  Y esta vez sí, algo parece diferente.

La crisis económica mundial ha revelado una profunda fractura en el modelo reciente sobre el que hemos construido nuestra sociedad.  Es lógico pensar que las políticas medioambientales son las primeras en resentirse, pero sigue siendo parte del viejo modelo, donde la sostenibilidad es considerada como un bonito adorno en tiempos de abundancia.

La idea-fuerza que centró este CONAMA 2010 es diametralmente opuesta, que el Medio Ambiente puede ser ahora más que nunca, la fuente de crecimiento necesaria, una vía de salida a la crisis. Más de 100 asociaciones (Administraciones, Fundaciones culturales, Asociaciones ecologistas, Colegios profesionales, etc.) firmaron un manifiesto conjunto (VIDEO), renovando su compromiso de actuación en defensa del Medio Ambiente, en una extraordinaria combinación de intereses y sensibilidades muy diferentes, aunque con una base común.

Numerosos expertos han coincidido en la necesidad de una reflexión sensata sobre el modelo, no solamente económico productivo, si no a un nivel mucho más profundo, cuestionando los objetivos mismos en que se construye el desarrollo y evolución individual.  Se trataría de alcanzar la sostenibilidad personal, como base de la sostenibilidad global.

Nuevas ideas para viejos problemas. Así, se hablado del valor del tiempo como un bien no renovable, casi nunca considerado en los modelos de éxito actuales, basado en la hiperactividad y la acumulación; de Felicidad Interna Bruta, como indicador real del desarrollo de una sociedad en lugar de Producto Interior Bruto; de biomímesis y ecología industrial, optimización de los recursos y empleo verde; de las posibilidades de actuación desde la administración local.

Ya estamos avanzando en la dirección correcta. Resulta francamente alentador ver como países en desarrollo, como Brasil, con una enorme riqueza natural, demuestra una gran inteligencia al promover un desarrollo equilibrado, sin reproducir modelos insostenibles de crecimiento.

Solamente el tiempo nos dirá si realmente asistimos a un cambio de modelo, a un acontecimiento histórico que cambiará el rumbo de la humanidad para siempre. Pero ¿y si fuera ahora?

Iván Botamino García

Profesor Programas Master de Medio Ambiente EOI


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies