¿Son las cuotas la solución?

igualdad-cuotas

La Ley de Igualdad para promover una presencia adecuada de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas presentes en el IBEX se aprobó en marzo de 2007. En 2015 esa presencia (con una proporción ideal de 40/60) debería ser un hecho. ¿Cómo será posible si hoy, 2010, las mujeres ocupan en conjunto menos del 1% de los puestos de alta dirección? ¿Cómo incrementar el número de consejeras cuando muchas de las grandes empresas cotizadas no tienen en su consejo a ninguna mujer, se permiten ignorar la ley y no introducen la más mínima diversidad?

Forzar las cosas puede ser peligroso, pero también lo es dejarlas pasar: cuando no hay condiciones de igualdad, es decir, opciones para que gane el mejor, no imponer cuotas es perpetuar ese régimen de desigualdad. A pesar de la mala prensa que tienen las cuotas y lo mucho que irritan, incluso a las potenciales beneficiarias, cuando se conciben de una forma razonable, como una medida temporal, ayudan a derribar barreras infranqueables. Insistamos en el aspecto temporal y pidamos más solidaridad a esas directivas y profesionales de nivel que, en las entrevistas, son tan rotundas en su desprecio a las cuotas que, por supuesto, deben estar integradas por perfiles adecuados. Nada que ver con el “truco” de algunas compañías francesas que, ante la entrada de una legislación similar sobre Consejos de Administración, decidieron nombrar consejeras a esposas de hombres públicos destacados para tener algunos asientos “ocupados” por mujeres.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies