Conductas que evitan que nuestros niños prosperen como líderes y como contribuir al desarrollo de su liderazgo

Es verdad que los padres normalmente intentamos ayudar a nuestros hijos en todo lo que podemos, pero a veces no sabemos cuál es la mejor forma para potenciar el liderazgo. Por eso aquí he recopilado algunas conductas negativas que solemos tener los padres y como  cultivar en el núcleo familiar, proporcionando un buen ambiente para desarrollar niñ@s con capacidad de liderar sus propias vidas y capaces de convivir en armonía.

Conductas que evitan que nuestros niños prosperen como líderes

  1. No dejar que los niños experimenten el riesgo. El exceso de seguridad hace que el niño no arriesgue porque le entre miedo a realizar cosas fuera de su burbuja de protección parental.
  2. Rescatar demasiado rápido. Si cada vez que necesita ayuda, se la da antes incluso de que la pida, no aprenderá a resolver sus problemas por sí mismo.
  3. Mostrar entusiasmo con facilidad. Al final, si tu hijo siempre ve que para ti es el ganador, ocurra lo que ocurra. En un futuro no se sentirá cómodo al afrontar una tarea difícil o incluso una derrota.
  4. Recompensar cada logro. Es un error que cometen muchos padres, sobre todo los que tienen varios hijos, que incluso recompensan al otro por lo que ha hecho uno. Tampoco deben darles regalos materiales porque no experimentarán la motivación intrínseca ni el amor incondicional.
  5. No compartir los errores del pasado. Es positivo contarles aquellas cosas que no hiciste bien cuando tenías su edad. Así podrás mostrarle cómo enfrentaste el problema y le enseñarás tu lección aprendida.
  6. Confundir inteligencia, talento e influencia con madurez. Es un error confundir la inteligencia u otras habilidades con la madurez. Un ejemplo claro es cuando vemos a estrellas que han desempeñado su trabajo a la perfección y luego no saben enfrentarse al público.
  7. No practicar lo que predicas. Los padres tienen la responsabilidad de modelar en sus comienzos la vida que quieren que vivan sus hijos. Por eso, como líderes a seguir en las casas, hay que intentar emplear siempre palabras honestas.

Contribuir al desarrollo de las competencias del liderazgo infantil de nuestros hijos:

  1. Educar en principios como la justicia, el respecto y la bondad. Estos no se cambian, ni se desvían, sino que emergen como valores, normas, enseñanzas.
  2. Aceptar a nuestros hijo tal y como es. Imagínese cuantas personalidades de éxito pudieran haber quedado anónimas, de no haber contado con alguien que creyese en ellos. (Presidentes, científicos y artistas).
  3. Instruir para un aprendizaje independiente, estimulando a su hijo para que estudie por motivación propia. Promueva momentos donde todos lean en familia. Un líder está informado.
  4. Enseñar a nuestros hijos a administrar poca cantidad de dinero, a jugar con el monopolio o cash-flow.
  5. Promover un ambiente seguro, donde el error sea parte del aprendizaje, reflexione con él, hablen de las consecuencias y como puede evitarlas en otra oportunidad.
  6. Fomentar la buena comunicación, permita que se expresen, utilicen la escucha activa, entendiendo lo que se le dice desde el punto de vista del otro. Esto les ayudará como líder a negociar.
  7. Cultiva la disciplina: rutinas donde ellos colaboren en el hogar, determine los límites. Un líder tiene poder y sabe que debe usarlo para el bien de todos.

Gracias

DFM


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies