CREACIÓN DE VALOR PARA EL ACCIONISTA

Toda empresa con ánimo de lucro  tiene una finalidad primordial, y es la creación de valor, que conlleva la creación de valor para los accionistas.

Las empresas deben buscar financiación para la consecución de sus actividades, y ésta se encuentra en el excedente de dinero (ahorros) de los accionistas, por tanto la empresa debe parecer y ser atractiva para que se quiera invertir en ella. La inversión recibida en la empresa se llama Capital Social, y es el importe monetario que desembolsan. Usualmente se divide en participaciones de la misma cuantía nominal llamadas acciones. Por tanto la suma total de acciones en circulación es igual al capital social de la empresa.

Los accionistas al comprar eso títulos, tienen la expectativa de cobrar unos dividendos que retribuyan al capital invertido y, además, que el precio de las acciones se incremente a lo largo del tiempo de manera que obtengan una rentabilidad lo más alta posible. Cabe decir que las acciones y su valor no sólo depende de la gestión de la empresa, sino que depende de la oferta y la demanda de las mismas, es decir, que es el mercado el que estipula el precio, por eso hay que tener en cuenta las expectativas de rentabilidad y riesgo que atribuyan a esos títulos.

Pero ¿cómo conseguimos ser atrayentes para los ahorradores?

El precio de las acciones dependerá de la valoración  externa (Mercado) apoyándose en como interpretan la gestión interna de la empresa, por los inversores bursátiles de acuerdo a la información generada y publicada por la empresa.

También existen fórmulas que nos indican la solvencia, rentabilidad y crecimiento de una empresa, y esos datos junto con su estudio nos dan una respuesta a la pregunta anteriormente expuesta (basándome en las principales)

Aquí observamos la rentabilidad de la empresa, sacada del buen uso de sus activos.

 

Esta fórmula revela la rentabilidad de la empresa, midiendo la relación entre el beneficio de explotación y el activo neto.

Cuanto mayor sea el resultado mayor será la rentabilidad de la empresa.

 

La fórmula del beneficio por acción da a conocer un dato interesante para el accionista ya que es el rendimiento que recibe cada acción emitida. Es bueno conocerlo, ya que la empresa ha podido generar ampliación de capital y eso reduce el beneficio de las mismas.

 

Tras las fórmulas también existen medidas que puede tomar la empresa para mejor la visión de los mercados y de los accionistas, como por ejemplo, creando empresas filiales, ampliando los sectores de actividad y nuevos mercados, ya que los mercados bursátiles pueden valorar mejor cada actividad de la empresa por separado diversificando los productos, aunque dependan de una empresa madre.

Presentar las cuentas de pérdidas y balances en los registros oficiales para que cualquier persona pueda verlos, generando así transparencia y claridad.

Tener consejeros independiente a la empresa, genera confianza a los inversores, ya que se ven más respaldados, porque velaran por sus intereses generales.

Son bastante numeras las acciones de la empresa para generar valor de mercado y para el accionista, pero todas tienen un mismo objetivo primordial, el crecimiento de la empresa, sacando mayor beneficio y rentabilidad y con la mayor transparencia y solvencia.

 

Espero que les haya gustado.

 

Gracias por su atención

 

Fco Javier Utrilla González

 



Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies