Ideas Prácticas para la Reducción de Costes

         

La reducción de costes debe ser producto del resultado de realizar una proyección estratégica, ya que si no se tiene un método muchas veces no se logran los resultados esperados a corto plazo y nunca se logran objetivos ni en el mediano ni largo plazo.

Los costes son el producto de múltiples factores que inciden en el proceso productivo, y por lo tanto hay que tratar de controlar, y reducir los mismos implica le necesidad de conocer cuáles son y cómo se interrelacionan entre sí, no hacerlo puede llevar no solo a acciones inconducentes, sino que también puede tener efectos contrarios.  

Se deben establecer prioridades en los gastos que se van a realizar y buscar las respuestas a estas preguntas:

¿En qué se invierte el dinero?

¿Cuál es el objetivo que se busca?

¿Cómo se beneficia la empresa?

Reducir costes debe ser una tarea asumida por todos dentro de todos los niveles de la organización, se debe lograr un compromiso por parte de todo el equipo de trabajo, hay que asegurar que los colaboradores no sienta o perciban  la reducción de gastos como algo negativo; por el contrario es hacerles ver que el objetivo de ahorrar es encontrar soluciones para no sacrificar la calidad de vida e incrementar  su rentabilidad. Al final esto traerá consigo beneficios que pueden reflejarse para todos.

Muchas empresa lo primero que piensan es hacer un recorte de personal, pero esta es una medida que puede afectar los ingresos no en el corto plazo, sino a mediano a través de una baja calidad en el servicio o en el producto. Antes de recortar un gasto es necesario hacer un análisis integral. No es una simple reingeniería de procesos, es hacer modificaciones en las prácticas y costumbres de reducir costes en áreas estratégicas de operación.

Una restructuración de personal sin un debido análisis termina no solo perdiendo en muchas ocasiones personal muy valioso en cuanto a experiencia, capacidades intelectuales y habilidades técnicas, sino además producto de la desmoralización en el resto del personal sumado a una mayor carga de trabajo disminuye tanto los niveles de calidad como de productividad.

                                      

Hay que asegurar que los gastos operativos: viáticos, material gastable, insumos, mensajería, comidas, regalos corporativos, seguridad, energía, logística, telecomunicaciones, recursos humanos, y todo lo que se requiere a lo interior de una compañía para que esta funcione se estén utilizando correctamente dentro de la empresa.

                                               

Realizar las compras mensuales o anuales al mayoreo, lo cual permitirá evitar las desviaciones de recursos diaria o semanalmente a través de caja chica.

Se puedes analizar y hacer un estudio de factibilidad para adquirir o renovar maquinaria, vehículos o equipos tecnológicos por medio de arrendamiento.

Se debe poner especial atención en tres áreas fundamentales donde pueden concretarse gastos excesivos o fuga de capital que elevan los gastos operativos: departamento de compras, malversación de activos y alteración de estados financieros.

Cuando de integren nuevas tecnologías es recomendable realizar entrenamiento al personal sobre las competencias técnicas que se deben tener en un determinado puesto para de esta forma, para disminuir el impacto causado por la falta de conocimiento y lograr que estos se desenvuelvan mucho mejor en su trabajo, ya que uno de los problemas más comunes en las empresas es la resistencia al cambio.

                                            

Muchas empresas con el fin de tener mejores resultados a corto plazo eliminan sus planes de capacitación y entrenamiento con lo cual lo que no se gasta en capacitación se termina pagando con costos más elevados productos de bajos niveles de productividad y calidad. Las utilidades bajan al disminuir los niveles de respuesta y competitividad de un personal que no se adecua a las necesidades del mercado y al avance de la tecnología.  

La utilización de Benchmarking puede ser empleada para mejorar el costo-efectividad en la administración de los activos, buscando que hace una organización afín para mejorar algo y por medio de la imitación de las buenas prácticas, ahorrar dinero y tiempo  evitando errores a partir de la experiencia obtenida por terceros. El Benchmarking contribuye a la reducción de costes destacando aquellas áreas donde el rendimiento es inferior  al de la competencia o de los colaboradores y donde existe una oportunidad de mejora eliminando las actividades que no aportan valor y de esta forma ahorrar tiempos y recursos, además de evitar errores conocidos y puede reducir esfuerzos, haciendo más eficiente sus procesos.

                                                   

La reducción de gastos: tiene como objetivo maximizar los recursos y lograr una mayor eficiencia para la empresa, para este es muy necesario que conocer bien claro los gastos de operación, definir las necesidades principales, establecer que requiere tu empresa y saber cuáles áreas gastan más y observar el mercado para saber que puedes mejorar del interior hacia afuera. Una vez entendido el gasto hay que delegar responsabilidades y revisar área por área en que se invierten los recursos y si es de una manera adecuada y si están dando beneficios reales para la empresa.

La reducción de costes debe estar centralizada en el mejoramiento de la productividad.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies