2011, un año para aprender a ser y estar móviles

wellcomm-mobile-learning-eoi-tiscar

Well-comm acaba de publicar el informe Perspectivas de la Comunicación 2011 donde ha invitado a 35 profesionales a participar con su particular visión de las tendencias para este nuevo año. En nuestro caso no podía ser otra que la movilidad en red, así que ahí os dejamos con el texto de nuestra contribución y agradecemos a Well-comm la oportunidad de sumarnos a su proyecto.

APRENDEREMOS A SER Y ESTAR MÓVILES. A MOVILIZARNOS

El móvil suena y se escucha, vibra y se siente, y ahora también brilla y se acaricia con las yemas de los dedos. 2011 será el año de explosión de la conectividad en movilidad y eso modificará nuestra manera de acceder y consultar la información, pero también la forma de comunicarnos con palabras e imágenes desde lo más íntimo a lo más global a través de las redes sociales.

Ninguna otra infotecnología se ha expandido tanto y tan rápido a uno y otro lado del Ecuador. Mientras la industria y el mercado se debaten entre lo abierto y lo cerrado, entre Android o Apple, entre lo urbano o lo residencial, entre la web o las apps, las personas se conectan y aprenden a relacionarse desde sus identidades digitales.

Los teléfonos móviles, de bolsillo o sus hermanos mayores los tablets, serán las prótesis que amplificarán nuestra capacidad para trabajar, aprender, entretenernos y comunicarnos en este nuevo año que estrenamos. Así como parece misión imposible comprar un móvil sin cámara de fotos, lo será cada vez más encontrar un móvil sin pantalla táctil y tarifa plana de internet. Comunicarnos desde cualquier lugar y en cualquier momento con las manos, con la voz y con la mirada tendrá efectos en todos los ámbitos de nuestra esfera personal y social. Nuestra mano hecha ventana al mundo es la oficina, la escuela, el atelier y el club pegados a nuestra piel, el puente necesario entre nuestra huella física y digital.

El móvil es lo último que tocamos antes de entregarnos al sueño y lo primero que activamos al despertar. Y ahí seguirá el dinosaurio, pero esta vez convertido en nube etérea donde residirán nuestros contenidos, emociones y pensamientos en interacción con el resto de habitantes de esas redes. Esos mismos usuarios que saltan de los límites de la agenda de contactos y nos invitan a la conversación global. Entre juegos de etiquetas y tejidos de información, aprenderemos a dialogar con otros lenguajes y personas en otros tiempos y espacios. Aprenderemos a ser y estar móviles. A movilizarnos.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies