La publicidad de las cuentas anuales, un valor ético y filosófico

Las instituciones, entidades y cualquier organización empresarial en general, utilizan los denominados Estados Financieros, Informes Financieros o Cuentas Anuales, para dar a conocer públicamente el comportamiento de su situación económica y financiera y los cambios que esta va experimentando en una fecha o periodo determinado. Este tipo de información es útil para la alta gerencia de la empresa, para los gerentes medios y de primera línea, y para todos los empleados en general, lo cual les da seguridad, fidelidad con la empresa, y se sienten parte de estos logros en cada momento. Los estados financieros también son útiles el para uso de los reguladores; por ejemplo en la República Dominicana, en el sector Bancario está la Superintendencia de Bancos, en el sector Seguros la Superintendencia de Seguros, en el sector de Mercado de Valores la Superintendencia de Valores.

Otros interesados de las cuentas anuales son los acreedores, los propietarios, y los cofinanciadores públicos, cuando se licita para un proyecto en particular. Un gran interesado lo puede ser la sociedad en general, sobre todo hoy en día que se habla de alta calidad en las empresas, y donde muchas de estas por iniciativa propia deciden exponerse a presentar sus cuentas anuales, aunque la ley no se los exija, simplemente lo hacen parte de su cultura y funcionamiento.

En su mayor parte, los informes de rendición de cuentas resultan ser un producto final de la contabilidad, y se acogen a normativas de cada país. Hoy día prevalece la normativa internacional para la mayoría de los países. En el caso de los Estados Unidos se sigue trabajando con la convergencia, pues siguen prevalenciendo en ese país los principios de contabilidad generalmente aceptados, (PCGA). Son los profesionales de la Contaduría pública los que están llamados a dar fe pública de estos informes en los países, y la autorización para hacerlo tiene requisitos diferentes en cada país siendo más estrictos en unos que en otros. Es así como, el contador o las firmas de auditoría emiten informes que proveen información sobre el patrimonio de las empresas y su situación económica y financiera en un determinado periodo. Los riesgos de credibilidad de esta información tendrán que ver con la rigurosidad de las empresas o profesionales que certifican y con los valores éticos de la misma.

Las denominaciones que se dan a la rendición Financiera, difieren en cada país, siendo las denominaciones más habituales: Estados de situación patrimonial, Balance general, Estado de situación financiera, en lo que se refiere por ejemplo a la posición financiera de una empresa a una fecha determinada.

Por otra parte, el Estado de resultados, Estado de ganancias y pérdidas, son denominaciones que representan los resultados económicos de la empresa en un periodo específico. Existe también el estado de evolución del patrimonio neto, también denominado estado de flujo de efectivo.

Vistos estos conceptos anteriores, en lo concerniente a la publicación de las Cuentas anuales de las empresas, creo que el hecho de publicarlas puede hacer que la empresa o institución se haga más confiable, creíble frente a los demás. Tiene que ver con la construcción de confianza. Es indudable que esta es una de las más importantes consecuencias positivas que puede tener esta acción pública frente a los demás.

Por un lado existen entidades que por ley tienen que rendir cuentas anuales, y otras lo hacen por iniciativa propia y que se corresponden estas últimas con empresas normalmente envueltas en procesos de calidad donde ya es normal tener que exponerse al público en lo que son sus logros. Es la información financiera al fin y al cabo el corazón de los resultados de la empresa, sus buenos resultados surgen de procesos cualitativos y cuantitativos como lo son: buenos procesos, buena relación con el cliente, buena administración de los recursos financieros y humanos. Un resultado financiero con transparencia, puede generar un importante reconocimiento; lo importante es que esta rendición revele la realidad.

Normalmente en los países son los contadores públicos autorizados los que dan fe pública de estas informaciones. No obstante los requisitos para certificar estas informaciones difiere de un país a otro, y aquellos donde los requisitos no son muy exigentes puede dar lugar a que no necesariamente pueda revelarse lo que es. Regularmente las firmas de auditoría con gran reconocimiento son contratadas por las entidades, evitándose así escándalos financieros, que pueden llevarlas incluso a su desaparición; y es que, a pesar de que cuando pensamos en rendición de cuentas pensamos en procesos pragmáticos, ya sea porque la ley lo exige, o ya sea porque las empresas lo utilizan como un elemento de marketing, también el hecho de exponernos al público es un importante valor ético y filosófico.
Concluyo considerando que el objetivo principal de la rendición de las cuentas anuales es lograr que se obtengan los mejores resultados para los beneficiarios, y que esta no debe hacerse solo porque la ley lo exija a algunas empresas, sino que debe irse más allá de la ley y que las empresas deben estar dispuestas a explicar sus logros con transparencia, esto ayuda al desarrollo de la propia empresa en su reto de ser competitiva.

Saludos,


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies