Habilidades Directivas: Inteligencia Emocional

Podríamos definir la Inteligencia Emocional como la habilidad para comprender emociones y equilibrarlas, de tal manera que podamos utilizarlas para guiar nuestra conducta y nuestros procesos de pensamiento, con el objetivo de obtener mejores resultados.

El desarrollo de la inteligencia emocional genera habilidades internas de autoconocimiento, como conciencia propia, la motivación y la gestión emocional; y habilidades externas, como la empatía y la destreza social, que engloba aptitudes relacionadas con la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal.

Con objeto de fomentar la autoconciencia, el equilibrio emocional, las relaciones armoniosas y el bienestar psicológico, y poder disponer de estrategias de defensa positivas ante la tensión y el estrés, los expertos sugieren una serie de comportamientos y recursos que refuerzan las habilidades anteriores. Dichos recursos son un complemento muy adecuado en diversos ámbitos como son la educación, el coaching, o la mediación.

Ser emocionalmente inteligente supone una serie de beneficios en aspectos muy diferentes del ser humano que tienen su reflejo en ámbitos tan distintos como los estudios, el desempeño laboral, o las relaciones familiares y en pareja.

A continuación les describiré un conjunto de cinco competencias de inteligencia emocional que han demostrado contribuir más a la consecución del lugar de trabajo de las habilidades técnicas, la capacidad cognitiva y rasgos de personalidad estándar combinadas.

La intuición y la empatía. Nuestra conciencia de los sentimientos de otros, necesidades y preocupaciones. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Perspicacia política y Habilidades Sociales. Nuestra destreza en inducir respuestas deseables en los demás. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Competencias personales Competencias que determinan cómo nos manejamos

Timidez: Estados de uno Sabiendo internos, preferencias, recursos e intuiciones. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Autorregulación: Estados de una Gestión internos, impulsos y recursos. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Auto Expectativas y motivación: Tendencias emocionales que guían o facilitan la consecución de objetivos. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Hasta la fecha, muchas empresas han centrado sus criterios de selección y programas de capacitación en habilidades duras (por ejemplo, la experiencia técnica, conocimiento de la industria, la educación) y la evaluación de los rasgos de la personalidad.

Esperando que sea de su interés nuestro aporte y termino con esta frase del filósofo y ensayista José Antonio Marina: “La felicidad es la armoniosa satisfacción de tres grandes necesidades: el bienestar personal, la vinculación social y la sensación de progreso”.

Ana Maria German Hernandez -30/5/2014- 11:00pm

 

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies