LA NEGOCIACIÓN EN LA POLITICA…CUANDO EL DIALOGO SE TRANSFORMA EN NEGOCIACIÓN

En el actual momento en mi país, Venezuela, está muy de moda el tema de la negociación y la creación de mesas de diálogos, se parte de la idea de dos bandos diametralmente opuestos y la creencia de que cualquiera de ellos tiene el control sobre la direccionalidad que debe tener el país. El  país se encuentra inmerso en una conflictividad política y social impensable por su tradición democrática, inmensos recursos y con una sociedad de avanzada en lo cultural y en lo social, siendo modelo a seguir por otros países  de la región latinoamericana.

Lo antes dicho sirve para contextualizar la  idea de que los antecedentes y la escalada del conflicto, deja de ser diálogo y llega a negociación política, dentro del modelo “ganar-ganar”, para evitar una confrontación de consecuencias impredecibles. Tarea trascendente y de las más complejas en las relaciones  interpersonales por la intervención de factores tangibles e intangibles propios  de intereses personales y de grupos políticos en pugna. El Estado es el garante de la conducción de  la política del país y de la conciliación entre la sociedad civil y la sociedad política para forjar el futuro de estabilidad y calidad de vida del pueblo. En democracia, la visión de futuro es la característica estratégica de toda negociación política y se traduce en saber para dónde y cómo llegar,  siguiendo los intereses supremos de la nación y de la sociedad de pertenencia, para todos los actores; así debe ser en todas las latitudes.

La toma de decisiones trascendentales de un país en un proceso de negociación política, requiere de una metodología o modelo conceptual analítico de las variables que influyen en la situación coyuntural.   El análisis  tiene que ser  estructural y funcional  de la realidad nacional para buscar los cambios que están demandando varios sectores de la sociedad. La mayoría de los países, para diseñar políticas utilizan el modelo de planificación formal, basado en un libreto de la cúpula política en el gobierno y acciones en la coyuntura para la toma de decisiones. Los países desarrollados utilizan el modelo estratégico dinámico orientado en el análisis situacional, diagnóstico de la realidad del país y una proyección al futuro escogiendo la estrategia para alcanzar objetivos tangibles. Este modelo facilita la manera de solventar obstáculos, control y ajuste de todo el proceso social. Estamos en una encrucijada, se requieren estrategias para redimensionar o cambiar el paradigma político y económico, partiendo de la realidad  actual  para  decidir el futuro.

En la negociación política, teniendo como norte el país y la Constitución, es el proceso mediante el cual las partes interesadas resuelven conflictos, acuerdan líneas de conducta política, buscan ventajas individuales y colectivas, procuran obtener resultados en beneficio de sus intereses. En la situación venezolana, con dos grupos diametralmente opuestos, es indispensable, en primera instancia, determinar lo que queremos hacer con señales concretas y prácticas, partiendo del criterio de que en política la diatriba no es de voluntad, es de intereses y espacios de poder. Con base en lo que se quiere hacer,  consensuar un diagnóstico de la realidad existente, es lo que hace el médico, analiza los síntomas o hechos que influyen, determina los problemas y necesidades en orden, en prioridad, y establece la estrategia o maniobra  y las acciones viables para lograr resultados. Es la concreción de las aspiraciones de gran parte de la sociedad, sin apetencias políticas personales y alejadas de la retórica partidista propias de las dinámicas de la política.

En el proceso de este tipo de negociación siempre antagónica y para mayor transparencia, se debe desarrollar en un escenario neutral y bajo la conducción de un mediador imparcial a fin de que sirva de coordinador de las discusiones y sin apreciaciones de contenido político parcializado. La dinámica de las discusiones políticas debe desarrollarse en el mejor ambiente de buena fe y confianza sobre la voluntad política para llevar a cabo las acciones para materializar las  estrategias concertadas.  En la alternativa de una negociación política en nuestro país, los obstáculos existentes son superables, siempre que a los dirigentes políticos los guie la elevación del espíritu, la justicia y la solidaridad para concebir un país de convivencia, desarrollo y  trascendente en la región y en el mundo.

Este tipo de negociación política existe desde hace muchos años en el mundo, ya que en democracia los problemas se solucionan mediante la discusión en debates abiertos, con la participación de todos los colectivos.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies