Importancia de las aptitudes y actitudes en el ámbito empresarial

Todas las personas tienen aptitudes y actitudes que dan como resultado tendencias a responder positiva o negativamente ante otra persona, ante un grupo de personas, ante un objeto, ante una situación que comprende objetos y personas y ante una idea.

La aptitud, según su definición dada en el diccionario trillas de la lengua española (1985), “suficiencia o idoneidad para algo, capacidad”; también significa “apto, apropiado, adecuado”, de tal manera que la definición de alguna aptitud particular tiene que ser dependiente de la situación, nos lleva a pensar que el individuo en cuestión está lo suficientemente preparado para enfrentar algo adecuadamente y con posibilidades ciertas de éxito, es decir tiene la habilidad y la inteligencia para poder realizar una actividad adecuadamente.

Son muchas las variables que definen por qué la diferencia entre dos empresas del mismo ramo, indiscutiblemente una de las principales es la aptitud de ésta. En las aptitudes de los demás se suele depositar la confianza. ‘Es listo’, ‘podrá hacerlo’, ‘es capaz’, ‘ha demostrado ser hábil’. La desconfianza y la decepción llegan por la vía de las actitudes. ‘Ha perdido interés’, ‘va a los suyo y punto’, ‘es bueno, pero su soberbia le impide ser consciente de que aún debe seguir aprendiendo’.

Por lo que la Actitud se define: «Son los sentimientos y supuestos que determinan en gran medida la perfección de los empleados respecto de su entorno, su compromiso con las acciones previstas y, en última instancia su comportamiento…” Keith Davis, Comportamiento humano en el trabajo. Mc. Graw Hill.

Gordon Allport definió la actitud como un estado de disposición nerviosa y mental, organizado mediante la experiencia, que ejerce un influjo dinámico u orientador sobre las respuestas que un individuo da a todos los objetos y situaciones con los que guarda relación.

Con mucha frecuencia, la posesión de una actitud predispone al individuo a reaccionar de una manera específica. El conocimiento de la actitud permite a veces predecir el comportamiento, tanto en la empresa como en otros aspectos de la vida.

En el ámbito laboral es la actitud positiva la que canaliza y garantiza el logro de los objetivos. De esta forma el término actitud amerita respeto por parte del nivel administrativo/gerencial, puesto que las actitudes son indicadores razonablemente aceptables de las conductas, ofrecen indicio de las intenciones conductuales o inclinaciones a actuar de cierta manera (positiva o negativa). Cuando un empleado se siente insatisfecho no se involucra en sus labores y asume un compromiso insuficiente con la organización es probable que de ellos se desprendan ciertas consecuencias.

Una actitud favorable hacia un lugar de trabajo significa que generalmente se trata de una fábrica, o una empresa agradable y que nos gusta trabajar ahí, podemos preferir no aceptar otro trabajo debido a que tenemos algo sentimental respecto al lugar, luego nos encontramos en un estado de ánimo favorable o en las cosas relacionadas a él.

Una actitud desfavorable tiene aspectos similares excepto que son negativos. Nos desagrada el lugar por lo general nos sentimos infelices en nuestro trabajo, nuestro estado de ánimo es de depresión odiamos a los compañeros de trabajo y a los patrones.

Las actitudes de las personas son sumamente cambiantes y son posibles limitantes para un desarrollo de la persona en el presente y en el futuro, situación que los gerentes han observado y que buscan encontrar solución, por lo que las empresas invierten en entrenamientos que permitan moldear nuevamente las actitudes de los empleados.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies