CERO INVENTARIOS… ¿A QUÉ PRECIO?

No hay dudas que altos niveles de inventario en una empresa generan costos sustantivos que tienen que ver principalmente con almacenamiento, manejo, seguro, rotura, obsolescencia, depreciación impuestos, de órdenes, entre otros. La clave está en el balance del manejo de dichos inventarios y de tener disponible sólo aquello que es necesario. Asimismo en que los métodos de pronósticos de demanda sean adecuados para estar lo más cerca a un “óptimo” inventario de seguridad.

La aplicación del principio Just in Time no solo se basa en “cero inventario” sino también en la disminución de desperdicios que pueden incluir los llamados “setup times”, reproceso, movimientos innecesarios; todo esto con el propósito de acortar los tiempos de entrega a los clientes.

En función de lo anterior, todas las compañías, incluyendo las JIT, tienen que gestionar inventarios en mayor o menor medida. Aquellas que logren  un manejo adecuado de estos serán las que generen una ventaja competitiva.

Estas empresas son las líderes de su sector por ser más flexibles, están mejor preparadas si se presentan variaciones de demanda, se relacionan mejor con sus proveedores y clientes, adecúan sus planes de producción y aprovechan las ofertas por volúmenes de pedido.

En definitiva los inventarios siempre serán un costo para la empresa, pero su adecuada gestión también puede llegar a ser una fuente de ventaja competitiva.

Emmanuel Soriano

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies