Cero inventarios, sí, pero…… ¿a cualquier precio?

En las filosofías actuales de producción el stock no aporta ningún valor, es un coste, un desperdicio de nuestro proceso productivo y las empresas tienen como misión reducir al máximo los niveles de stock, y la meta final eliminarlo completamente.
A pesar de que estas iniciativas son efectivas a la hora de reducir los niveles de stock, el concepto de cero inventarios en una empresa está algo disimulado. Esto es debido a que en la mayoría de los casos los inventarios son transferidos a los almacenes de nuestros proveedores. Podremos solucionar el problema de no tener el inventario en nuestro balance, mejoraremos nuestros ratios financieros, pero en realidad no estaremos eliminado el inventario de la cadena de suministro.
Hay que revisar las razones por las que tenemos existencias, y valorar si podemos evitarlas. Existen ciertas razones que de alguna forma justifican tener stock. Algunas de ellas son: anticipar una demanda futura, distintos ritmos de oferta y demanda y fluctuaciones en los precios.
Debido a que en el mundo real la oferta y la demanda no están sincronizadas, se hace necesario estudiar y determinar para cada caso en particular, los stocks mínimos requeridos, tomando en consideración las variables que afectan a nuestro producto. Todo esto con el fin de garantizar un nivel mínimo de servicio al cliente.

Saludos,

Leonarda Rivas


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies