Gestión de la Cadena de Suministro: Cero inventarios, sí, pero… ¿a cualquier precio?

El manejo de inventario o stock es un aspecto que ha cobrado especial atención en los últimos tiempos debido al impacto que tiene en los costos de cualquier empresa. Si bien, el tener inventario podría considerarse bajo la luz del sentido común, una buena práctica, en el aspecto de que «No estamos curando en salud» es decir estamos anticipando y reduciendo el riesgo de la ocurrencia de cualquier problema que pueda presentarse al fallar algún eslabón de la cadena de abastecimiento, pues se cuenta con los productos y/o materiales para continuar la producción. Sin embargo, el inventario supone unos costos de posesión, dentro de los cuales están el costo de mantenimiento de  la mercancía, costo de oportunidad, seguros, deterioros, entre otros. Se hace mas critica esta situación en nuestros tiempos, pues los avances tecnológicos son cada vez más rápidos y los mercados se vuelven cada vez más competitivos, lo que provoca en muchas ocasiones la obsolescencia de la mercancía.

Este hecho es el que ha provocado el surgimiento de filosofías como el JIT (Just In Time) que supone un inventario Cero, teniendo para la producción solo lo que se necesita en cantidad y tiempo. Este enfoque posee numerosas ventajas, citando como principal el no tener esos costos de posesión de stock que se tiene en el modo tradicional de gestión. Sin embargo, bajo este enfoque de cero inventario el impacto de cualquier fallo en la cadena de suministro, especialmente con los proveedores, se sentirá más rápido y  las consecuencias no se harán esperar.

Por tanto, filosofías de este tipo, sugieren un cambio de cultura en la empresa, no un programa mas ni un proyecto, sino el modo de la empresa operar, lo que propone un compromiso total de toda la cadena de suministro. Si este no es el escenario para la práctica de estas filosofías, considero que la política de Cero Inventario lejos de mejorar los costos, podría empeorarlo, pues no se es capaz de  cumplir con el cliente. En conclusión, es una práctica exitosa solo cuando se puede emplear en su totalidad, no a medias ni con imperfecciones.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies