Cero inventarios, sí, pero…… ¿a cualquier precio?

Los inventarios son bienes tangibles que se obtienen para la venta en el curso ordinario del negocio o para ser consumidos en la producción de bienes o servicios para su posterior comercialización. Los inventarios comprenden, además de las materias primas, productos en proceso y productos terminados, los materiales, repuestos y accesorios para ser consumidos en la producción de bienes o en la prestación de servicios, empaques, envases y los inventarios en tránsito.

El objetivo de la administración de inventarios es tratar de equilibrar la inversión en inventarios y la demanda real del producto o servicio ofertado, de manera que se satisfagan de forma eficiente las necesidades tanto a nivel empresarial como de los clientes.

La base de toda empresa comercial es la compra y venta de bienes y/o servicios, de ahí la importancia del manejo del inventario por parte de la misma. Este manejo contable permitirá a la empresa mantener el control oportuno, así como también conocer al final del período contable un estado confiable de la situación económica de la empresa.

En el proceso de gestión de inventarios las dificultades más frecuentes son:

Establecer la demanda: conocer el número de unidades que se van a vender y en base a ello conocer el surtido o número de artículos que se van a comercializar.

Fijar el plazo de pedidos: en muchas ocasiones es un punto que resulta difícil de establecer ya que no siempre el proveedor está en disposición de garantizar los envíos.

Decidir entre pedidos frecuentes o largo plazo: para esto se debe tener en cuenta que los pedidos a largo plazo exigen más capital inmovilizado, lo que puede resentir la rentabilidad de la empresa, mientras que los pedidos frecuentes normalmente se ven penalizados porque elevan los costes administrativos.

En conclusión, todo manejo de materiales y productos es algo que eleva el coste del producto final sin agregarle valor. Los inventarios excesivos son costosos pero así también lo son los inventarios insuficientes, por que los clientes podrían dirigirse a los competidores si los productos no están disponibles cuando los demandan y de esta manera se pierde el negocio. Una gestión eficiente de inventarios debe conservar el mínimo de existencias con el mínimo riesgo de faltantes y con el menor costo de operaciones posible, procurando contar con una gestión administrativa coordinada entre los departamentos de ventas, compras, producción y finanzas.

 

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies