Gestion integrada de la Responsabilidad Social

La adopción de la responsabilidad social en la empresa cómo parte de su estrategia debe abordarse de un modo integral, de forma que todas las áreas de la empresa se involucren en su desarrollo, desde la dirección y el gobierno corporativo, al control de gestión.

Con esta integración de la RS, las empresas buscan un sistema de gestión sostenible que les permita mejorar a nivel económico, social y medioambiental, logrando la creación de valor corporativo y social.

Por tanto la organización ha de incorporar la responsabilidad social a todos los ámbitos de la organización, buscando satisfacer las necesidades de todos los grupos de interés involucrados. Para ello será necesario que los diferentes stakeholders (empleados, clientes, proveedores, etc.) estén involucrados en mayor o en menor en los procesos de toma de decisiones.

En efecto, si examinamos los principales ámbitos sobre las que se asienta una organización socialmente responsable, veremos que la Responsabilidad Social Corporativa actuará en diversas áreas de la empresa:

– Gobierno corporativo
– Dirección estratégica
– Gestión y control interno
– Información corporativa y auditoría
– Certificación
– Inversión socialmente responsable
– Comunicación y reconocimiento externo
La empresa por tanto deberá introducir los cambios necesarios en sus sistemas de gestión y en sus procesos internos, implantando un sistema de gestión integral con el fin de lograr que sus actividades tengan en cuenta la dimensión social, económica y medioambiental y respondan a los intereses de los grupos de interés, sin dejar de lado la búsqueda de beneficios y de progreso económico de la empresa, tal y cómo indica la Comisión Europea (2002), «las empresas deben integrar en sus operaciones las consecuencias económicas, sociales y medioambientales».

Esta integración deberá tener en cuenta las particularidades de cada empresa. Identificando que objetivos y estrategias se adecuan mejor a las características de la organización con el fin de definir sus planes de gestión.
De forma paralela a la integración de la RS en las políticas de gestión de la empresa, se deberá establecer un sistema de comunicación y de indicadores, que permitan por una parte notificar a las diferentes partes interesadas toda la información sobre los efectos y consecuencias ambientales, económicas y sociales derivadas de su actividad empresarial, y por otra medir y evaluar su comportamiento frente a la RS.
Esta se debe de realizar de forma transparente y fiable, de forma que permita potenciar diversos aspectos (reforzamiento de la reputación corporativa, fidelidad del cliente, incrementos de la calidad y la productividad, incremento de la capacidad de atraer y retener talento e incremento de la capacidad de atraer recursos financieros) que derivarán en una serie de ventajas competitivas para la empresa.
El establecimiento de un sistema de informes con indicadores adecuados ayuda y motiva a integrar la RSE en la gestión empresarial, además de facilitar el análisis y la comunicación de sus realizaciones a las partes interesadas y a la Sociedad.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies