Cero inventarios, sí, pero…… ¿a cualquier precio?

 

El inventario es una provisión de materiales que se utiliza para satisfacer la demanda de los clientes o apoyar la producción de bienes o servicios. Todos los métodos para medir los inventarios comienzan con un recuento físico de unidades, volumen o peso.

 Empresas que son líderes en sus respectivos  mercados, ha sustentado gran parte de su rápido crecimiento y sus beneficios en el hecho de no ser físicamente visible  en el mundo del mercado minorista. Dell es una  de las empresas que no posee tiendas, no produce sus productos  y no tiene stocks de productos finales. Dell vende directamente a los clientes a través de internet y de los call center. La empresa compra módulos y solo ordena el montaje de los productos finales cuando se reciben los pedidos de los clientes. Michael Dell llama  a este modelo de negocio como de  “integración virtual” donde la empresa está volcada al consumidor individual e integra la cadena de suministro enfocándose más en el flujo de información que en el tradicional flujo físico de materiales.

Algunas características destacables de este modelo de negocio son:

 La evolución de los negocios y la necesidad de competir obliga a las empresas a innovar,  a diferenciarse y a encontrar nuevas formas más eficientes de producir y de ofrecer sus productos al mercado, es por eso que poner en práctica el sistema de cero inventarios supone un gran ahorro de capital de trabajo, un gran ahorro de costo de oportunidad, puesto que al tener el inventario justo para realizar los compromisos de ventas establecidas. Porque tener un inventario almacenado durante días, semanas y hasta meses, sin saber a quién se le ha de vender, representa un gran costo para la empresa: almacenamiento, posibles deterioros o pérdidas, mantenimiento, costo financiero del capital invertido en ese inventario sin uso ninguno.
     

¿A cualquier precio?

El sistema de  inventarios cero puede tener desventajas importantes, principalmente en aquellas empresas que no pueden garantizar puntualidad en la entrega de sus productos, o en la adquisición de materias primas. Porque cuando se maneja un inventario cero, significa que no habrá ningún inventario o materia prima de reserva en caso que se presente un problema con los proveedores, y entonces la empresa no podrá garantizar la entrega de los productos contratados con sus clientes.

Si el proveedor falla, o algún eslabón de la cadena de abastecimiento tiene problemas, la empresa porque no cumplirá con las entregas establecidas con sus clientes. Es por eso que los proveedores de  las empresas deben tener una política de compromiso, puntualidas para que el inventario cero funcione.

Cinthia Sánchez V.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies