¿Cómo gestionar una crisis alimentaria?

En los últimos días ha tenido lugar otra nueva crisis alimentaria, esta vez relacionada con hortalizas de origen español.

Son numerosas las crisis relacionadas con la alimentación que se han venido sucediendo desde hace ya varios años. Todos recordamos la conocida “crisis de las vacas locas” que sacudió con fuerza el sector ganadero, en especial el vacuno, en el año 2000. Otras crisis como la Salmonella en pollo, huevos y salsas, la “gripe porcina”, las dioxinas en pollos, etc, han afectado a lo largo de la historia al sector de la industria agroalimentaria, viéndose perjudicado a corto y medio plazo.

No obstante, si hay un aspecto importante que puede extraerse de estas crisis, como de otras que afectan a otros sectores, es la posibilidad y la necesidad de aprender de los errores cometidos y llevar a cabo medidas para evitar que se repitan en el futuro.

Esto una vez que ocurra el accidente; pero en la industria agroalimentaria, en base a un sistema desarrollado por la NASA para el control de la calidad de los procesos de fabricación de alimentos para viajes espaciales, se lleva a cabo el sistema APPCC, de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control.

Este sistema persigue controlar todas y cada una de las etapas del proceso productivo de un alimento, desde su producción hasta su consumo final, para permitir llevar a cabo acciones preventivas y evitar posibles riesgos. Esto es la conocida “trazabilidad”, que se consigue mediante un correcto etiquetado de los alimentos, de forma que se conozca, en todo momento, el recorrido que ha realizado desde su producción, su procesado, envasado, distribución y venta al consumidor final.

 

Trazabilidad en la Cadena Alimentaria

 

En este sentido, el etiquetado de los productos agroalimentarios es el medio que tiene el consumidor para conocer lo que está comprando y por ello es importante pararse a leerlo detenidamente. En este etiquetado se muestra, además del origen y valor nutricional e ingredientes, el número de lote, fecha de caducidad y consejos de almacenaje o preparación. 

  

Etiquetado de productos alimenticios

Hacer caso de esta información es importante, ya que la fecha de caducidad en determinados productos nos indica que su consumo sería inapropiado una vez superada, como es el caso de fiambres, carnes sin tratamiento de conservación, salsas con huevo o productos con leche, entre otros.

Esto es debido a que la ausencia de tratamiento de conservación no garantiza una vida útil del alimento más allá de la fecha de caducidad o de consumo recomendado, ya que al tratarse de un producto fresco, transcurrido este tiempo pueden tener lugar procesos biológicos, fermentaciones y aparición de microorganismos.

 

Respecto a los productos hortícolas y frutas podría decirse algo similar. Al tratarse de productos naturales, procedentes del campo, es necesario lavarlos a conciencia antes de consumirlos, para eliminar posible suciedad, pero también microorganismos patógenos que pueden resultar tóxicos si se ingieren. Para garantizar la inocuidad de los alimentos hortofrutícolas basta con lavarlos con agua y unas gotitas de lejía que desinfecte su superficie.

 

Como conclusión, me gustaría resaltar la importancia que tiene un correcto etiquetado de los alimentos, así como su lectura y conocimiento de los principales aspectos de conservación y cocinado, respetando las fechas de caducidad. En cuanto a los vegetales frescos, destaco la importancia de lavar concienzudamente los productos antes de consumirlos para evitar intoxicaciones alimentarias. Así mismo, el control de calidad en toda la cadena de valor de los productos alimenticios debe ser total, para evitar fraudes al consumidor y las prácticas alejadas de la legalidad.

A título informativo me gustaría dar a conocer que los resultados de los análisis que se han llevado a cabo por las autoridades alemanas han declarado “inocentes” los pepinos de orígen español, que en un principio fueron considerados como el foco de la intoxicación alimentaria sufrida en diferentes paises europeos. Éste es, sin duda, un paso importante, pero el daño al sector agrícola español ya está hecho y será necesaria una correcta gestión de la situación que consiga devolver a los consumidores la confianza que tenían depositada en un sector de gran tradición en nuestro país.

Espero que este post sirva para aclarar y asentar las principales ideas a tener en cuenta respecto al consumo de productos agroalimentarios y animo a los lectores a compartir experiencias y datos que nos hagan conocer más acerca de la Seguridad Alimentaria.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies