PARK&RIDE y la movilidad sostenible

Cada vez es más evidente el esfuerzo de la sociedad por la integración de planes de movilidad en las ciudades con las políticas de crecimiento económico y desarrollo sostenible de las mismas. Una de las propuestas para lograr esta integración es la utilización más racional del automóvil y el mayor uso del transporte público sostenible en los desplazamientos cotidianos.

Como consecuencia de la revolución automovilística y el crecimiento de la dependencia del vehículo, serios problemas han aparecido en las grandes aglomeraciones urbanas tales como: congestión, contaminación atmosférica y acústica, seguridad vial, etcétera. Es aquí donde entra en juego el papel de los aparcamientos disuasorios, más conocidos como ‘PARK&RIDE’. Este tipo de aparcamientos se presentan como una medida cuyo objetivo va más allá de la función básica de ‘’aparcar’’, disminuyendo las aglomeraciones en las entradas y el centro de la ciudad de vehículos provenientes de otros núcleos urbanos, así como avanzar en el desarrollo de la movilidad urbana.

 

Así, un aparcamiento disuasorio ha de presentarse como una alternativa de viaje atractiva al conductor que decida aparcar su coche antes de llegar al centro de la ciudad para realizar el resto del trayecto en transporte público, por lo que deben ir acompañados de medidas de empuje frente al vehículo privado y una mejora en el acceso al transporte público de la periferia al centro. Es decir, se debe poder combinar la flexibilidad del vehículo con un transporte público eficaz.

fdgkjgfd

Muchas han sido las ciudades de gran tamaño y movimiento urbano que han decidido apostar por políticas de integración de movilidad, urbanismo, desarrollo y medio ambiente, siendo la instalación de los aparcamientos disuasorios actuaciones de éxito, mientras que otros han sido un auténtico fracaso.
¿Qué hace que la instalación de estos aparcamientos pueda llegar a ser un éxito? ¿Cómo atraer al uso de ellos?

Hay que convencer a la sociedad de la necesidad de establecer una movilidad más sostenible. Dado que la componente medioambiental no es suficiente, debe establecerse un servicio que sea beneficioso para ellos.

ERPR

Para establecer un servicio beneficioso debe aumentarse la eficiencia energética del sistema de transportes y controlar la necesidad de desplazamiento. Si la alternativa propuesta no ahorra tiempo y dinero, esta no resultaría un buen atractivo, por lo que para fomentarlos hay que hacer uso de las tecnologías actuales, como la creación de aplicaciones que permitan tener acceso a la red de transporte público a tiempo real. También debería suponer un incentivo como el ahorro de coste respecto al estacionamiento en la ciudad o el gasto de combustible, estableciendo tarifas con ventajas tanto en el coste de aparcamiento como en el uso del transporte público.

En cuanto a la localización de estos aparcamientos, debe elegirse dependiendo de la demanda y la posibilidad de crecimiento y oportunidades espaciales de éste, para así tener en cuenta los flujos de tráfico y niveles de congestión que puedan darse.

Queda bastante camino para la integración de estos aparcamientos en las ‘Smart Cities’, pero con proyectos, como el establecido en Reino Unido, se demuestra el futuro sostenible de su uso, además de ser un incentivo en la mejora de la calidad funcional del sistema de transporte con un uso más racional de los recursos.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies