Ley del Sector Eléctrico en España

Hasta la actual Ley 24/2013, muchas han sido las modificaciones respecto a la Ley 54/1997, pero nunca habían sido tan sonadas.

Desde la Ley 54/1997 en la que se establecía el inicio del proceso de liberalización progresiva de las actividades de generación y comercialización de energía eléctrica hasta la actualidad, el sistema eléctrico español ha sufrido grandes cambios y una enorme evolución.

Entre estos grandes cambios, llegó la introducción de las energías renovables a la generación y comercialización dentro del sector eléctrico, formando estas una parte importante dentro del mix de producción en España.

Junto a esta evolución del sector eléctrico aparece un déficit que llevará a la aplicación de continuas modificaciones de la Ley 54/1997 hasta la aparición de la actual ley.

¿Cómo aparece este déficit?

Con la inclusión de las renovables aparecieron varios problemas tecnológicos, como por ejemplo un excesivo aumento de los huecos de tensión, teniéndose que realizar inversiones en la mejora de la red de transporte y de distribución, así como adoptar una serie de medidas obligatorias para las empresas con el fin de asegurar el suministro. Es decir, se incentivó una producción energética sin un estudio profundo de las consecuencias de su generación.

Además, tras la crisis económica internacional, tanto la caída significativa de la demanda como la disminución de los precios del mercado, así como el incremento en la producción eléctrica a partir de fuentes renovables primadas  provocó un aumento de este déficit.

Es por ello que, desde entonces, se han llevado a cabo una serie  de medidas y modificaciones de forma escalonada para evitar agravar este déficit, como son por ejemplo la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos. Siendo las renovables las más afectadas en cada una de las nuevas medidas.

Los peajes crecieron un ciento veintidós por ciento entre 2004 y 2012, situando el precio de la electricidad en España entre los más elevados de la Unión Europea. Aun así estos eran insuficientes para cubrir este déficit. Por ello, tras la situación económica y financiera presente, se reforma la Ley 54/1997 del sector eléctrico a la actual Ley 24/2013, donde se establecen una serie de medidas urgentes con objetivo de garantizar la estabilidad económica y financiera del sistema eléctrico.

 

Con la introducción de esta nueva ley se da un nuevo golpe a las renovables, disminuyendo las primas así como las retribuciones específicas, y como no, de nuevo a los consumidores.

Para más inri, aparece el Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, que regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica  y de producción con autoconsumo, en el que obliga a las pequeñas instalaciones a pagar los peajes sin recibir retribución por el vertido a la red.

Con la Ley 24/2013 ha disminuido el número de instalaciones con fuentes renovables, tanto industriales como de pequeño consumo, respecto a los años anteriores, siendo necesaria una mayor investigación en la gestionabilidad de éstas debido a la importancia que tienen para mantener la sostenibilidad dentro de la actual situación ambiental.

 

Clara Serrano Ruiz.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies