La Tarifa Eléctrica y la Retribución de las Energías Renovables

 

Cada día sube más la electricidad”. “Las energías renovables son muy caras”.

Seguramente hemos escuchado estas frases más de una vez, pero mi pregunta es: ¿sabe el consumidor lo que paga con su factura eléctrica? ¿Por qué son caras las energías renovables si proceden de un recurso inagotable sin coste alguno?

Tarifa eléctrica

Para responder a estas cuestiones en primer lugar explicaré en que consiste la tarifa eléctrica. La mayoría de los consumidores españoles están acogidos a la llamada Tarifa de Último Recurso (TUR), y puede ver en su factura de manera desglosada lo que pagan por la potencia contratada, energía consumida, el alquiler de equipos e impuestos. Seguramente lo que muchos desconocen es que no se paga sólo la energía consumida medida por el contador, sino también unos costes regulados mediante la llamada tarifa de acceso (peajes).

Cada 3 meses tiene lugar una subasta denominada CESUR entre las grandes compañías generadoras de electricidad y comercializadoras, en la que se fija el precio del kilovatio-hora en base a cuánto les costará producirlo en los siguientes tres meses. El precio por kWh marcado en el CESUR decide la mitad no regulada de la TUR.

¿Qué son entonces los peajes? Son unas tarifas fijadas por el Gobierno cada tres meses con el objetivo de cubrir los gastos relacionados con el transporte y distribución de electricidad. Además de estos gastos, estos peajes sirven para pagar otros costes sin una “metodología de asignación” como por ejemplo la prima al régimen especial (energías renovables y cogeneración), gastos de gestión comercial o costes extrapeninsulares. Actualmente, los ingresos por tarifa de acceso suponen el 50% de la factura eléctrica. Mucha gente dirá que eso es excesivo, y no les falta razón. Mucha gente culpa al aumento de la factura a las energías renovables, y tienen razón en parte. ¿Por qué digo esto? Para intentar explicarlo voy a volver al año 2007….

 

¿Qué ocurrió en España?

En el año 2007, los países miembros de la UE alcanzaron un acuerdo sobre los llamados objetivos 20/20/20 para 2020, esto es, que para ese año el 20% de la energía final consumida proviniera de fuentes renovables, reduciendo un 20% las emisiones y disminuyendo el consumo un 20%. Para ello se llevaron a cabo una serie de medidas de fomento a las energías renovables entre las que destacan las tarifas o primas reguladas (FIT) y certificados verdes.

Con el propósito de lograr los objetivos marcados por la UE, el Gobierno Español aprobó el Real Decreto 661/2007, por el que se reguló la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial. En España se optó por el sistema Feed-In Tariff (FIT), que consistía en que los productores de electricidad de origen renovable vendían su producción a un precio fijo (tarifa regulada) o al precio del mercado eléctrico (pool) más una prima o incentivo.

Un mito que me gustaría desterrar es el de que las energías renovables son caras, ya que no es exactamente así. Al tener un coste de oportunidad muy bajo, suelen entrar en el mercado con un precio de 0 euros, produciendo un efecto de abaratamiento de la electricidad ese día. Este abaratamiento es relativo, porque a pesar de que cuánto más entran en el mercado más baja el precio del pool, también aumenta la cantidad de primas que obtienen.

 

La llegada del problema: él déficit

Los ingresos del sistema eléctrico español dependen básicamente de las tarifas de acceso y de la evolución de la demanda. En los últimos años se ha producido un déficit cercano a los 25.000 millones de euros porque el sistema no recauda lo suficiente para pagar los costes regulados. En la siguiente tabla se puede observar los costes previstos de retribución a régimen especial para el año 2013.

En el año 2007 (inicio de la crisis), el Gobierno calculó que la demanda de electricidad iba a seguir aumentando, y por lo tanto, los ingresos del sistema también. Además, entre 2007 y 2008 se planificó una potencia de 400 MW fotovoltaicos y se instalaron 4.000 MW (diferencia de 1000%), lo que hizo engrosar el déficit. La administración central tampoco planificó que los precios en el pool se iban a hundir y se produjo un error de previsión enorme. En 2009 el precio del pool se estimó en 73,73 €/MWh (aún se negaba la crisis), pero el precio final cayó a 58€/MWh. Resultado: -15 €/MWh de error en las previsiones y 2.500 millones de desviación del déficit de tarifa.

Queda entonces claro que no es problema de las energías renovables, sino un problema del sistema regulatorio. ¿Por qué tiene el consumidor que pagar ese error de previsión en vez  de los Presupuestos Generales del Estado?


Futuro oscuro

Con el objetivo de disminuir el déficit de tarifa, el Gobierno aprobó en enero del año 2012 el RDL 1/2012 (más conocido como “Moratoria de las Energías Renovales”), por el que se paralizaban las primas a nuevas instalaciones de renovables en régimen Especial. Además, en Julio de este mismo año se publicó el RDL 9/2013, que establece una nueva metodología de retribución que afecta tanto a instalaciones nuevas como a existentes. Según este Real-Decreto-Ley 9/2013, el nuevo criterio de retribución es el de “rentabilidad razonable” (rentabilidad de 7,5% valorando sus ganancias previas). Lo que aún está por ver es que parámetros va a utilizar el gobierno para calcular esa rentabilidad ni que pasará con instalaciones que tuvieron una rentabilidad mayor en el pasado.

En conclusión, el panorama de las energías renovables en España es muy desalentador debido fundamentalmente a los cambios regulatorios en el sector de las energías renovables. El sistema regulador no parece entender que gracias a las energías renovables el precio del mercado baja, se reduce la importación de energía, la emisión de CO2 y es un sector que contribuye notablemente al PIB del país. El problema no son las energías renovables, sino los errores de estimación y la falta de una política energética clara de los sucesivos Gobiernos.

España es líder en energías renovables. Ocupamos la primera posición mundial en solar termoeléctrica; somos cuartos en energía eólica y sextos en solar fotovoltaica. ¿Por qué no lo aprovechamos? Su potencial es nuestro.

 

Pinche aquí para ver el vídeo

 

Pablo Ocampo Míguez

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies