CALCULA TU HUELLA DE MOVILIDAD

Las decisiones que tomamos en el día a día y nuestra forma de movernos impactan en el entorno y en el medio ambiente.

El sector transporte es una de las fuentes de emisión de gases de efecto invernadero. Para cuantificar en qué medida estos gases contribuyen al cambio climático se utiliza la herramienta conocida como HUELLA DE CARBONO. Nos permite medir cuantas emisiones de estos gases se generan al realizar una actividad humana.

Captura blog1

Como cada gas contribuye al cambio climático de forma diferente, al medir estas emisiones, se transforma  la emisión de cada uno de ellos en unidades equivalentes de CO2.

¿Estás interesado en conocer cómo contribuye a la contaminación del medio ambiente la forma de transporte que utilizas? Puedes descubrir tu huella de movilidad y cómo reducirla en solo unos minutos con alguna de las aplicaciones disponibles.

Dichas aplicaciones son calculadoras de huella de carbono para el transporte, existen diversas en la web.

A modo de ejemplo, voy a comparar la huella de carbono anual que supone desplazarse al trabajo/estudios en transporte público o en vehículo propio en el mismo trayecto, con una de las aplicaciones mencionadas.

Bajo mi punto de vista esta aplicación es de las más completas, ya que se puede introducir la información con mayor grado de detalle, el link es el siguiente:

http://twenergy.com/comunidad/herramientas-y-comparadores/calculadora-huella-de-movilidad

El trayecto escogido, en transporte público tiene tres tramos, el primero de ellos en autobús interurbano, con una distancia de 17 km; el segundo tramo se realiza en tren y es de 40 km, y el tercer y último tramo se hace en metro con una duración de 5 minutos aproximadamente. En coche sería de unos 57 km, y he escogido como opción coche diesel. Este trayecto se realiza dos veces al día, correspondientes a la ida y a la vuelta.

Los resultados obtenidos se muestran en la siguiente figura:

Captura blog2

Figura 1. Emisiones anuales de CO2realizando el trayecto en transporte público (izquierda) y en coche (derecha)

Como se puede observar, las emisiones correspondientes a la opción de transporte público son de 888 kg CO2, mientras que las emisiones con coche ascienden a una cifra de 3320 kg CO2 anuales. Hay una diferencia de 2332 kg CO2 al año, es decir, casi cuatro veces más supone desplazarse en coche que en transporte público.

Además de las emisiones totales, tal como se observa, está aplicación indica la cantidad de árboles que serían necesarios plantar para compensar dichas emisiones, es una forma de demostrar el impacto que supone este hecho en el medio ambiente.

Con este ejemplo se ha demostrado la importancia en la elección del transporte que usamos día a día. Individualmente se pueden tomar diversas medidas para hacer frente a la creciente cantidad de emisiones a la atmósfera  que se producen, no sólo el uso de transporte público, si no otro tipo de medidas tales como compartir coche en un mismo viaje o usar un coche eléctrico.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies