BIOCARBURANTES: Y de los biocarburantes avanzados en Europa, ¿qué?

En 2012, la Comisión Europea presentó una propuesta legislativa en la que se introducían varios cambios respecto a la que existía con anterioridad, que se resumen en los siguientes puntos:

– Limitación a 5 puntos porcentuales de la cuota de biocarburantes convencionales, con posibilidad de inclusión en los objetivos fijados para 2020.

– Notificación de las emisiones estimadas provocadas por el cambio indirecto del uso de la tierra.

– Fomento de los biocarburantes avanzados, contribuyendo a lograr los objetivos fijados para 2020.

Pero… ¿qué se entiende por biocarburantes “avanzados”? ¿Y cómo se deben fomentar estos biocarburantes?

Esta denominación hace referencia a nuevas tecnologías para la producción de carburantes a partir de la biomasa lignocelulósica y otras materias primas no procedentes de cultivos alimenticios, como son los residuos, desechos o algas, y que además no crean una demanda adicional de tierra. En la mayoría de los casos, la implantación de estos biocarburantes pasa aún por una fase pre-comercial, pero se espera que tenga una gran importancia para el futuro.

Para la producción de estos carburantes, se utilizan diversas tecnologías de conversión bioquímicas (hidrólisis), químicas (hidrogenación o descarboxilación catalítica) y termoquímicas (utilizando tecnologías de pirolisis o gasificación), que pueden generar grandes ahorros de emisiones respecto a los carburantes fósiles.

Como se puede ver en la siguiente imagen, que pertenece al informe de biocarburantes avanzados elaborado en 2014 por la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), en Europa, las capacidades de las plantas de biocarburantes avanzados de tecnología bioquímica y termoquímica crecerán de forma muy relevante en el período comprendido entre 2013-2016. Las plantas que utilizan tecnologías de conversión química, también crecerán pero de forma más moderada, cerca de un 9,25%.

Sin título

Capacidad de las plantas de biocarburantes avanzados por zona, tipo de planta y tecnología

La Comisión Europea propuso un sistema para incentivar estos biocarburantes en el que sugería que su contenido energético debería ser contabilizado de una mayor forma para los objetivos establecidos para 2020. La posición del Consejo ha sido la de dar flexibilidad a los Estados Miembros según su potencial y sus circunstancias nacionales, pero siempre teniendo en cuenta un valor de referencia de 0,5 puntos porcentuales del objetivo contemplado del 10% de energías renovables en el transporte.

No obstante, puede darse el caso de que se baje ese objetivo. En ese caso, se tendrá que justificar e informar de las razones de las deficiencias en el cumplimiento de dicho objetivo, que pueden ser debidas, entre otras cosas a la disponibilidad y coste de dichos biocarburantes. De hecho, el Consejo y Parlamento Europeos parecen coincidir en incluir una evaluación de la disponibilidad de biocarburantes avanzados para tener en cuenta consideraciones medioambientales, económicas y sociales.

Según la sección de biocarburantes de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), el acuerdo del Consejo Europeo que eleva al 7% el límite de inclusión de biocarburantes convencionales en los combustibles de automoción es una gran noticia. Sin embargo, se lamenta de que el objetivo de biocarburantes avanzados no sea vinculante para los Estados Miembros.

Por tanto, se puede sacar como conclusión que no existen medidas claras de apoyo al fomento de biocarburantes avanzados por parte de la Comisión Europea y las perspectivas de crecimiento en el corto y medio plazo dependerán de los objetivos de incorporación propuestos a nivel nacional.

Parece obvio pensar que los biocarburantes avanzados son una gran alternativa, ya que el proceso para obtenerlos, la densidad energética y su compatibilidad con la infraestructura de transportes actual, superan a las características de los convencionales, además de obtener el carburante a partir de biomasa lignocelulosa, materia prima de menor coste.

Perimages (2)o no hay que olvidar nunca que para favorecer su desarrollo no se tiene que perder de vista el cumplimiento de la sostenibilidad tanto social como ambiental. Si se olvida esto, el riesgo de que se generen nuevos problemas, como ya pasó con los de primera generación,  es elevado.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies