Bicicleta y Energía

¿Sabías que la bicicleta, junto con los pies, es el medio de transporte más usado en el mundo? Y es que, la bici es rentable no sólo desde un punto de vista ambiental y económico, sino también desde la eficiencia y la salud. Sólo en unos cuantos países desarrollados (entre los que se encuentra España) ha disminuido su uso con el paso del tiempo, dejando paso a un modelo de movilidad que tiene como base el petróleo, un recurso agotable y contaminante.

En la actualidad, el tráfico se ha convertido en un gran problema para las ciudades que incide negativamente en el medio ambiente, pues se consume gran cantidad de energía no renovable y es la principal fuente de contaminación atmosférica y acústica. Aproximadamente el 25% de las emisiones de CO2 provienen del sector transporte, siendo más de la mitad de estas emisiones provenientes de la movilidad urbana, fundamentalmente del tráfico de automóviles privados. En el período de 1990 a 2005 crecieron un 80% en España.

emisiones CO2

(Estos multiplicadores únicamente incluyen las emisiones de CO2 producidas directamente durante el tránsito, sin tener en cuenta aquellas emisiones producidas durante la fabricación del vehículo o durante su destrucción.)

 

La bicicleta nos permite resolver de manera individual el tema de la movilidad de forma sostenible y además, presenta numerosas ventajas con respecto al automóvil privado: ahorro económico para el usuario (el coste de compra y mantenimiento de una bicicleta se sitúa entre 30 y 40 veces inferior a un vehículo privado), accesible para un mayor número de usuarios  (es de fácil manejo, no precisa autorización ni carnet), rapidez (supera a otros medios motorizados en distancias de hasta 5 km de puerta a puerta), menor riesgo de accidentes que los modos motorizados, es beneficiosa para la salud, constituye el transporte más sostenible (no consume combustibles fósiles, no emite contaminación atmosférica, produce niveles de ruido muy inferiores a los vehículos motorizados, generan poca cantidad de residuos, consumen poca cantidad de suelo permitiendo la descongestión del tráfico…) y ahorro energético (en un futuro con crecientes problemas de suministro de petroleo para el transporte, la bicicleta exige una ínfima parte de las necesidades energéticas de los medios motorizados).

Por lo tanto, la bicicleta es al día de hoy una de las alternativas más sólidas para desplazarse en el mundo, sobre todo en áreas urbanas. Pues hay que tener en cuenta que la mitad de los desplazamientos que se realizan en automóvil tienen una distancia inferior a los 7,5 km (menos de media hora de paseo en bici), por lo que resulta una opción más que práctica para desplazarse por la ciudad. Y es que, si comparamos el gasto energético del automóvil con el de nuestro propio metabolismo o con algún objeto cotidiano como es el de la estufa, podremos hacernos una idea de su  consumo…

Aunque ante esta situación, las administraciones locales proponen por lo general soluciones urbanísticas que no son más que simples “parches” en las vías de circulación, también es cierto que existen muchas ciudades europeas que apuestan por el diseño de políticas eficaces que fomentan la bicicleta como modo de transporte. De hecho, en España, la introducción de la bicicleta se está imponiendo cada vez más tras valorar el éxito que ha tenido la implantación de sistemas urbanos basados en la misma en países vecinos europeos. Un gran caso de repercusión ha sido por ejemplo, Sevilla, donde gracias a una eficaz labor parte de la administración, ha pasado de tener un mero papel testimonial al principal vehículo de transporte para muchos ciudadanos.

Grafica bibi ciudades españaReparto modal de la bicicleta sobre el total de viajes.

En la ciudad de Sevilla, se llevó a cabo el “Plan de la Bicicleta”, un instrumento de planificación y gestión en el cual se proyecta iniciativas sectoriales para el fomento del uso de la bici. Su finalidad era la de potenciar el uso de la bicicleta como medio de transporte e integrarla definitivamente en el sistema de movilidad de la ciudad y lo consiguió, tal y como comprobamos en la gráfica anterior, con gran éxito. Entre las actuaciones realizadas, se pueden destacar la construcción de una rede de vías ciclistas de 80 kilómetros, implantación de una red de bicicleta pública (Sevici) formada por 150 estaciones y 1.500 bicis, instalación de aparcamientos en la vía pública para 4.000 bicis, creación del Registro Municipal de bicicletas y la realización de un estudio de mejoras, refuerzo y potenciación de medidas en materia de seguridad vial para la red ciclista, así como un programa de educación para la movilidad sostenible en bicicleta.

usuarios bici sevilla

Consorcio de transporte metropolitano. Área de Sevilla.

En conclusión, podríamos decir que la clave del éxito para la implantación de un sistema de movilidad más eficiente como es el de la bicicleta, no es otro que el compromiso real de desarrollarlo por parte de la administración, que es algo imprescindible si lo que queremos es que los ciudadanos se tomen en serio esta modalidad de transporte para sus desplazamientos diarios dentro de la ciudad.

 

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies