Factores Económicos (PEST) – Dpto. de Inversiones

Como parte de mi trabajo en el Departamento de Inversiones de Cepsa Comercial Petróleo, estoy en continuo contacto con las variables económico-financieras que modelan las inversiones de todas las unidades comerciales de la empresa (Red, Gas, Lubricantes, Ventas Directas, Asfaltos, Marketing y Aviación).

La dimensión económica de las inversiones es parte fundamental de todo análisis de negocio. A través de esta, se intenta predecir un futuro incierto con la ayuda de ciertos indicadores macroeconómicos, y utilizando en la forma más eficiente, los recursos de los que la empresa dispone en el tiempo presente.

Sin duda, los factores que más incidencia tienen a la hora de hacer un forecast financiero, son el PIB y el ciclo económico, ambos estrechamente ligados. El Producto Interno Bruto de un país, y más concretamente su tasa de crecimiento actual y estimada futura, es una medida de la salud del país  destinatario de las inversiones de la empresa. Es lógico pensar, que previo a desembolsar una cantidad elevada de recursos monetarios para la construcción de una estación de servicio, se exija que la economía de la región y país donde se quiera construir, disponga de una situación económica actual y futura de gran estabilidad y crecimiento, ya que esto tendrá una incidencia positiva sobre los futuros retornos de dicha inversión.  De igual forma ocurre con los ciclos económicos, los cuales determinan el momento más adecuado para hacer uso del presupuesto de inversiones de la empresa. Una situación de recesión (como la vivida en 2008), provocaría “poner el freno” a la expansión, en favor de políticas defensivas (control de costes, mantenimiento de la liquidez, etc.).

Otros factores macroeconómicos que guardan estrecha relación con las inversiones, son el IPC (Índice de Precios de Consumo), el desempleo y los tipos de interés:

Para concluir, es destacable también mencionar el papel de la situación económica que presenta el sector dentro del cual están enmarcadas las inversiones. En este caso, las compras o construcciones de nuevas estaciones de servicio, nuevas plantas de asfaltos y lubricantes, entre otras, están directamente afectadas por la situación de los precios del petróleo. El escenario actual de precios bajos que tuvo su origen en 2014 y que sufrió la peor crisis a comienzos de 2016, ha tenido duras consecuencias sobre los ingresos de la compañía, a tal punto que desde el año anterior, el esfuerzo por controlar las inversiones se ha triplicado, llegándose a recortar gran parte del presupuesto. Dicha situación ha ido despejándose a medida que se recuperan los precios, y actualmente se estima a futuro una mejoría, lo cual significa unos mayores ingresos futuros, que haga que se recupere el presupuesto pre-crisis de los precios.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies