Una mañana en los juzgados

Hace unas semanas acudí a los Juzgados de lo social de Sevilla como oyente a varios juicios, una tarea que nos encargó nuestro profesor del módulo de Recursos Humanos para que estuviéramos más en contacto con la realidad. Y es que una cosa es que nos lo cuenten y otra cosa es ir allí a verlo y ver cómo acaban en los juzgados disputas entre empresarios, trabajadores y entes públicos que la verdad tú desde fuera piensas que se podrían haber arreglado más fácilmente, sin necesidad de llegar a ese extremo, aunque en otros casos sea necesario.

 
Lo primero que me llamó la atención al llegar a los juzgados fue la cantidad de gente que había, y el movimiento en general que se percibía. Había un gran número de salas y todas ellas repletas. Otra cosa que me llamó la atención fue la agilidad que había en los procedimientos ya que todos estamos hartos de escuchar en los medios de comunicación lo colapsada que está la justicia española, la cantidad de tiempo que transcurre desde que se demanda hasta que se celebra el juicio, etc… pero supongo que el problema está en los pasos anteriores. Yo asistí a tres juicios, cada uno de ellos no duró más de quince minutos y entre juicio y juicio apenas transcurrieron dos minutos.

 
Con lo que respecta al objeto de los juicios a los que asistí, por suerte o por desgracia todos trataron sobre el mismo tema: la incapacidad. De hecho, la abogada que representaba la parte demandada no se movió de su silla en los tres juicios ya que representaba al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y todos demandaban al mismo.
Antes de empezar a meterme en los juicios en sí voy a dar una pequeña nota teórica sobre los tipos de incapacidades laborales que existen y sus prestaciones, algo que creo que ayuda a entender el porqué de estos juicios.

Tipos de incapacidad: permanente y temporal.

Dentro de la incapacidad permanente la Ley general de la Seguridad Social clasifica los grados de la siguiente manera:

a) Invalidez Parcial.
Es aquella minusvalía no inferior al 33% que no impide el desarrollar las tareas normales de la propia profesión. La prestación consiste en una indemnización correspondiente a 24 mensualidades de su base reguladora.
b) Invalidez Total.
Es aquella minusvalía que inhabilita al trabajador para desarrollar las tareas normales de su profesión, aunque si le permite realizar otra distinta. La prestación consiste en una pensión vitalicia calculada en el 55% de la base reguladora.
d) Invalidez Absoluta.
Es aquella minusvalía que inhabilita al trabajador para desarrollar cualquier profesión u oficio, aunque le permite que realice actividades que sean compatibles con su estado. La prestación consiste en una pensión vitalicia del 100% de la base reguladora.
d) Gran Invalidez.
Es aquella minusvalía que además de Invalidez Absoluta, el pensionista necesita ayuda de terceras personas para realizar los actos más cotidianos o esenciales de la vida. La prestación consiste en una pensión vitalicia del 150% de la base reguladora.

 

 

Dicho esto paso a explicar un poco por encima sobre qué trató cada juicio y cuáles fueron mis impresiones.

El primer juicio fue el más común a mi entender al menos con lo que respecta a las partes actoras ya que aparecieron el demandante, su abogado, la abogada del demandado, una testigo y un perito. El demandante tenía concedida la invalidez absoluta pero solicitaba que le concedieran el estado de gran invalidez. Casi todo el juicio se basó en demostrar que el demandante necesitaba la ayuda de terceros para realizar prácticamente cualquier actividad esencial de la vida diaria, por lo que aparecieron su mujer como testigo corroborándolo y un perito que había examinado al demandante y elaborado un informe médico corroborándolo también. La parte demandada basó su defensa en que el demandante en realidad sólo necesitaba ayuda para cierto tipo de cosas concretas, no para las actividades más esenciales del día a día.

 
Los otros dos juicios me llamaron más la atención por cómo se llevaron a cabo, en el segundo juicio no apareció la persona demandante, sólo su abogado, y tampoco hubo ni perito ni testigos. Solo se sentaron allí el abogado de la parte demandante y la abogada de la parte defensora. También fueron ambos juicios relacionados con incapacidad temporal.

 
En el segundo juicio, al demandante, de profesión panadero, le habían retirado el estado de incapacidad temporal y sin embargo el abogado defensor basado en dos informes clínicos que se le habían elaborado a cargo del INSS trató de demostrar que su cliente seguía inhabilitado para realizar las tareas de su empresa y por lo tanto solicitaba que le fuera concedida la invalidez total permanente.

 

Y el tercer y último juicio al que asistí fue mi parecido al segundo, el objeto era el mismo, y en este caso la persona demandante tampoco acudió al juicio, aunque esta vez sí que apareció un perito que había examinado a la demandante y que corroboraba que seguía sin poder realizar su labor de camarera, e incluso que no sólo no se había recuperado sino que ahora se encontraba en peores condiciones.

 
Como conclusión decir que hay varias cosas que me han sorprendido del procedimiento de los juicios en sí, una de ellas es que no hace falta que esté la persona demandante presente en el juicio, cosa que sinceramente me extraña muchísimo. Otra de las cosas que me extrañó es que aunque esté presente puede que ni siquiera hable a lo largo del mismo. Y por último la subjetividad que existe en el derecho, ya que en el tema que a mí me ha tocado ver había muchas y diferentes interpretaciones de los informes médicos y de las leyes en sí al respecto, las cosas no son blancas o negras, pueden ser grises y dentro del mismo gris diferentes tonos así que me parece muy complicada la labor de los jueces por lo menos en este tipo de casos, no me hubiera gustado estar en su pellejo.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies