La renovación del parque automovilístico español

Actualmente la media de edad de los coches en nuestro país es de 9.5 años, lo que nos convierte en el segundo país de Europa con el parque de vehículos más antiguos después de Grecia.

 

¿Qué problema hay con tener coches más viejos y este envejecimiento del parque?

Pues directamente hay que pensar en ecología y seguridad. La vida útil de los coches se estira más que antes a lo que se une un descuido en el mantenimiento más allá de lo recomendable.

 

El primero punto es la seguridad, asunto en el que la DGT se centrará próximamente, ya que como indica su directora, Marta Seguí, ”La calidad del parque en términos de seguridad vial ha descendido debido al envejecimiento, y la tendencia actual de matriculaciones hace que la situación pueda empeorar”.

 

Los coches más antiguos no disponen de los sistemas de seguridad actuales y aquellos con más de 10 años tienen hasta el doble de posibilidades de tener un accidente. Un sistema de seguridad que destaca la DGT es el ESP, hoy en día muy común en la mayoría de los vehículos que se venden y que podría evitar hasta 600 muertes al año según la DGT.

 

El segundo inconveniente y en el que debemos centrarnos en esta asignatura es en las emisiones de los vehículos. Para el año 2015 en nuestro país el límite establecido para los vehículos nuevos es de 130 gr CO2 por km recorrido. Estos límites los impone la normativa anticontaminación EURO V y próximamente entrará en vigor la EURO VI, mucho más estricta y que establecerá un límite de 95 gr/km recorrido. Más allá de 2020, la Comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea ha fijado una horquilla de entre 68 y 78 gr/km.

 

Actualmente las emisiones medias de los coches vendidos en el país se ha reducido un 4,5% situándose en los 123 gramos de CO2, por lo que si siguiera este ritmo se cumpliría con creces el límite establecido por la Unión Europea para 2015.

 

Para fomentar la llegada a los objetivos futuros, muy estrictos para los fabricantes, la Comisión de Medio Ambiente de la Eurocámara ha propuesto el establecimiento de “suprecréditos”, es decir, por cada coche con emisiones “extra-limpias” (menos de 50 gr/km), les otorga un margen de 3.5 coches que superen las emisiones establecidas en 2013, de 1.5 coches a partir de 2016 y de 1 a partir de 2024.

 

Con esta medida la UE pretende incentivar a las grandes marcas a la producción de coches eficientes, lo que les otorgaría un mayor margen para llegar a los objetivos marcados.

 

En 2012, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) propuso un decálogo de medidas para afrontar la renovación del parque automovilístico español y reactivar el mercado del automóvil pero éstas no han tenido el efecto esperado, siguiendo la situación estancada en cuanto a la venta de vehículos. Algunas de estas medidas están apoyadas por la DGT, como es el endurecimiento de las sanciones por no cumplir con la ITV y mayores exigencias en los controles de éstas. Sin embargo, otras medidas requieren de la supresión o reducción de impuestos, tanto de matriculación como de transferencia, lo que choca con las políticas gubernamentales actuales.

 

¿Estamos concienciados?

Sin embargo, ¿estamos realmente concienciados de este problema? Yo creo que a medias, a lo que se une otro gran problema.

 

En la situación actual de crisis económica que azota nuestro país, no es posible la renovación del parque automovilístico tan rápido como quisiéramos y como se producía antes de 2008. La mayoría de los ciudadanos no se puede permitir la compra de nuevos vehículos, como demuestra una caída del 47% de las ventas con respecto a 2007.

 

Otro punto a destacar son los vehículos eléctricos y su alto precio. Hoy en día, con este sistema como el principal coche “ecológico”, la matriculación de este tipo de vehículos es ridícula, alcanzando cifras de 447 unidades vendidas en todo 2012, lo que supone el 0.064%, cifras muy pobres.

 

Actualmente este tipo de vehículos presentan una serie de inconvenientes que generan cierto miedo/rechazo en los compradores españoles, y que por ahora están ganando a los pros:

 

Conclusión personal

Mi opinión es que España no está preparada para el rejuvenecimiento del parque automovilístico y que en el actual marco económico no lo estará tampoco próximamente. Nosotros como ciudadanos quisiéramos renovar nuestros vehículos y optar a opciones más limpias, pero no es posible, tanto económica como estructuralmente.

 

Nuestro país todavía no está preparado para el gran cambio que supone, nuestra percepción tampoco y la economía nos ahoga para poder asumir un coste a partir de 24000 € por un Nissan Leaf con una autonomía de 175 km o a partir de 5000 € por un Renault Twizy biplaza con una autonomía entre 50-80 km. Los precios dados incluyen las ayudas aportadas por el gobierno, pero siguen siendo insuficiente para precios económicos.

 

Mi opinión personal es que debería ayudarse económicamente otras líneas de investigación que se centren en otros combustibles como pudiera ser el hidrógeno, motores de explosión al igual que los actuales, sin dejar de lado la tecnología eléctrica, que todavía no está a la altura de lo esperado y que tiene el gran inconveniente de la autonomía por las grandes pilas necesarias, campo de investigación muy costoso y difícil.

 

Sin embargo, esta opinión choca con la tendencia actual de los gobiernos de invertir en Investigación, primer punto a recortar en cualquier situación de crisis y en España principalmente.


Informarse y después publicar…

El pasado día siete de Enero del presente año, Josep Martí Valls, Doctor en Medicina y coordinador del Grupo de Medio Ambiente y Salud del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) publico en El Periódico de Catalunya un articulo dando su opinión acerca de la biomasa, en concreto los riesgos que presenta la quema de esta al medio ambiente y por consiguiente a la vida humana. Para ver dicha opinión, pinchar este enlace.

Es un hecho más que conocido que la biomasa, o mejor dicho, la combustión de la biomasa lleva consigo contaminación. Usando la lógica y el sentido común, todos llegamos a la conclusión de que la combustión es un proceso térmico que emite gases como el más que conocido CO2 que como bien sabemos, tiene efectos contaminantes. Para mí, la biomasa es la energía menos “verde” entre las EERR.

Sin embargo estoy en total desacuerdo en cuanto a las calefacciones domesticas. Él expone que no se debería usar la quema de biomasa para producir calor en hogares y equipamientos de áreas urbanas ya que existen “unos índices de contaminación atmosférica ya elevados por otras fuentes de emisiones de contaminantes”. Como dije antes, la quema de biomasa contribuye a la contaminación pero lo hace en menor medida y asimismo, las calderas domesticas de biomasa tienen aproximadamente el mismo rendimiento que una caldera de gas y además a un menor coste.

En otro párrafo comenta “…aunque no hay filtros ni medidas eficaces para detener las emisiones de muchas de estas sustancias”. Como hemos podido estudiar durante el módulo, existen sistemas de limpieza como los ciclones, scrubbers, filtros de mangas, etc…

Por último, y esto lo he dejado expresamente para el final porque a más inri, se resalta en negrita y mayor número de fuente, La biomasa puede considerarse como un carbón de muy baja calidad y como tal, su combustión es más contaminante que la del carbón”. Me gustaría que tuviese la oportunidad de ver esta tabla del Prof. Juan Carrasco como la tuve yo.

El doctor hace especial mención a diferentes afecciones y enfermedades para las personas debidas a la combustión de la biomasa y ahí, ya que no puedo hablar, ni comentar y mucho menos, criticar debido a la falta de información por mi parte, decido simplemente leer y tenerlo en cuenta ya que ese, si que es su verdadero campo.


Mi pequeña experiencia en el mundo de la energía eólica

Desde hace varios años y como consecuencia a la lectura de alguna revista especializada en las nuevas energías, sentí interés por conocer la producción de energía eléctrica del tipo renovable especialmente la de origen eólico y fotovoltaico. También me mueve su posible aplicación e instalación en las Islas Canarias, dada las especiales características de estos recursos naturales – vientos muy orientados y permanentes y altas horas de insolación – que se da en estas islas donde he nacido y he vivido. Además, el hecho de ser los sistemas eléctricos de las islas del tipo aislado con pocas posibilidades para lograr un “Mix” energético moderadamente amplio, hace la incorporación de las renovables más interesante.

Allá por el año 2012 me ofrecieron trabajar como becario en una empresa dedicada a energías renovables, concretamente en su segundo parque eólico que se encontraba en periodo de instalación y puesta en marcha, al norte del estado de Montana en los Estados Unidos de América. Dicho ofrecimiento hizo posible que se cumpliera y cristalizara mi ilusión de involucrarme en una macro instalación de generación eólica, por un periodo de seis meses. (Agosto 2.012 a Febrero 2.013).

La implantación en Montana de un sistema de generación de electricidad mediante la instalación del parque eólico “Rim Rock” (junto con otro ya construido) con una capacidad cercana a los 400 MW  totales con dos subestaciones por cada parque, fue debido a la oportunidad que dicho estado otorgó para la zona noroccidental, con el fin de compensar la situación creada por el cese de la extracción de combustibles fósiles en la zona (petróleo y gas) en los últimos 15 años. Con ello también se atendía el crecimiento de la demanda de consumo de electricidad no solo en el propio estado de Montana, sino fundamentalmente en la provincia próxima de Canadá, Alberta. Este incremento de Alberta es debido al progresivo aumento de extracción de petróleo proveniente de las arenas bituminosas cuyo proceso (Fracking) requiere bastante electricidad. El proyecto de Rim Rock  incluye una línea de evacuación de A.T. no solo interestatal sino transnacional hasta Alberta, Canadá denominada MATL (Montana Alberta’s Tie Line)

En el año 2.011 se procede a la construcción del parque eólico de Rim-Rock. Situada al Noreste de Cut Bank con una capacidad de potencia instalada de 189 MW generado por 126 turbinas eólicas que se esperaba que aportasen anualmente unos 662.000 MW/h. Esto equivale al consumo equivalente a 60.000 casas calculadas al ratio estándar de consumo de EEUU. El proyecto fue originalmente planeado para instalar 206 turbinas equivalente a 309 MW de energía eólica. La crisis económica forzó a modificar en una menor escala la inversión prevista limitando a 126 el número de ellas como ya se ha dicho. No obstante la licencia para instalar los 120 MW restantes no se ha desestimado, como posible ampliación a realizar en un futuro próximo, siempre que el Congreso de los Estados Unidos amplíe la política de créditos fiscales “Wind Energy Task Credit”. El parque ocupa una superficie de terreno de cultivo de 21.000 acres, que equivale a unas 8.500 hectáreas

El parque eólico de Rim Rock, como se ha dicho anteriormente, cuenta actualmente con 126 turbinas (Acciona AW 1.5 MW 80 m), dos subestaciones, subestación Oeste y subestación Este. La subestación Oeste controla cuatro circuitos y la subestación Este controla cinco circuitos. Otra subestación, cuya función se basa en hacer de puente de conexión entre la línea de MATL (ya explicada anteriormente), la planta eólica de Rim Rock y Lethbridge.

Todo personal involucrado en el parque eólico debía tener al menos la primera de las lecciones del programa de seguridad de la compañía encargada de la construcción (“Zero Injury Safety Program”). Ese fue mi cometido en los primeros días, hacerme con lastres lecciones de seguridad que impartía el programa de seguridad de la empresa constructora. En ellas te explican cómo realizar el trabajo, que procedimientos seguir cuando algo no va como se esperaba, utilización de sistemas de escalada, como arneses, cabos, mosquetones, etc.

Subiendo a la nacelle

Subiendo a la nacelle

Todo este aprendizaje me fue de gran valor pues, aunque las turbinas dispongan de un ascensor interior que te lleva desde la base a la nacelle y viceversa, no siempre este está operativo (sobre todo en las primeras fases de instalación y puesta en marcha).

También recibí un curso de primeros auxilios y de CPR (o en español RCP, Reanimación Cardiopulmonar).

Las primeras semanas se basaron fundamentalmente en jornadas de estudio del proyecto desde sus orígenes y conocimiento de las diferentes fases de construcción de turbinas e infraestructuras eléctricas, de instrucciones mecánicas y eléctricas, tendidos de cables y localización de los mismos, tendidos de fibras para el SCADA, del software de control… Se trataba de un momento de familiarización con el vocabulario técnico referido a construcción de turbinas y subestaciones, partes y componentes de turbinas, etc. Todo, naturalmente, en idioma anglosajón.

El lunes 6 de agosto fue el primer día que puse un pie en el parque eólico de Rim Rock. Ambas subestaciones estaban construidas, algunas turbinas también, otras están en plena construcción pero nada había sido energizado por aquel entonces.

Las responsabilidades que la empresa me había encomendado fueron las de inspección, coordinación y aseguramiento de la calidad. Desde mi llegada, estuve comprobando que todas las partes de las turbinas llegaban correctamente, sin daños importantes. Esto me exigía que diariamente tenia que visitar todas las turbinas cuyas instalaciones estaban “en progreso” y en general cualquier otra instalación que requiriera un seguimiento.

También se me encomendó, junto con un técnico, revisar el estado de las 3 torres meteorológicas que posee el parque eólico o “MET towers”. Tuvimos que instalar unos soportes para que una empresa especializada en murciélagos pudiera hacer un seguimiento a dichos mamíferos que requerían un seguimiento especial de acuerdo a los convenios firmados con los diferentes organismos de protección de animales.

 

Torre de estación meteorológica

Torre de estación meteorológica

También estaba presente en las diferentes pruebas que se les hacen a las turbinas antes de ponerlas en marcha. Son pruebas de inspección o ‘pre-energization’, comprobación con electricidad o ‘energization’ y por último, prueba de puesta en marcha, para verificar que cada uno de los componentes funciona como es debido, ‘commissioning’. Los resultados obtenido de esta última prueba se vuelcan en una lista de control o ‘check list’ que tenía que revisar y verificar en lo que se refiere a que todos los datos alcanzados eran correctos, y dentro de los rangos permitidos.

Una vez que las turbinas pasaban el control de commissioning, quedaban a disposición del test de rendimiento de 200 horas. Se trata de un test, que generalmente se realiza en grupo de entre 25 y 20 turbinas, el cual deben correr 200 horas, al menos 5 minutos de cada hora interrumpidamente sin ningún fallo. Una vez que lograban con éxito dicha prueba, el director del departamento de ingeniería (y tutor de mis prácticas) ponía su rúbrica y las turbinas estaban listas para ser conectadas a la red. Participé en esta prueba de 200 Hrs haciendo un seguimiento de las mismas y facilitando la labor del director de la instalación y de Ingeniería.

 

Foto desde encima de la nacelle
Foto desde encima de la nacelle
Foto desde la compuerta trasera de la nacelle

Foto desde la compuerta trasera de la nacelle

 

 

 

 

 

 

 

 

Rim Rock


Sistemas de apoyo a las energías renovables:

El modelo energético actual se caracteriza por un crecimiento constante del consumo, basado en recursos convencionales limitados como son los combustibles fósiles. En este aspecto, el mundo está fracasando en conducir el sistema energético mundial por una senda más sostenible.

La UE por el año 2007 marco una meta para el año 2020, el conocido objetivo “20/20/20”. Para lograr dicho fin, se hace necesario crear un sistema de apoyo a las energías renovables (EERR en adelante)  dado que tienen un coste más alto a corto plazo que las energías convencionales.

Además de la prioridad de acceso que gozan las EERR en el mercado energético europeo, se ha puesto en marcha un sistema de apoyo en los últimos años en todo el mundo. Este se clasifica según dos criterios fundamentales: el precio o cantidad de potencia a instalar o energía a generar y si dicha ayuda económica se basa en la inversión inicial o en la generación posterior de electricidad. En la siguiente tabla se observa el mencionado sistema:

El sistema FiT (Feed in Tariff) es el sistema más utilizado en el mundo. Paises como Alemania, España, China, Francia etc. utilizan este sistema basado en tarifa única regulada o precio de mercado + primas.

El sistema de cuota + CV (Certificados Verdes), funciona en algunos países de la UE como Gran Bretaña, Italia, Suecia, etc. Este sistema de apoyo se basa en que un determinado porcentaje o cuota de producción de electricidad, provenga de energías renovables. Especial mención tiene Gran Bretaña donde sus CV más conocidos son los ROCs (Renewable Obligation Certificates). Según la complejidad de producción de energía se asignan ROCs, por ejemplo: Instalaciones eólicas marinas reciben 2 ROCs por MWh, las instalaciones eólicas en tierra reciben 1 ROC por MWh y plantas a gas de alcantarillado reciben la mitad de un ROC por MWh

Las EERR en Brasil siguen un sistema de subastas donde los promotores envían ofertas por una cantidad limitada de potencia o energía en un periodo. Las compañías que oferten el suministro al menor coste ganan.

En EEUU utilizan una combinación de CV y desgravaciones fiscales como ITC (Investment Tax Credit) y PTC (Production Tax Credit). Ambos son créditos de apoyo en la inversión y producción respectivamente. El ITC se genera en el momento de la puesta en servicio del proyecto renovable y con una duración de 6-8 años. El PTC se trata de un estímulo económico por kWh producido.

Como dije antes, España utiliza el sistema FiT establecido por el RD 661 allá por el año 2007 pero parece que tiene sus días contados. Existen unos borradores de un nuevo RD 9/2013 que terminarían con dicho sistema tarifario y de primas reguladas.

Últimamente se habla mucho del sistema de apoyo PPA (Power Purchase Agreement). Se trata de un contrato legal entre dos partes, un generador de electricidad (proveedor) y un comprador (cliente/industria) solamente paga por la energía generada a un costo pre-acordado de kilovatio/ hora. El contrato puede entre 5 y 20 años, tiempo durante el cual el comprador adquiere el poder de energía y a veces, también la capacidad y/o servicios auxiliares del generador de electricidad.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies