Energías renovables aplicadas al transporte

Coches eléctricos para un mayor aprovechamiento de las energías renovablesTodos nos hemos hecho alguna vez la siguiente pregunta: “¿cuándo veremos las carreteras transitadas mayoritariamente por coches no contaminantes?”, buscando respuesta los segundos pasan y pasan, vemos que nadie contesta,  el silencio toma presencia y es entonces cuando realmente nos cercioramos de que se trata de una evolución prevista a largo plazo, algo que como casi siempre viene motivado por una necesidad de supervivencia antes que por un avance o solución anticipada.

Tras esta pequeña  auto-reflexión nos vemos obligados a enfrentarnos directamente con la siguiente cuestión: “¿cuándo llegará esta necesidad?”, es entonces cuando dejamos de lado nuestro diálogo interior y nos movemos en el valioso y a su vez tedioso campo de la información y de los números contrastados.

En dicho campo nos encontraremos con un dato que brilla con luz  propia dada su extrema relevancia. Éste refleja que el transporte supone  un 20% del consumo mundial de energía (40% del consumo final en  España), lo que suspende la necesidad de seguir auto-saturándonos con más números para poder asegurar firmemente que el sector del transporte influye de forma bestial sobre la contaminación del planeta.

Asimismo se espera que el petróleo se agote en un plazo estimado de 40 a 80 años con todo lo que ello conlleva (subida progresiva de los precios, conflictos internacionales, medidas desesperadas de los gobiernos…), por lo que como podemos ver nos vamos acercando considerablemente a la respuestas que buscábamos al comienzo de nuestra reflexión.

Conocer el plazo aproximado de reacción es de gran utilidad para evitar desastres mayores, y aunque este paso no sea sencillo todavía nos falta realizar el movimiento más difícil: avanzar hacia el uso eficiente de la energía haciéndolo viable tanto para los países desarrollados como para los más desfavorecidos teniendo en cuenta los altos costes de inversión en la implantación de energías renovables.

No nos cansaremos de ver esporádicamente noticias sobre nuevos modelos de automóviles eléctricos, aviones ultraligeros repletos de placas solares impulsados únicamente por esta energía o incluso vehículos que aunque parezca mentira funcionan con energía eólica como el de la imagen (en eso los chinos siempre van un paso por delante), pero la realidad es que dada la situación actual de crisis mundial y especialmente en España nos encontramos ante una inversión difícilmente aplicable (precio del vehículo, necesidad de “electrolineras”, compensaciones económicas…) y  camuflada por las necesidades primarias de la sociedad.

Conclusión: La implantación de energías renovables en el transporte se ha visto extremadamente limitada por la situación económica del momento tanto a nivel nacional como a nivel familiar, por lo que tendremos que ir avanzando poco a poco y escalonadamente hasta llegar a un punto de óptima sostenibilidad progresando desde los automóviles híbridos más asequibles hasta los medios de transporte puramente eléctricos.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies