Evaluación de Impacto Ambiental: Anteproyecto de la autovía de Granada. Tramo: Ízbor-Vélez de Benaudalla.

 

Introducción al proyecto

La Autovía de Granada, actualmente llamada Autovía de la Costa Tropical (A-44), es una autovía estatal que comunica Bailén (Jaén) con La Gorgoracha (Granada). Con 183 km, esta autovía empezó a construirse en 1995. Sin embargo, no es hasta abril del 2003 cuando se inicia la construcción del tramo Ízbor-Vélez de Benaudalla y que, tras sufrir numerosos retrasos por diversas complicaciones técnicas, se inauguró en mayo del 2009.

El recorrido del tramo Ízbor-Vélez de Benaudalla empieza en el punto kilométrico 166,5 de la A-44, continua por el valle del río Ízbor, rodea el embalse de Rules por la margen este y finaliza al noreste de Vélez de Benaudalla en un enlace con la A-346. Los municipios por donde transcurre son El Pinar, Lanjarón, Órgiva y Vélez de Benaudalla.

Este tramo, de 10 km de recorrido, es característico por discurrir por una zona de abrupta orografía y laderas altamente inestables debido a sus fuertes pendientes. Por ello dispone de cinco viaductos, dos de los cuales son de importancia, el de Tablate, sobre el río Ízbor, y el de Rules, sobre el Guadalfeo.

El coste total del proyecto fue de más de 142 millones de euros, 14 millones de euros por cada uno de sus kilómetros.

 

Antecedentes

El 4 de junio de 1990 la Dirección General de Carreteras remitió a la antigua Dirección General de Ordenación y Coordinación Ambiental la memoria-resumen del proyecto de la autovía Bailén-Motril, tramo Granada-Motril de la carretera N-323, para poder iniciar el procedimiento de evaluación de impacto ambiental. No obstante en 1995, tras obtener una declaración de impacto ambiental positiva y una vez dada la orden de estudio del proyecto de trazado y construcción, la propia Dirección General de Carreteras consideró oportuno modificar dicha orden de estudio segregando el tramo Ízbor-Vélez de Benaudalla del proyecto por las dificultades geotécnicas que presentaba.

 

Estudio de Impacto Ambiental

Por tanto, la Dirección General de Carreteras elaboró el anteproyecto de este tramo con su correspondiente estudio de impacto ambiental, aunque decidió mantener el proceso de consultas realizado para el proyecto previo, por ser la misma la zona de proyecto en ambos casos, y así se inició en septiembre del 1997 el nuevo procedimiento de evaluación de impacto ambiental del tramo conflictivo.

El 10 de mayo de 1999 el anteproyecto y el nuevo estudio de impacto ambiental correspondiente al tramo Ízbor-Vélez de Benaudalla se sometieron a trámite de información pública conjunta y, cuatro meses después, la Dirección General de Carreteras remitió a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental el anteproyecto, el estudio de impacto ambiental y el resultado de la información pública.

La declaración de impacto ambiental sobre el «Anteproyecto del tramo Ízbor-Vélez de Benaudalla fue emitida por la Secretaría General de Medio Ambiente el 2 de febrero de 2000.

 

Anteproyecto

El anteproyecto consistía en una definición del área de estudio, una presentación de alternativas, seleccionando mediante análisis multicriterio aquella más compatible técnica, económica y ambientalmente y, finalmente, el desarrollo del anteproyecto de la alternativa seleccionada.

La alternativa elegida tendría 9,925 km de longitud, con origen en el actual enlace Lanjarón-Sur y fin en las proximidades de Vélez de Benaudalla, conectando la autovía con las carreteras A-346 y N-323. El tramo tendría una pendiente superior al 5 % en un tercio de su longitud, y se necesitaría producir un gran desmonte (de 66 metros de altura máxima) y crear cinco viaductos, que corresponden a una cuarta parte de su trazado, y un falso túnel, de 105 m de longitud. Además sería necesario reforzar las cimentaciones de los viaductos del embalse de Rules y el que cruza el río Guadalfeo debido a las precarias condiciones geotécnicas que allí presenta el terreno.

Estudio de Impacto Ambiental

La zona de estudio se caracteriza por una geología compuesta por rocas metamórficas, así como calizas y dolomías, que se disponen creando un relieve montañoso muy abrupto con peligro de deslizamientos de gran magnitud. Sobre este relieve los cursos de agua afectados son los ríos Ízbor, Guadalfeo y Lanjarón, de la cuenca baja del río Guadalfeo, distinguiéndose en estos la Presa de Rules, en construcción por aquel entonces. En cuanto a las aguas subterráneas, se localizan varios acuíferos carbonatados en la zona.

Los suelos de la zona presentan una aceptable calidad agrológica, dándose cultivos de frutales y olivares, así como matorral degradado y pastizal como vegetación predominante. La fauna asociada a ellos no presenta una relevancia especial, aunque cabe la remota posibilidad del tránsito de cabra montés.

Las unidades paisajísticas son cuatro: Campiñas, Guadalfeo-Ízbor, Sierras y Embalse de Rules, y es importante destacar que no se afecta a ningún espacio protegido y tan sólo a una vía pecuaria de las existentes en el terreno, la Cañada Real de Sierra Nevada a Málaga.

En cuanto al estudio socioeconómico, los términos municipales que quedan representados en el área de estudio son Lanjarón, Vélez de Benaudalla, Órgiva y El Pinar, cuyos planeamientos urbanísticos no resultan afectados, pero que la construcción y puesta en funcionamiento de la autovía aliviará la muy congestionada carretera actual.

En el estudio arqueológico no se han detectado bienes catalogados de interés histórico y arqueológico en la zona.

-Evaluación de Impactos:

Entre los impactos negativos, para la alternativa elegida, destaca la afección derivada como consecuencia de los movimientos de tierra, presentando un impacto paisajístico notable, y generando gran cantidad de material sobrante que precisa la adopción de medidas correctoras. Asimismo cruza en viaducto sobre cauces de entidad y sobre el futuro embalse de Rules.

En cuanto a los impactos positivos se destaca la continuidad del corredor que une Granada con la franja costera con la mejora del tránsito de vehículos por la zona.

Plan de vigilancia ambiental

El estudio incluye también un plan de medidas protectoras y correctoras, valoradas económicamente para los siguientes elementos:

-Hidrología e hidrogeología: realización de las obras en periodo de estiaje, evitando instalación de áreas de estacionamiento e instalaciones auxiliares en zonas que puedan afectar al embalse y a los acuíferos existentes. También se prevendrá la contaminación de las aguas gestionando los residuos tóxicos adecuadamente y diseñando balsas para la limpieza de la maquinaria y retención de las aguas y vertidos procedentes de la autovía.

En cuanto a los sedimentos se dispondrán barreras de retención para evitar el vertido de elementos sólidos que puedan ser arrastrados por el agua de escorrentía.

-Paisaje: Se diseñará el desmonte con el fin de minimizar la excavación por debajo de 50 t/ha, con cunetas y bermas que propicien la evacuación de las aguas para evitar la erosión y la acumulación de sedimentos. Además se restaurará la morfología y vegetación de la zona que quede fuera de la superficie de inundación del embalse, centrándose en el desmonte y los muros de contención existentes en todo el trazado.

 

Consultas previas

Los organismos consultados, entre los que destacan el ICONA, el Departamento de Biología Vegetal de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada y la Agrupación Granadina de Naturalistas (AGNADEN), entre otros, indican aquellos elementos afectados por el proyecto: las tobas calcáreas en las inmediaciones de Vélez de Benaudalla, el curso actual del río Guadalfeo, la flora endémica existente en las laderas del desfiladero del río Guadalfeo, el espacio de interés natural Garganta del Guadalfeo; y la conveniencia de construir pasos de fauna bajo la autovía, respetar los drenajes naturales y observar una especial atención a los taludes y puentes por lo inestable del terreno y la posible actividad sísmica.

 

Información pública

Durante el trámite de Información Pública se presentaron alegaciones de los ayuntamientos de Vélez de Benaudalla, El Pinar y Lanjarón (Granada), de la Subdirección General de Planes y Proyectos de Infraestructuras Ferroviarias del Ministerio de Fomento, del Área de Cooperación Local de la Diputación Provincial de Granada y de la Delegación Provincial de Granada de la Junta de Andalucía. En cuanto a particulares, participaron Doña María del Mar Osuna Vargas y la Federación Andaluza de Asociaciones para la defensa de la Naturaleza (FAADN).

 

Declaración de Impacto Ambiental

El proyecto obtuvo una declaración de impacto ambiental positiva para el anteproyecto de la autovía de Granada, tramo: Ízbor-Vélez de Benaudalla en febrero del 2000, siendo condicionado el promotor a cumplir las condiciones determinadas por la Secretaría General de Medio Ambiente, además de las medidas indicadas en el Estudio de Impacto Ambiental.

Para obtener más información sobre la Declaración de Impacto Ambiental, visite la publicación:

“Declaración de Impacto Ambiental sobre el tramo de autovía Ízbor- Vélez de Benaudalla.”

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies