Mis armas (Orgullo, Miedo, Confianza)

 

¿Y cuáles son mis armas?, pensó. La respuesta llegó al instante.

 

El orgullo. Sí, se decía que era un pecado y que presagiaba la derrota, pero no podía ser cierto. El herrero se enorgullece de una buena soldadura; el pastor se enorgullece de que el lobo no se acerque al rebaño; la cocinera se enorgullece de sus tartas. Todos sentimos orgullo de que nuestra vida tenga una buena historia, una que valga la pena contar.

 

Y también tengo miedo, miedo a decepcionar a los demás; y como tengo miedo, superaré ese miedo. No dejare en evidencia a quienes me han entrenado.

 

Y tengo confianza, aunque no esté muy seguro de en qué confío.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies