MathSolver Business Model Canvas

Uno de los proyectos en los que he estado trabajando últimamente es al que denomino en clave MathSolver (tengo un nombre oficial más bonito pero me gusta mantener los orígenes). Obligado en parte por el MBA y en otra por mi mismo, he hecho un lienzo del modelo de negocio que tenía más o menos en mente. Tan sólo el haberlo hecho ya me ha hecho replantearme muchas cosas y no serán las únicas. Como pienso que la mejor forman de que crezcan las ideas es compartiéndolas, os dejo el lienzo del modelo de negocio para que lo juzguéis (pinchad sobre la imagen para ampliarla). Toda idea nueva será bienvenida.

 

Lienzo de modelo de negocio: MathSolver


Representación visual de negocios y sus clientes

Los procesos repetitivos que carecen de incertidumbre y tienen unos objetivos y unas métricas claras se consideran procesos ingenieriles que tienen toda una metodología detrás para llevarlos a cabo. Esta es la base de la pirámide en la que se sustentan las empresas. Según nos vamos acercando más a la cima de esa pirámide, donde se toma la decisiones estratégicas que afectan a toda la compañía, los procesos adquieren una mayor incertidumbre y requieren de un alto componente creativo. La ingeniería ya no vale y es necesario volver a nuestra infancia para retomar la creatividad.

Hay dos herramientas muy útiles para lo que se pueden considerar dos de los aspectos más fundamentales para la empresa: entender al cliente y desarrollar un modelo de negocio al su alrededor. Para comprender a nuestros clientes tenemos el mapa de empatía, empathy map, y para crear modelos de negocio existe el lienzo de modelos de negocio, business model canvas.

El mapa de empatía nos hace ponernos en el lugar de cliente y analizar nuestro producto o el mercado desde su punto de vista. Esta herramienta esta muy enfocada a lo que se percibe por todos los sentidos (lo que el cliente ve, oye, dice, hace o siente) además de su razonamiento interno (lo que piensa).

Empathy Map

El lienzo de modelos de negocio nos plantea preguntas globales de nuestro negocio para saber si es viable: ¿Quienes son nuestros clientes y como se segmentan? ¿Qué propuesta de valor les vamos a hacer? ¿Cómo nos vamos a relacionar con ellos? ¿Cuál va a ser nuestra distribución para llevar el producto al cliente? ¿Cuáles son nuestras actividades principales, nuestros recursos y nuestros socios? ¿Cuáles serán los gastos, dónde estarán? ¿De donde sacaremos los ingresos?

Business Model Canvas

Sólo pretendo analizar el aspecto visual de estas dos herramientas, así que si queréis entederlas mejor os recomiendo leer los post de Javier Megias, tanto el del mapa de empatía, como el del lienzo de modelos de negocio y como material complementario ver alguna de las alternativas al lienzo de modelos de negocio como los modelos de negocio de varios lados.

Es evidente que ambas herramientas, a pesar de algunas críticas constructivas, aportan una visión global muy fácil de entender y analizar. En ambas se suele trabajar de forma muy dinámica, se pegan y despegan post-its encima de los lienzos según se va avanzando en el análisis. Esto permite tener en un sólo vistazo toda la información relevante, ya sea del cliente o de nuestro modelo de negocio, y modificar aquellas partes que consideremos oportunas de forma inmediata.

Como estas herramientas sólo nos aportan una visión global de los datos más importantes los detalles pasan a un segundo plano y no se consideran. Se omiten en los lienzos para evitar que la creatividad no se vea limitada y fomentar el pensamiento lateral. El objetivo final es crear un modelo de negocio sostenible en el tiempo pero que a la vez sea lo suficientemente innovador para suponer por si mismo un valor diferencial, a la par que se ajusta a las necesidades del cliente que se han detectado. Los problemas suelen surgir cuando se ha terminado de crear el modelo de negocio, los detalles que se habían omitido al principio para fomentar la creatividad a veces son más importante de lo que podrían parecer y afectan de forma significativa a todo la estructura en que la se sostiene el modelo. Es fácil dejarse llevar por el entusiasmo de la visión a largo plazo de una idea y no ver los inconvenientes. Por ello, es importante analizar desde un puto de vista crítico el modelo una vez acabado con el objetivo de detectar estos problemas y solucionarlos. Si no se hace, tarde o temprano aparecerán, sino es en el plan de negocio será en el producto o, en el peor de los casos, cuando intentamos tener ventas.


El cambio empieza en uno mismo: desde el interior y desde el exterior.

Quiero compartir con vosotros una frase que me ha acompañado a lo largo de mi vida y qué seguirá haciendolo durante mucho tiempo:

No somos responsables de quienes somos, pero sí de quienes seremos.

Hay momentos en la vida en lo que te paras a reflexionar sobre dónde estas y hacia dónde vas. Muchas personas empiezan a compadecerse de si mismos de todas las cosas que no hicieron en el pasado y que les ha llevado a la situación actual. ERROR. No se puede cambiar el pasado, no tenemos que enfocar nuestro futuro con ejemplos pasados porque sino cometeremos los mismos errores. Tu situación actual es tan mala como quieras verla, si quieres que sea peor, encontrarás la forma fácilmente. Y lo que es más sorprendente, si quieres que sea mejor también encontrarás la forma fácilmente. Aunque lo mismo te requiere algo más de esfuerzo.

El futuro es incierto, así que tampoco hay que fijarse objetivos a largo plazo y obsesionarse con cumplirlos. La vida cambia, nuestras metas también. Es mucho más importante centrarse en el presente y en uno mismo. El cambio empieza en uno mismo: desde el interior y desde el exterior. Si queremos mejorar (¿y quién no quiere mejorar?) tenemos que cambiar como somos por dentro y para conseguirlo tenemos que ser capaces de vernos desde fuera. La autocrítica es fácil cuando se hace de forma subjetiva valorando nuestros puntos fuertes o débiles, pero muy difícil hacerlo de forma objetiva, y es de esta última forma como realmente encontraremos los pasos que queremos dar.

Gracias a nuestra empatía somos capaces de situarnos ponernos en el lugar de otra persona. Esta es una habilidad que resulta de gran utilidad. Seguro que alguna vez has visto a algún jugador de futbol meter un gol, a alguna cantante famosa en un concierto o a Steve Jobs presentando y te has imaginado en su situación, siendo todo un triunfador en la vida. Seguramente también lo hayas hecho en situaciones más cotidianas, como en tu trabajo o en clase cuando felicitan a un compañero. Pero, ¿alguna vez te has puesto en el lugar de una persona a la que has encontrado un defecto? Todos tenemos virtudes y defectos, también es importante ponerse en lugar de las personas cuando se equivocan. Al igual que cuando nos posicionamos y empatizamos con las virtudes de otro encontrando los puntos de similitud, también podemos encontrar esos puntos de similitud en los defectos. Y sabiendo los puntos que tenemos que mejorar, es todo cuestión de ser introspectivos con nosotros mismos y cambiar nuestra actitud. Se necesitan 21 días para crear un nuevo hábito o cambiar uno ya existente. Así que recuerda, no eres responsable de quien eres hoy, pero si de quién serás en 3 semanas.

Dedicado a esas grandes personas que valoran mis reflexiones y me lo recuerda de vez en cuando. Gracias.


El pensamiento lateral, un factor clave en la evolución de las ideas

La forma lógica de evolucionar las ideas es mediante un proceso racional que va mejorando la idea poco a poco, esto se conoce como el pensamiento vertical. El pensamiento lateral trata de crear nuevas vías de desarrollo para las ideas. De hecho, puede verse puede verse como un método para buscar nuevas ideas. Básicamente consiste en coger una idea y modificar alguna de sus características para crear un punto de vista diferente y desarrollar la idea con otro enfoque. A veces los cambios que se producen en las ideas hacen que estas parezcan totalmente ridículas e irreales. No por ello estas nuevas ideas deben descartarse, sino todo lo contrario, deben trabajarse y evolucionar para intentar convertirlas en una idea genial.

Me es inevitable hacer un símil del pensamiento lateral con los algoritmos evolutivos de búsqueda o incluso con la propia evolución de las especies. Las ideas pueden verse como el cromosoma de las células que detallan las características de la especie. En un grupo de trabajo todos tenemos ideas similares y vamos evolucionando estas ideas, cruzamos unas ideas con otras y nos quedamos con las más relevantes e interesantes. En la evolución ocurre algo parecido, miembros de la misma especie se cruzan para generar nuevos miembros de los que sólo sobreviven los que mejor se adaptan al entorno. La descendencia es muy similar a los padres, al igual que ocurre con el desarrollo vertical de las ideas. Sin embargo, en la evolución tenemos un proceso llamado mutación, por la cual algunos genes del cromosoma cambian aleatoriamente. Normalmente estos nuevos individuos mueren porque la mutación ha provocado malformaciones, pero a veces se genera un individuo con una característica ventajosa que da lugar a una nueva especie que remplaza a la anterior. Esto es el pensamiento lateral de la evolución, se modifica una parta de la idea por algo que puede tener o no sentido. La idea evoluciona y si es mejor que las demás las sustituirá.

Gran parte de la culpa de tener que utilizar estrategias como el pensamiento lateral para buscar ideas se debe a la forma de funcionar de la mente humana. Esta ha evolucionado a lo largo del tiempo para reconocer patrones temporales ordenados. Por ejemplo, si vemos la secuencia:

A B C D E F

automáticamente nuestra mente pondrá la siguiente letra G. Si vemos la secuencia de letras:

H I J R M N

saltará una alarma en nuestra mente que fijará nuestra atención sobre la letra R, simplemente porque no cuadra con el patrón que tenemos memorizado. Y ocurre algo curioso, si queremos saber la siguiente letra de la secuencia:

U T S R Q P O

seguramente tengamos que recorrer todo el abecedario desde la A para saber cuál es.

Comprendido esto, voy a poner un ejemplo donde sin pensamiento lateral nos llevará un buen rato encontrar una solución. Imaginaos que os dan la siguiente secuencia de piezas y os dicen que tenéis que crear un paralelogramo.

Automáticamente vuestra mente puede construir la siguiente figura:

A continuación os dan una nueva pieza:

Nuestro razonamiento será un pensamiento vertical que intentará añadir la nueva figura a la que ya tenemos. Tu cerebro no encontrará un modelo lógico donde encajar esa pieza y te parecerá tremendamente complicado. Es en este momento donde se debe aplicar el razonamiento lateral. En primer lugar tienes que dejar de ver la solución como un rectángulo, ya que el objetivo inicial era un paralelogramo. Si ahora focalizas tus esfuerzos en encontrar una solución que no sea un rectángulo tu mente empieza a ver nuevas posibilidades y a encontrar una solución que no hubiera sido posible obtener continuando con el razonamiento inicial:

Recuerda que la mejor forma de generar ideas no es continuar con las anteriores, sino modificar gran parte de su estructura base para enfocarlas de distinta manera. Lo que se llama innovación.


MBA: tercer mes. Se acabó la introducción.

Esta vez escribo un poco más tarde sobre la experiencia del MBA porque he querido esperarme a nuestro periodo residencial en los peñascales. De la que hablaré más tarde, primero voy a centrarme en lo que considero el hecho más relevante de este último mes, al menos para mí. Muy a mi pesar, una compañera ha decidido abandonar el Máster. El motivo principal de esta decisión ha sido que el MBA no le aportaba lo que ella se esperaba y ha decidido cambiarse a otro Máster que le aporte los conocimientos que realmente necesita. Desde que apareció ante mi la oportunidad de hacer el MBA también surgió la pregunta de ¿me aportará el MBA los conocimientos que necesito? ¿me servirá de algo? Tengo claro que un MBA te es muy útil porque te abre nuevas oportunidades profesionales en la empresa privada, pero ese no era mi motivo de hacer el MBA. Yo quiero aprender para intentar montar mi propia empresa y cometer menos errores o, al menos, darme cuenta cuando los cometo para rectificar lo antes posible. En cuanto a la primera pregunta, sé que a estas alturas de la vida cualquier máster te aporta lo que tu quieras que te aporte y tienes que esforzarte por extraer el conocimiento que necesitas. Así que este último mes he intentado responderme a la pregunta de si los conocimientos que estoy adquiriendo me son útiles.

Empezó el mes con la finalización de todas las asignaturas de «introducción» y el comienzo de las asignaturas que profundizan más en la materia. Como todo en esta vida hay cosas que te gustan y otras que no, y a mi alguna asignatura no me gusta nada de nada. Lo que no quiere decir que no sirvan de nada, sino todo lo contrario. Hay asignaturas que creo que tienen un gran valor para poder llevar adecuadamente la gestión de empresas o equipos, pero a mi no me han gustado y sé que nunca me dedicaré a eso. También hemos tenido una clase de una asignatura de tecnología aplicada a los negocios que, en mi caso, la mejor palabra para definirla es obsoleta. Quiero recalcar que de momento ha sido una sola clase y que es sólo mi caso particular. Cuando pasas media hora al día leyendo sobre avances tecnológicos y conceptos tecnológicos una clase de estas características siempre te va a parecer obsoleta. Si le sumas el hecho de que se trata de avances en tecnologías de la información y que mi profesión y mi curiosidad siempre me llevan a saber que hay detrás de todo ese humo propagandístico, la clase se convierte en un horror de aburrimiento.

Dentro de las nuevas asignaturas para mi ha sido totalmente una revolución la de innovación. Por simplificarlo de alguna manera, esta asignatura saca al niño que llevo dentro: pintar en cartulinas, dibujar en los apuntes (en los míos y en los del compañero de al lado), pegar post-its por todos lados y, sobre todo, volver a pensar como un niño, sin miedo a las ideas irracionales. De esta asignatura me llevo herramientas que no conocía para innovar y una importante conclusión, cuantas más personas y más diferentes sean mejores ideas se consiguen.

De la residencia en los peñascales me llevo un sabor agridulce. Creo que esta residencia esta concebida como un periodo donde los alumnos del MBA pueden conocerse mucho mejor y en este sentido la residencia ha sido un poco fiasco. Somos un grupo fantástico y nos llevamos muy bien desde el primer día, así que realmente no nos hacia mucha falta que nos obligaran a pasar tiempo juntos. Por otro lado ha sido divertida la experiencia de tener que trabajar en grupo bajo presión y la oportunidad de pasar más tiempo con los compañeros, de hecho creo que nos hemos quedado con ganas de más. En cuanto a la parte teórica de la residencia estuvo enfocada a la gestión de equipos. Parte de la teoría ya la habíamos visto antes y algunas cosas yo ya las había oído unos días antes en unas charlas para emprendedores. También me ocurrió que muchas de las recomendaciones para la gestión de equipos que se dieron ya las tenía yo claras en mi mente. Después de esas largas prácticas de la carrera con los compañeros uno aprende muchas cosas de gestión de equipos mediante la experiencia (muchas gracias compañeros).

En resumen de todo lo anterior y respondiendo a las preguntas que comento al principio, creo que la parte buena de hacer un MBA son los contactos, la experiencia que te llevas y que tienes el conocimiento necesario en un sólo lugar para aprender de gestionar y administrar una empresa o parte de ella. Sin embargo, si realmente tu vocación es crear una empresa el conocimiento lo puedes adquirir por otros medios, puede que sea más difícil pero también es cierto que resulta mucho más práctico, realista y se interioriza con mayor facilidad.


¿Quién eres o qué haces?

Cuentan de un peregrino medieval que se detuvo un dia en una cantera donde picaban piedra tres hombres. El peregrino les preguntó qué estaban haciendo.

El primero replicó:

“Estoy picando piedra”.

El segundo dijo:

“Estoy ganando el pan para mí y para mi familia”.

El tercero respondió.

“Estoy colaborando a la construcción de una catedral”.

Tres hombres haciendo lo mismo, pero el primero se siente un picador de piedras, el segundo siente que tiene que hacer ese trabajo por el bien de su familia y el tercer siente que esta haciendo algo grande, muy grande. Y tú, ¿cómo te sientes en tu vida: picando piedras, haciendo las cosas obligado por necesidad o haciendo algo grande?

La forma en la que interpretamos nuestras acciones nos condicionan. Si sientes que sólo estas picando piedras todo el día vas a llegar a casa sin fuerza, cansado, sin ánimo e incluso puede que de mal humor. Si lo haces por necesidad cuando llegues a casa seguirás sintiéndote igual de cansado pero, al menos, durante un rato del día, se te escapara una sonrisa porque ves que tu trabajo sirve para algo. Pero el que esta haciendo algo grande, tiene una sonrisa todo el día y cuando llega a casa se siente lleno de vitalidad y de fuerza para hacer otras cosas que también le llenan.

Pero no bases tu vida en que tienes que tener una catedral, porque vivirás estresado por conseguirla y cuando la tengas tendrás miedo de perderla. Tampoco bases tu vida en tener que hacer una catedral, porque vivirás estresado y cansado. Tener como objetivo en la vida estar haciendo catedrales tampoco te llenará, vivirás en una rutina y tu vida será anodina. Vive siendo el hombre que hace hoy hace catedrales. No mires más allá del presente, tu vida sucede ahora y tienes que sentir el presente, la gran persona que eres y las grandes cosas que estas haciendo ahora.

Todo este post ha sido gracias a una reflexión que nos plantearon en unas charlas de Tetuan Valley.


Trabajo Virtual

Hoy hemos asistido a una conferencia sobre trabajo virtual en la EOI. La conferencia ha sido impartida por Elena Sanchez y Guillermo García de Global Place.

Por si alguien no lo tiene claro, el trabajo virtual se define como «el trabajo a distancia por medios tecnológicos«. Antes de escuchar a nadie experto en el tema del trabajo virtual siempre he considerado que muchas personas son capaces de gestionar muy bien su tiempo si se les deja la libertad suficiente para hacerlo. Consiguiendo con esta autogestión una optimización de su tiempo de trabajo, lo que se traduce en productividad, además de una mejor conciliación de su vida personal y profesional. Sin olvidar otros factores como son la flexibilidad o la motivación, aunque este último pueda tener efectos positivos o negativos. Positivos en el sentido de que con el trabajo virtual nadie llega tarde a trabajar por un atasco o un metro que no llega, pero también negativo para las personas que necesitan estar rodeados físicamente de personas para no sentirse deprimidos. Por supuesto también tiene ventajas para la empresa que cuenta con trabajadores virtuales, no sólo por el hecho de que son más productivos, sino por el ahorro de costes que supone reducir el espacio físico en las oficinas. Aunque hay que tener en cuenta que no todos los trabajos puede llevarse a cabo de forma virtual, aunque cada día estemos más cerca de ello. Esta era mi intuición en cuanto al trabajo virtual y hoy unos profesionales me lo han confirmado.

Desde el punto de vista del empresario el trabajo virtual puede suponer un problema por la sensación de falta de control sobre el trabajador y el miedo a que este se descontrole y deje de ser un recurso útil para la empresa. Pero realmente este problema existe esté el trabajador en la empresa o no, cuando ocurre en la empresa es lo que se conoce como absentismo presencial. La última vez que hubo un absentismo presencial en masa en medio mundo fue el día que google homenajeó al pacman. Una persona que gestiona recursos humanos será capaz de saber el rendimiento de su equipo independientemente de si se encuentra en la oficina o trabajando desde casa. Si bien es cierto que hoy en día existen multitud de herramientas para tener medidas objetivas de productividad, como por ejemplo las que miden el tiempo que el trabajador pasa usando una aplicación u otra, y que estas herramientas no se podrían instalar en el ordenador que tiene en casa el trabajador. Lo cierto es que en el fondo este tipo de medidas acumulan un gran error para medir la productividad de una persona. Es mucho mejor usar objetivos. Un trabajador que cumple con sus objetivos es productivo, uno que no lo hace no lo es. En temas de informática el ejemplo es muy claro, no se puede medir lo bueno que es un programador por las líneas de código que es capaz de escribir al día de media. Los programadores malos escriben muchas líneas de código, con muchos errores, mientras que los buenos lo hacen todo en pocas líneas, más eficientes y sin fallos. Así que porque una persona pase mucho tiempo en el chat no significa que no sea productivo, lo mismo esta discutiendo algo sobre el trabajo que tiene que hacer (no sería la primera vez que una conversación por Internet me soluciona un problema de trabajo).

Para que el trabajo, virtual o no, funcione es necesaria una confianza del jefe en sus trabajadores y que los trabajadores se vean involucrados en la empresa y sepan los objetivos de esta. Además de una metodología de trabajo bien definida, que en el caso del trabajo virtual tendrá que incluir las herramientas de comunicación tecnológicas necesarias. Sin embargo, en el trabajo virtual las oficinas de la empresas no deben ser puestos de trabajo, sino un entorno donde establecer relaciones sociales y comunicaciones personales. Es decir, las oficinas deben eliminar todo lo relativo al trabajo, porque ya no son el lugar donde se realiza, y deben fomentar todos aquellos elementos que se pierden en el trabajo virtual. En las empresas de Silicon Valley esta forma de trabajar esta de moda y las fotos de las oficinas siempre están llenas de espacios lúdicos con futbolines, sofás, mesas de pin pong, toboganes, … donde los trabajadores pueden relacionarse de forma amena., o trabajar en ambientes agradables si fuera necesario.

Al trabajo virtual solo le veo un problema: no es viable en startups que están empezando. Si algo caracteriza a las startups es el ambiente de trabajo. Las oficinas son un entorno de creatividad donde todos los trabajadores aportan sus ideas y conocimiento en la empresa, donde la comunicación entre empleados es vital y por tanto ha de darse en persona.


Internet se cae. ¿Adiós a nuestros derechos? #SOPA #LeySidne #PIPA

¿Has buscado algo hoy en google? ¿Te ha dado por buscar un artículo en la wikipedia en inglés, o la de español? ¿Has notado algo raro, como si hubiera una mosca en tu #SOPA? Lo mismo deberías pasarte por Reedit a ver que pasa. ¿Tampoco? ¿Y barrapunto?

¿Qué es eso de #SOPA?

Si tienes dudas es mejor que consultes los enlaces de antes, yo sólo haré un ligerísimo resumen. Básicamente consiste en poder cerrar webs que enlazan contenido con derechos de autor saltándose los tribunales. Adiós a la presunción de inocencia. Tranquilo, si no eres de Estados Unidos también podrán bloquearte. Y sino por aquí tenemos la #LeySidne que es algo parecido. Para que te hagas una idea de lo que puede llegar a ser esta ley y la diferencia de trato que va a haber entre las personas lee este post: http://www.elultimoblog.com/este-post-tiene-copyright-y-enlazarlo-cuesta-5000-euros/

Para mi #SOPA representa el miedo del poder político ante la libertad del ciudadano en Internet. Esa libertad que ha creado grandes negocios, que ha movilizado a países enteros. En estos tiempos de crisis Internet es ese descontrol de las masas autoorganizadas que los líderes políticos no son capaces de evitar lo que ha originado SOPA. Los políticos viven con miedo al poder del pueblo e intentan paliarlo con leyes de control propias de la esclavitud. Estas leyes tiene un impacto directo sobre las empresas, ya que muchos modelos de negocio no valdrán para nada con estas leyes, no porque sean ilegales sino porque será increíblemente sencillo para unos pocos cerrar webs sin necesidad de presentar pruebas de un delito. De ahí la gran movilización que esta habiendo en estos momentos. Pero objetivo de estas leyes no creo que fueran las empresas, eran los ciudadanos. Intenta parar el gran poder y libertad que están adquiriendo gracias a Internet.

De lo que no se dan cuenta es que leyes como SOPA no van a parar al pueblo. Cuando se trata de programas informáticos, nadie puede escapar al conocimiento de millones de personas luchando por sus derechos. Si existe una forma de cerrar webs mediante la modificación de los registros DNS, existen otras formas de saltarse esta restricción. De hecho existe desde dos días después de la gran difusión que se dio a SOPA. Las leyes son mucho más lentas que la tecnología creada por millones de ciudadanos que quieren mantener sus derechos.


La universidad huye del talento

«Fuga de talentos. Los cerebros se van de España»

Esta frase ya parece un eco repetitivo que se escucha de fondo en todo el país. Es un problema y muy serio, pero que se ve paliado mientras se sigan generando «talentos». Pero parece ser que queremos a toda costa que no haya ningún tipo de talento en este país. El tener un título se ha convertido en un requisito imprescindible para tener un trabajo «digno». Las universidades han visto el negocio y han transformado la enseñanza en una competición por ganar el mayor número de estudiantes donde ya no importa la calidad de los mismos. El nivel en la universidad baja, porque ¿cómo es posible que haya tanto suspenso? Nadie es capaz de justificar la respuesta a esta pregunta y evitan que se repita una y otra vez después de cada examen. Ahora aprobar es mucho más sencillo. De la universidad ya no salen personas con un gran conocimiento sino personas con un título que las acredita como aptas para trabajar. Los títulos ya no valen tanto en el mercado. Los salarios de los titulados bajan. Inevitable, es la ley de la oferta y la demanda. El talento ahora ya no es tan fácil de encontrar entre tanto diploma. Las empresas se quejan que los titulados no salen preparados. Normal.

¿Y qué hay de los profesores universitarios? Desde mi experiencia he conocido a dos tipos de profesores. Personas que por vocación han escogido investigar y enseñar, y que tienen un gran talento. A estas personas el salario era lo de menos, son buenos en lo que hacen, disfrutan haciendolo. Y luego esta el otro tipo de profesores, que bien por la comodidad de trabajar en la universidad sin dar un palo a agua o porque sencillamente no valen para trabajar en una empresa privada, se creen capaces de transmitir el conocimiento que no tienen a alumnos. Nunca escucharéis a nadie decir que es profesor en la universidad por lo que se gana. Antes daba para vivir, ahora les bajan el sueldo. ¿Conocéis esa bajada de sueldo que en estos últimos años esta siendo habitual en los funcionarios? Pues si eres profesor de universidad, funcionario o no, se te aplica. Cada día hay más alumnos en últimos años de carrera ganando más que sus profesores (al menos esto es así en las carreras técnicas). ¿Tiene sentido? y si a ese factor le sumas el hecho de que los recién titulados tienen unos salarios de risa, ¿tiene aún más sentido?

¿Qué pasará con los profesores? La situación no parece sostenible. Los que no valen seguirán en la universidad porque no tienen donde irse, pero ¿y la gente que vale? Esos profesores a los que se les escucha anonadados mientras dan clase porque nos están descubriendo un mundo de conocimiento totalmente nuevo. Muchos ya se han ido. Otros muchos, ya están pensando donde irse en un par de años. De aquí a unos años sólo quedarán buenos profesores que estén en la fase final de su carrera. Estamos avocados a erradicar cualquier resquicio de buenos profesores en la universidad. Ya no existe motivación para los buenos investigadores y docentes a trabajar en la universidad. Además, la política se está encargando de que esto continúe así durante mucho tiempo. No hablo solo de la política del gobierno, sino también del esquema jerárquico que se ha establecido en la universidad. Del que no voy a hablar hoy porque daría para un par de libros.

La gente con talento y vocación seguirá investigando y desarrollando sus ideas. Por muy difícil que se lo pongan ellos encontrarán la forma, y el lugar para hacerlo. Para los que no creen o no apuestan por el conocimiento, el progreso y la innovación, a todos esas personas sólo os diré que da igual que luchéis porque el mundo no cambie y siga como esta. Hay gente con vocación, ganas y talento suficiente para logra que el mundo siga avanzando. Ir en contra del avance sólo os dejará atrás en el camino.

No es el talento el que huye de este país, es este país el que huye del talento.


El [no] éxito de Google+

En mi anterior entrada he hablado de cuando lanzar el producto al mercado y no he podido evitar acordarme de google+ para analizar su lanzamiento. También me he acordado de aquel April fool’s day cuando google anunció su email gratuito con un 1 giga de capacidad, gmail. Lo que se suponía que era una broma (nadie ofrecia cuentas de correo con más de 20 megas por aquella época) acabo siendo todo un éxito. A diferencia del caso de google+, en aquélla época no se esperaba tanto de google, su producto era innovador y ofrecía un valor añadido que lo destacaba sobre la competencia. El lanzamiento de gmail causó gran impacto, mientras que google+ llegaba tarde, no ofrecía a los usuarios las funcionalidades de otros productos ya en el mercado y google ahora es tan grande que se esperaba mucho más de la compañía.

Google+ es un producto técnicamente muy bueno, con una orientación clara a hacerla la vida más fácil al usuario (gran usabilidad), pero que en el momento de su lanzamiento las expectitivas eran tan altas que el usuario no valoraba en su justa medida el valor añadido. No causó impacto entre los usuarios y estos no tenían la necesidad de usarlo porque otras herramientas (facebook) satisfacían sus necesidades mucho mejor. En apenas unos meses algunos lo consideran el último gran fracaso de la compañía. Hasta que google hace poco decidió cambiar las reglas del juego.

¿Qué es lo que ha pasado con google+ para salir del fracaso donde le habían encasillado? Ahora las páginas de empresa de google+ y los perfiles de los usuarios salen como resultados en el buscador (si han dado permiso para ello). Para una empresa tener una página en google+ seguramente no le va a reportar más visitas pero no tenerla le va a hacer perderlas. Así que ahora estar en google+ es una necesidad para las empresas y ya que están allí aprovecharan para poner el mismo contenido que ya hacen con su página en facebook o su perfil de twitter.

A pesar de esta nueva estrategia, mi opinión personal es que google+ salió demasiado pronto. No era un producto lo suficientemente maduro. El impacto que hubiera tenido saliendo con las características que ahora tiene no le hubiera puesto en la cuerda floja como estaba hasta hace poco.

Otra cosa son las consecuencias negativas para el buscador por incluir a google+ entre sus resultados y no a otras redes sociales.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies