El cambio empieza en uno mismo: desde el interior y desde el exterior.

Quiero compartir con vosotros una frase que me ha acompañado a lo largo de mi vida y qué seguirá haciendolo durante mucho tiempo:

No somos responsables de quienes somos, pero sí de quienes seremos.

Hay momentos en la vida en lo que te paras a reflexionar sobre dónde estas y hacia dónde vas. Muchas personas empiezan a compadecerse de si mismos de todas las cosas que no hicieron en el pasado y que les ha llevado a la situación actual. ERROR. No se puede cambiar el pasado, no tenemos que enfocar nuestro futuro con ejemplos pasados porque sino cometeremos los mismos errores. Tu situación actual es tan mala como quieras verla, si quieres que sea peor, encontrarás la forma fácilmente. Y lo que es más sorprendente, si quieres que sea mejor también encontrarás la forma fácilmente. Aunque lo mismo te requiere algo más de esfuerzo.

El futuro es incierto, así que tampoco hay que fijarse objetivos a largo plazo y obsesionarse con cumplirlos. La vida cambia, nuestras metas también. Es mucho más importante centrarse en el presente y en uno mismo. El cambio empieza en uno mismo: desde el interior y desde el exterior. Si queremos mejorar (¿y quién no quiere mejorar?) tenemos que cambiar como somos por dentro y para conseguirlo tenemos que ser capaces de vernos desde fuera. La autocrítica es fácil cuando se hace de forma subjetiva valorando nuestros puntos fuertes o débiles, pero muy difícil hacerlo de forma objetiva, y es de esta última forma como realmente encontraremos los pasos que queremos dar.

Gracias a nuestra empatía somos capaces de situarnos ponernos en el lugar de otra persona. Esta es una habilidad que resulta de gran utilidad. Seguro que alguna vez has visto a algún jugador de futbol meter un gol, a alguna cantante famosa en un concierto o a Steve Jobs presentando y te has imaginado en su situación, siendo todo un triunfador en la vida. Seguramente también lo hayas hecho en situaciones más cotidianas, como en tu trabajo o en clase cuando felicitan a un compañero. Pero, ¿alguna vez te has puesto en el lugar de una persona a la que has encontrado un defecto? Todos tenemos virtudes y defectos, también es importante ponerse en lugar de las personas cuando se equivocan. Al igual que cuando nos posicionamos y empatizamos con las virtudes de otro encontrando los puntos de similitud, también podemos encontrar esos puntos de similitud en los defectos. Y sabiendo los puntos que tenemos que mejorar, es todo cuestión de ser introspectivos con nosotros mismos y cambiar nuestra actitud. Se necesitan 21 días para crear un nuevo hábito o cambiar uno ya existente. Así que recuerda, no eres responsable de quien eres hoy, pero si de quién serás en 3 semanas.

Dedicado a esas grandes personas que valoran mis reflexiones y me lo recuerda de vez en cuando. Gracias.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies