¿Cómo crear una empresa de base tecnológica?

Basándome en la experiencia adquirida con comaware y en todos los artículos que he leído de otros emprendedores, hoy tengo bastante cómo debería ser el proceso para crear una empresa de base tecnológica.

0. Tener una idea

El paso previo a cualquier empresa es tener una idea que podamos llevar a cabo. Da igual si la idea es demasiado o poco ambiciosa, si puede ser rentable o no, si cubre una necesidad o no, si ya existe algo parecido o no, … En esta fase no se aceptan pegas, todas las ideas son buenas. Seguramente la empresa que acabe surgiendo de esta idea no será como te la imaginas en este momento, así que no te preocupes. Tener una idea y ganas de llevarla a cabo es sólo el comienzo.

1. Analizar la idea comercialmente

Un paso previo a poner en marcha nuestra idea es analizar comercialmente si puede ser rentable. Saber qué posibilidades puede tener la idea en el mercado y tener una ligera noción de como explotar la idea comercialmente. Lo que se pretende en esta primera etapa es madurar la idea desde un punto de vista más comercial. Esto nos ayudará a investigar sobre nuestros posibles clientes, sus necesidades y cómo debe ser el producto que creemos para ellos.

2. Crear un pequeño prototipo de la idea

De la teoría a la práctica pueda haber un mundo entero. Lo mejor para conocer como va a aceptar el mercado tu idea es creando el prototipo muy básico con la  funcionalidad mínima y enseñarlo a personas de confianza para que te den su opinión. Habrá a personas que le guste y a otras que no, pero lo más importante es que ya tienes a un grupo de personas que te van a aportar ideas. De todas ellas quédate con las más relevantes y las que más cercanas estén a tu objetivo como futura empresa. Deja apuntadas las ideas más ambiciosas para cuando ya esté la empresa en marcha, descarta todas las que se alejen de tus objetivos y desarrolla aquellas más relevantes que puedas incluir en tu prototipo en poco tiempo.

3. Convertir la idea en un plan de negocio

Aunque estemos tentados por seguir evolucionando el prototipo no hay que demorarse en exceso en hacer el plan de negocio. Aquí vamos a situarnos más en contexto del mercado: tenemos que tener claro cuál va a ser el producto que vamos a ofrecer al mercado, cómo lo vamos a desarrollar, con qué recursos, cual va a ser nuestra estrategia de marketing y, en definitiva, todo los aspectos que contiene un plan de negocio.

4. Desarrollar un prototipo comercial

El siguiente paso sería crear el primer prototipo comercial. Aún no es el producto final que tenemos en nuestro plan de negocio pero es un producto que se puede empezar a comercializar y, lo más importante, que se puede enseñar a posibles inversores. Los inversores van a ser muy reacios a invertir en tu empresa si no vas a ser capaz de generar ingresos desde el día 0 de vida de la empresa.

5. Buscar financiación y hacer networking

Seguramente hayas pasado más un año hasta tener un plan de negocio y un prototipo. Pero si has llegado hasta aquí, enhorabuena, pero ahora viene la parte menos técnica y que más te puede costar si tu formación es únicamente tecnológica. Te recomiendo que a estas alturas hayas conseguido reunir a un equipo multidisciplinar que apoye tu idea, esto hará el camino más fácil. Si no es así, entonces tendrás más participación en la empresa cuando consigas inversores.

Muevete por todos los eventos de emprededores y de financiación para empresas que conozcas. Enseña tu prototipo, te ayudará a captar la atención y te seguirán aportando ideas desde otro punto de vista. Si tu idea vende, tarde o temprano encontrarás gente que la apoye (también económicamente).

6. Poner el marcha el plan de negocio

Cuando encuentres financiación irás lanzado. Ahora tienes plazos que cumplir y a alguien a quien tienes que rendir cuentas porque te ha apoyado económicamente. Esfuerzate en reunir un buen equipo de trabajo, dedica el tiempo y los recursos que sean necesarios. Vais a ser pocos en la empresa, así que procura que todos sean buenos y se involucren en la empresa. Cedeles parte de la empresa si es necesario.

7. ¿Suerte?

No existe un plan que te asegure a triunfar. Unos dicen que es cosa de suerte, otros dicen que es trabajo y perseverancia. Lo mejor es que te centres en desarrollar tu plan de negocio, en adaptarlo a las necesidades futuras y a aprovechar las oportunidades. Si sale bien enhorabuena y si no sale bien habrás aprendido, así que vuelve a empezar que la próxima vez lo harás mejor.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies