Avenidas fluviales: De Londres a España

Durante estos días vemos en sucesivos partes informativos la situación existente de desbordamientos de ríos, tanto en Inglaterra como en España. Si analizamos detenidamente estas situaciones de catástrofes observaremos como las causas de estos acontecimientos pueden deberse a varios factores: Cambio climático, superpoblación (los datos de población mundial crecen exponencialmente año a año de forma que la gente ocupa zonas que antes no habitaba), los datos hidrometeorológicos que tenemos (no existen datos de otras catástrofes con los que referenciarnos debido a que, si han ocurrido en otra ocasión, fue hace siglos, cuando no existía registro alguno de los mismos) etc.

Ante estos acontecimientos extraordinarios la mente humana se hace varias preguntas: ¿Podía haberse evitado?, ¿Cuál es la causa principal que motiva todo esto?, ¿Se ha actuado correctamente ante esta situación de emergencia?…

La naturaleza es extraordinaria y en ocasiones actúa de forma contundente para recordarnos que aunque el hombre transforme el mundo ella siempre tiene, más tarde o más temprano, la última palabra. Por ello, es labor primordial entender este concepto y tratar de convivir con él de forma sostenible.

 

 

Para una correcta prevención de estas catástrofes es necesaria una correcta planificación previa mediante el estudio de zonas de inundación o mediante el estudio de obras en el terreno que traten de minimizar sus efectos. Es cierto que en ocasiones estos estudios fallan debido a la escasez de datos o a la mala interpretación de los mismos. Sin embargo, con ellos se reduce o minimiza el riesgo o los daños de este tipo de acontecimientos de forma muy notable. Con esta planificación previa los escenarios que observamos durante estos días en Londres o en algunos de los ríos españoles seguramente podrían haberse reducido al máximo.

 

 

Desglose de indemnizaciones años 2011/2012 - Fuente: Consorcio de compensación de seguros

 

El concepto de prevención y planificación previa a las catástrofes no es un concepto que únicamente debe interesar a la administración pública. Las aseguradoras y más concretamente el consorcio de compensación de seguros desembolsan millones de euros al año en compensación por catástrofes naturales de todo tipo, desembolso que podría verse mitigado considerablemente con una prevención y planificación previa adecuada ante estos acontecimientos.

Mediante los términos prevención y planificación no se pretende únicamente adelantarse al problema sino que también se intenta actuar de la forma más efectiva ante la aparición de esa situación de emergencia, minimizando al máximo las pérdidas tanto humanas como materiales y sabiendo que algunos daños, aunque sean mínimos, van a ser irremediables.

En definitiva, mediante este tipo de estudios y planificaciones podremos adelantarnos a los acontecimientos, evitando posibles desastres, saber actuar ante ellos e, incluso, aprovecharlos para otros fines como el aprovechamiento energético o como recurso (energético, abastecimiento…).

Fuente de interés: http://www.consorseguros.es/web/c/document_library/get_file?uuid=d7f3f206-6516-4aa2-8882-a76465e8224e&groupId=10124

 

Javier Gutiérrez Merino – Alumno Máster en Ingeniería y Gestión del Agua (MAGUA) en la Escuela de Organización Industrial (Madrid)

Evaluación de recursos hídricos


Desalación “Made in Spain” en el mundo

El concepto de desalación no es un término acuñado en el siglo XX o XXI. Ya en la antigüedad, los antiguos marineros griegos y alquimistas persas utilizaban medios de desalación evaporando agua de mar mediante destiladores alimentados por la radiación solar. En oriente medio ya se utilizaba el petróleo y sus derivados (recurso abundante y barato) para evaporar agua de mar y así conseguir otro recurso más importante: el agua.

Quizás la desalación como término no fue inventado a finales del siglo XX pero sí fue la época en el que su desarrollo fue más destacable. El progreso que se ha producido durante este último siglo ha conseguido cosas como que aproximadamente un millón de personas puedan ser abastecidas mediante agua desalada en Londres o que Australia disponga en Adelaida de una desaladora capaz de producir 300.000 m3 de agua al día. Verdaderas fábricas detrás de las que se encuentran empresas españolas.

Multinacionales españolas como Acciona (con su filial Acciona Agua), Sacyr Vallehermoso (Sadyt), Ferrovial (Cadagua) o FCC (Aqualia) son líderes mundiales en este sector.  La innovación y el hecho de ser pioneros en este sector allá por los años 60 en algunas zonas de España nos está reportando beneficios en la actualidad. Quizás otras actuaciones como la de fomentar la desalación frente a los trasvases propiciaron un mayor crecimiento y desarrollo de esta industria en España.

La experiencia es un punto a favor y en la concesión de obra a través de concursos se exigen en muchas ocasiones referencias técnicas o hechos probados de que tu proyecto va a funcionar. Por ello, las empresas españolas tienen esta ventaja competitiva ya que cuentan con una larga experiencia desarrollada y contrastada, o bien en España (con una capacidad aproximadamente 3 millones de m3 al día), o bien en otros países de la viabilidad y sostenibilidad de sus proyectos.

Tal vez el único punto en el que España debería mejorar en este sentido es en el de la inversión, desarrollo e innovación de tecnologías de tratamiento del agua (membranas de ósmosis inversa), sectores en el que las empresas americanas, algunas europeas y japonesas son líderes en el sector.

Interior de tubo de OI con membranas filtrantes

Planta desaladora de Torrevieja, una de las más eficientes energéticamente del mundo

 

España y sus empresas han hecho grandes avances principalmente en lo referente al ahorro energético del proceso y aplicación de energías renovables en la desalación. Algunas de las empresas han conseguido una reutilización de hasta el 85% de la energía utilizada en el proceso. Sin embargo, el hecho de ser líderes en el sector implica diseñar, desarrollar, fabricar, instalar y explotar el ciclo completo de la desalación, reto que aún está por conseguir pero en el que nuestro país se está aproximando.

 

Para el progreso en este sector también debemos considerar un aspecto fundamental: el precio final del agua desalada para el consumidor. Este concepto es esencial para el futuro de la desalación y todos los progresos que se consigan en este sentido (ahorro energético en el proceso de desalinización, inversión inicial…) contribuirán de forma muy notable a la expansión de esta industria y a la contribución a que España se afiance como una de las tres potencias mundiales en este sector.

 

Javier Gutiérrez Merino – Alumno Máster en Ingeniería y Gestión del agua (MAGUA) en la Escuela de Organización Industrial (Madrid)

Gestión de Aguas Potables

 


¡Hola mundo!

Te damos la bienvenida a Blogs EOI. Este es tu primer artículo. Edítalo o bórralo… ¡y comienza a publicar!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies