KIT de herramientas para la innovación

Durante la segunda mitad del año 2011 desde el Dpto. de Innovación y Creatividad en la Gestión Empresarial hemos iniciado un proyecto que hemos denominado “Kit de herramientas para la innovación” que tiene como objetivo fundamental:

– Dotar de técnicas, metodologías y experiencias de creatividad e innovación al profesorado de EOI, sea cual sea su materia, para reforzar su formación profesional en este campo y que puedan incorporarlo a su docencia.

Durante estos últimos meses hemos iniciado este kit de herramientas con dos seminarios que han tenido un éxito total desde el punto de vista de convocatoria y calidad de los ponentes, todos de primera fila nacional o internacional. En ambos casos hemos llenado el aforo y hemos retransmitido en streaming para la gente que se ha quedado fuera pudiera verlo. Agradeceros a las personas que estuvisteis vuestra asistencia.

Os adjunto los vídeos de las dos actividades

EL Método KAOS PILOT .Paul Natorp.

Entrevista a Paul Natorp

Seminario El Método Kaos Pilot

Jornada de Innovación

AsierBasterretxea(neuos)Plataforma-I

David Díez (www.neuronilla.com)

Franc Ponti (www.francponti.com)

Rafael Arbide (Profesor Emérito de EOI)

El año que viene os invito a participar de los nuevos seminarios que tengamos y trabajar para seguir posicionando eoi como referente en la formación de creatividad e Innovación en el ámbito empresarial.


Cloud o no cloud

Logo R

El otro día coincidí en el cumpleaños de una amiga de mi hija con uno de los fundadores de StackOps , una distribución de OpenStack “ready to use”. Una iniciativa muy interesante y que les está funcionando. Un día antes, me había llegado un informe de OpenStack escrito por OVUM, así que me acerqué a hablar con él.

En seguida surgió el proyecto de simulación. ¿Cómo os va? Y le conté un poco nuestra idea. El proyecto era inabarcable en un solo año, así que lo hemos dividido en trozos, y este año nos vamos a centrar en la pedagogía, en crear un interfaz open source que nos permita cambiar el uso que le damos en el aula, pasando de ser un módulo más a un complemento de los demás módulos.

La duda es qué tecnología usar. Y no es algo sencillo. Tenemos claro que queremos Open Source, y necesitamos encontrar las tecnologías que funcionan juntas.

Así que tenemos bastantes opciones que parecen interesantes pero que tenemos que revisar si funcionarán juntas:

Así que estábamos discutiendo si Java o no, si J2EE, si Apache Gerónimo tiene sentido en este contexto y si se podría utilizar ese código en una aplicación descargable, si la versión descargable debería ser diferente o la misma que utiliza Gerónimo y todo lo que implica, cómo se haría la gestión de ambas plataformas…

La pregunta que me hizo Arturo (de casta le viene al galgo) fue: “¿Por qué no lo dejáis completamente online? No hace falta tener una versión offline, el mercado va hacia la nube…”

Y con la duda estoy,


Open Source y software propietario

Estamos dando los últimos pasos para lanzar un pliego en el departamento. Básicamente queremos que nos programen un simulador para nosotros, que utilice los mismos entornos que utilizamos en la escuela, y podamos integrarlo mejor en el aula.

Podemos decir que hemos pasado un año investigando, haber preguntado a todo hijo de vecino qué hacía en este mundillo, y tras mucho pensar hemos llegado a la conclusión de que necesitamos una herramienta nueva porque lo que nosotros queremos hacer no se parece a lo que hay en el mercado. Además, si vas a utilizarlo a diestro y siniestro,  tampoco es plan gastarse todo el dinero en licencias anuales.

Así que nos hemos puesto a pensar qué queremos hacer y hemos llegado a un modelo más o menos complicado con el que vamos a trabajar. Nos queda por supuesto elegir proveedor, en un proceso público más o menos complicado, y para ello hay que preparar una memoria técnica de un pliego que saldrá, si todo sale bien, en breve. Lo más complicado ya lo hemos hecho; con el modelo hicimos un ejercicio para pensar qué es lo que podíamos pedir y cómo, el perfil del oferente que necesitamos para que el proyecto tenga éxito, y nos falta ir puliendo el detalle.  El primero, quizás, es la licencia de uso. Si nos hacen un desarrollo, la propiedad intelectual será nuestra, y podemos hacer lo que queramos con el código, así que tenemos que decidir qué queremos hacer.

Podríamos decir que un simulador consta de tres partes: el motor de simulación, una capa superior que permite interactuar con el usuario, y una capa todavía superior que me permite generar modelos para poder utilizarlos. EOI no está en el negocio de vender software, y además ha hecho una apuesta firme y decisiva por los contenidos abiertos, así que el FLOSS parece una opción bastante obvia para cualquier cosa que desarrolle.

Si soy un usuario y tengo que elegir entre un software propietario y uno open source, la alternativa puede ser más o menos clara. Digamos que tendré que estudiar primero si tengo toda la funcionalidad que necesito y a qué precio; segundo, cuanto me cuesta el mantenimiento y soporte y en qué condiciones lo consigo; y tercero quién me puede adaptar el programa a lo que yo necesito. Lo metemos en una coctelera y nos sale el coste de la solución, que podrá ser mejor o peor para las distintas soluciones dependiendo de mis necesidades y lo que me ofrezca el mercado.

Imaginemos ahora que quiero hacerme un simulador de negocios rompedor. Un paso adelante en el mercado:

  1. Vamos a cambiar la forma de usarlo en clase, pensando en que se convertirá en una parte fundamental de la clase y no una accesoria.
  2. Vamos a incluir más personas en la gestión y evaluación, porque queremos que sea un elemento integrador dentro de los programas, para lo que el profesor y tutor tendrán que tomar parte.
  3. Incluso estamos pensando en cambiar la tecnología que utilizamos para simular porque nos da valor.

Juntamos todo eso, hacemos un cálculo sencillo, y nos sale un equipo de 5-6 personas que van a estar trabajando en todo esto durante unos años. Multiplica por el coste de personal, y nos vamos a gastar unos cuantos miles de euros.  Y luego resulta que lo vamos a poner a disposición del público, y aquí aparecen las diferencias. Con la documentación es fácil, se publica con licencia no comercial y damos acceso a los alumnos, pero no a otras escuelas de negocio que puedan competir con nosotros. Limpio y claro.
En el caso de la programación no es tan claro. Para empezar tenemos más clientes que antes:

  1. Los alumnos que van a usar este simulador.
  2. Los profesores que van a dar clase con este simulador en EOI
  3. Nosotros mismos, que vamos a utilizarla en clase

Y pensemos en los nuevos clientes que aparecerán si publicamos el código como Open Source.

  1. Los profesores que habiendo usado el programa en EOI quieran dar clase con el mismo en otros programas (digamos que no compiten con nosotros)
  2. Empresas que den cursos con simulación (que hay varias, y trabajamos con ellas), que tampoco compiten con nosotros directamente pero que se podrían ocupar el espacio de determinados cursos cortos al utilizar nuestro simulador
  3. Otras escuelas, academias, universidades, que quieran usar nuestro simulador, en competencia directa con nosotros.
  4. Cualquier que quiera utilizarlo para aprender.

Así que lo primero es mirar qué opciones tenemos dentro de las licencias libres, no vaya a ser que alguien haya pensado en ello. Bendita Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Software_libre_y_de_c%C3%B3digo_abierto), que nos dice cuáles son las cuatro libertades del software libre:

Las libertades 1 y 3 requieren acceso al código fuente porque estudiar y modificar software sin su código fuente es muy poco viable.

 


Modelando la sostenibilidad

Alegoría de la cavenraImagina una escuela de negocios que quisiese enseñar de verdad ética y respeto al medioambiente. ¿Ya? Seguro que se te ha ocurrido algún nombre asociado a una cátedra de RSC o bien con alguna publicación sobre la ética empresarial, incluso una conocida escuela americana que hace un juramento hipocrático.

Ahora imagina a un alumno de esa escuela. ¿Disonancia cognitiva? Seguro. Los alumnos de las escuelas de negocio prestigiosas de verdad (de las que salen entre las cien primeras del mundo), no suelen tener un perfil muy ético y responsable (nada más hay que ver cuántos de los que nos han metido en esta crisis tenían uno de estos MBA de “prestigio”)

A mí se me ocurre que el problema está en el marco cognitivo de lo que se enseña en los MBA. Finanzas con salsa, casi podríamos decir. En ese marco, hay determinados valores que son los que se respira, una concepción del éxito personal y profesional, un esquema de valores donde los beneficios son fundamentalmente – casi exclusivamente – económicos. Se habla mucho del profesional responsable, autónomo, capaz de tomar sus propias decisiones, pero es un personaje que no vive más que una parte de la realidad, la que se hace desde el punto de vista del profesiona. Ser un profesional sólo es un aspecto de nuestras vidas, que nos ocupa un tercio del tiempo, y entre semana. Si queremos esas cualidades en el profesional, en la empresa, tenemos que pensar en una concepción más amplia de lo que representa el trabajo, la sociedad o el mundo para nosotros. Y tenemos prisa, no parece que tengamos todo el tiempo del mundo para decidirnos.

Ahora imaginemos una escuela que se tome estos temas en serio de verdad. Una escuela así tendría que buscar una forma de cambiar el marketing social por responsabilidad individual. ¿Cómo hacerlo? Pues casi seguro que no con una charla. Las charlas sobre ética y RSC habitualmente se convierten en recetas de productividad. Quizás se podría utilizar a filósofos para abrir la mente de los alumnos, pero ya desde la caverna de Platón se sabe que el que intenta eso acaba apaleado, así que tenemos que buscar otra vía. Lo que queremos es que actúen diferente, crear un nuevo marco conceptual desde el que ver el mundo de forma diferente, y que las decisiones tengan en cuenta nuevas variables, una visión de conjunto más integradora. Si con esto conseguimos que un porcentaje pequeño cambie, la siguiente vez será más fácil.

Este miércoles 19 hablamos del esfuerzo que estamos haciendo en EOI para cambiar las reglas, usando el juego (la simulación), la acción (el proyecto), para cambiar actitudes mientras se aprenden aptitudes:

Modelando la sostenibilidad: http://www.eoi.es/portal/guest/evento/1780/modelando-la-sostenibilidad


¿Está el cliente sobrevalorado?

Estamos trabajando en la definición de un simulador específico de EOI. Queremos hacer algo diferente, con el sello, el ADN, de EOI, para lo que hemos empezado con entrevistas a profesores, directores y alumnos sobre cuáles son las expectativas.
El resultado, sólo por eso, ya merece la pena. El conocimiento que hay en la escuela es increíble, los perfiles de los entrevistados son tan altos que se aprende solo con sentarse con ellos a escuchar (a aprender) sobre su visión del negocio y cómo debe presentarse al alumno.

¿Se puede hacer algo diferente en el mercado de la simulación empresarial? Yo creo que sí:

– Presentando un modelo de negocio que represente la realidad tal y cómo se enseña desde EOI. Un modelo es una simplificación de la realidad, y como tal la elección de qué forma parte del modelo presenta qué nos parece importante de la realidad.
– Esta realidad es, para nosotros, sostenible. La sostenibilidad es parte de los valores de EOI, valores que promueven una economía socialmente comprometida, medioambientalmente respetuosa y financieramente responsable.
– Estará indudablemente relacionada con el aula (física y virtual). No se trata de sustituir lo que tenemos, sino de crear un nuevo espacio que utilice la simulación como complemento pedagógico. Sigue habiendo espacio para todo, incluídos aquellos simuladores que ahora mismo usa la escuela y que están diseñados de forma diferente.
– Introduciremos algunos elementos de la educación expandida en el simulador. El aprendizaje, y la simulación es un ejemplo, no acaba en el aula.
– Y, si es posible, lo haremos utilizando el software libre y habilitando modelos de negocio compatibles con nuestros desarrollos y que utilicen la simulación.

La pregunta que surge es, ¿tiene el cliente la respuesta para el diseño? Nosotros tenemos tres clientes, los alumnos, los profesores, y la institución que está apostando por la simulación como herramienta pedagógica. Los tres grupos tienen muy claro lo que quieren y tienen unas expectativas de cómo hacerlo y qué es lo importante.

Por lo que digo, parece claro que estamos orientados a cliente. Queremos resolver un problema del cliente, y les hemos puesto en el centro. Sin embargo, no estoy del todo convencido de que la orientación al cliente sea el último paso en la cadena de la innovación. Para mí, más bien es el primer paso.  El cliente es consciente de lo que quiere, pero no es un experto, así que se le puede preguntar lo que quiere y llegar a conocer las necesidades que identifica, pero, ¿es capaz de identificar necesidades ocultas? ¿es capaz de visualizar ese océano azul de la innovación disruptiva?

Estoy convencido de que si Apple, Google o Facebook hubiesen preguntado a los usuarios que era exáctamente lo que querían, no tendríamos muchas de las innovaciones que han aparecido en los últimos años. Y, sin embargo, el cliente es lo único que importa, el que consume, paga, disfruta, habla. Quizás la orientación al cliente sea un concepto interesante, pero haya que pensar en un entorno más sostenible, en el que no sólo el cliente que compra, sino el potencial,  el pasado y el cliente futuro, sean parte del proceso de creación de valor.

 

 


Seminario: Rediseño del entorno de aprendizaje: herramientas digitales para una nueva ecología de la enseñanza

Se habla mucho de los cambios en la educación, y en particular del advenimiento del e-learning y del aprendizaje expandido.

En EOI hemos hecho una apuesta importante por el juego, la simulación, como herramienta de aprendizaje. No es una apuesta al azar, es el convencimiento de que la educación debe evolucionar hacia algo nuevo, que nos permitirá enseñar mejor lo que ya enseñamos y, además, enseñar nuevas cosas que los modelos tradicionales no permiten.

Para compartir algunas de estas ideas, hemos preparado un seminario en el que queremos compartir experiencias y reflexiones desde distintos ámbitos, tanto académicos como de empresas, sobre esta evolución, las posibilidades de la formación online, y los retos a los que se enfrenta.

Es de entrada gratuita, pero requiere de inscripción. Os esperamos allí.

http://www.eoi.es/portal/guest/evento/1555/seminario-rediseno-del-entorno-de-aprendizaje-herramientas-digitales-para-una-nueva-ecologia-de-la-ensenanza


100% renovables para el 2050?

Según el informe “The Energy Report: 100% renewable energy by 2050”, presentado recientemente por WWF parece posible y necesario conseguir el objetivo de producir el 100% de la energía mediante fuentes renovables en el 2050.

El estudio incluye el análisis realizado por ECOFYS, una prestigiosa consultora internacional especializada en el área energética, donde se muestra que es técnicamente posible llegar a un 100% energías renovables en el año 2050.

Sin embargo, para ello hay que enfrentar grandes retos, tanto tecnológicos como sociales, ambientales, económicos y políticos.

Desde el punto de vista técnico, los factores más significativos son la reducción de la demanda (aumentando la eficiencia energética y reduciendo el derroche de energía) y la potenciación del uso de la electricidad y el calor, que son los tipos de energía que más fácilmente se pueden generar mediante fuentes renovables (esto conlleva, por ejemplo, la adopción de vehículos eléctricos y la mejora de las redes eléctricas para permitir este cambio).

Más allá de los aspectos tecnológicos, es necesario hacer cambios en nuestra manera de vivir: reducir el consumo de proteínas animales en los países desarrollados, reducir la distancia de transporte de alimentos y productos, cambiar los patrones de movilidad, aumentado el uso del transporte público, etc.

Llegar a un futuro renovable 100% requiere repensar nuestros actuales sistemas financieros y reforzar la cooperación internacional hasta unos niveles sin precedentes

Según el estudio, las claves para llegar a este ambicioso objetivo son:


Gamificación y formación

La gamificación (del inglés gamification) es una palabra de moda. “El uso de técnicas propias de los juegos para aplicaciones que no lo son”, dice la Wikipedia. Para abrir boca, Google está colaborando con Recyclebank, una empresa que utiliza algunas de estas técnicas para que los usuarios tengan un comportamiento más verde, para cambiar sus conductas convirtiendo algo pesado como reciclar, cerrar el grifo, comprar productos locales, ir en transporte público, en algo divertido. Al mismo tiempo, el año pasado invirtió 100 millones de dólares en una empresa de juegos sociales. Por lo que parece, funciona. Las páginas web que han utilizado estas técnicas consiguen aumentar el número de visitas, fidelizar los clientes, conseguir que participen más activamente, y en general, que se sientan más identificados con el producto. Que yo sepa, en España los pioneros son Brainsins, una startup que ha llegado justo a tiempo para aprovecharse de la creatividad española para destacar en un mercado en expansión, que según M2 consulting va a pasar de 100 millones este año a unos impresionantes 1600 millones en 2016.

Aprender es divertido, lo hacemos todo el rato, y nos encanta. Conocemos (de memoria) infinidad de fechas, personas, acciones, cálculos, etc., sobre las cosas que nos gustan. No es extraño que alguien que nunca fue capaz de acordarse de una fecha en clase de historia sea capaz de decirte la alineación completa de su equipo en aquella final de copa del año nosequé. Y sin embargo, la mayoría de los niños odian el colegio, y luchamos para mantener la atención de los alumnos en las clases normales, sobre todo de aquellos que están acostumbrados a la multitarea, pero en general de todos los alumnos. En algunos medios, como el online, el resultado es un porcentaje abusivo de absentismo.

Pirámide de retención en aprendizaje
Pirámide de retención en aprendizaje

Por ello, la educación es probablemente uno de los entornos donde la gamificación tiene más sentido.  Porque se aprende el 90% de lo que se hace, frente al 10% de lo que se lee. Un 900% más de aprendizaje, y una retención casi perfecta. Y encima lo podemos hacer disfrutando. En una escuela de negocio, esto es algo fundamental, porque además aprendemos mal, aprendemos conocimientos, pero nos falta el aprender a hacer, a ser. No basta con analizar y conocer, también hay que ejecutar, y para eso no enseñan las clases ni los casos. Como dijo Jan L.A. van de Spenscheu, “En teoría, no hay diferencia entre teoría y práctica. Pero en la práctica, sí que la hay”. Es lo que está intentando “Quest to learn”, una nueva escuela que utiliza la gamificación para aumentar el vínculo del alumno con el aprendizaje y con la vida real.

La gamificación consigue aumentar el reconocimiento de marca y la fidelidad a la misma, al mismo tiempo que mejora el vínculo del usuario. En páginas web, esto se traduce en conseguir que el usuario vuelva más, haga más cosas, haga más comentarios, termine lo que hace. Es lo que ha conseguido Nike+ con los deportistas, o Foursquare con los usuarios que le cuentan dónde están, o Nintendo con la Wii Fit. Las técnicas son conocidas:

–        Puntos

–        Medallas

–        Niveles

–        Tablas de clasificación

Lo conocemos todos, es la dinámica que se utiliza en las competiciones en la escuela, en los Boy Scouts, incluso en el camino de Santiago (por algo recopilamos sellos mientras lo hacemos). Lo interesante del tema es que se espera un crecimiento del 150% anual de este mercado, no se conoce todavía todas las técnicas y detalles de cómo funciona, y se necesita mucha creatividad para no aburrir al usuario con cientos de puntuaciones, como está pasando con las tarjetas de viajero frecuente. Si estamos dispuestos a trabajar en un entorno internacional, aprovechemos la notoria creatividad española para posicionarnos ahora que aún tenemos tiempo de participar de los primeros trozos del pastel.

“Es muy fácil hacer un mal juego”
Gartner: Feb 2011. CIO things to do this year

Referencias:

http://en.wikipedia.org/wiki/Gamification

Tbe gamification summit 2011 M2 Research presentation from M2 Research

http://gamification.co/2011/04/07/school-is-fun-when-you-quest-to-learn/
Nick van Dam en su libro “The e-Learning Fieldbook”


Creando SOSTENIBILIDAD en la empresa

Si bien existe consenso general con el concepto de sostenibilidad, no está tan claro porqué introducir la sostenibilidad en las estrategias empresariales: ¿por cuestiones éticas, para cumplir con la legislación, como oportunidad de negocio?

Muchas empresas creen que la creación de sotenibilidad requiere a las compañías sacrificar beneficios en favor del bienestar general. Para que la sostenibilidad vaya introduciéndose en la empresa es necesario que conlleve creación de valor.

Una empresa tiene que dar resultados a corto plazo pero generar expectativas de crecimiento para el futuro . Así mismo, debe mantener sus herramientas y capacidades internas pero estar abiertas a nuevas perspectivas, modelos y tecnologías. Yuxtaponiendo estas dimensiones, se crea una matriz con cuatro componentes básicos para creación de valor:

creando sostenibilidad 1

De la matriz, surgen los cuatro componentes que sustentan la creación de valor en la empresa:reducción de costes y riesgos, reputacion y legitimidad en la sociedad, capacidad de innovar (además de producir los productos del presente estar buscando la creación de los productos del futuro para asegurar la prosperidad de la empresa a largo plazo) y creación de expectativas de crecimiento.

Hay lecciones aprendidas muy claras de cómo olvidar alguno de los componentes pued poner en riesgo la viabilidad de una empresa. Entre ellos, se puede citar el caso de Kodak, que no se implicó en la investigación y en la fotografía digital; las compañías de internet, que se centraron en los negocios del futuro sin atender al presente o las compañías de alimentación que usaban transgénicos, que pusieron el foco en mejorar los procesos internos sin tener en cuenta la opinión de los consumidores

Al igual que la creación de valor en la empresa, la sostenibilidad es un reto multidimensional, verse en la siguiente figura:

creando sostenibildad 2

Algunos de los factores que están conduciendo a la sostenibildad en la actualidad son:

  • Aumento de la industrialización, competencia por el consumo de materiales y generación excesiva de residuos.
  • Relevancia de las asociaciones, ONGs, etc. unido a las TICs que hacen que la sociedad supervise y demande mejore prácticas medioambientales, lo que obliga a las empresas a funcionar de una manera transparente.
  • Nuevas tecnologías, que transforman la manera de hacer las cosas. Entre ellas, las renovables y las tecnología de información y comunicaciones (TICs), que permiten llegar a la población pobre al ser descentralizadas y no requerir redes.
  • Aumento de población y de la desigualdades económicas, con todos los problemas asociados de migraciones, ect.

Para introducir la sostenibilidad, las empresas están:

  • Optimizando los procesos industriales: reduciendo residuos y materias primas y usando criterios de ecoeficiencia. Es muy significativo el ejemplo de 3M, que redujo sus residuos en un 50% entre 1975 y 1990, aumentando sus beneficios.
  • Aumentando los niveles de transparencia. Para ello hay que ampliar las fronteras de la organización, incluyendo el ciclo completo de vida del proyecto, desde las materias primas hasta la gestión de los residuos e integrando de una manera constructiva la opinión pública. Como resultado, aumenta la legitimidad y reputación de la empresa.
  • Desarrollando nuevas tecnologías limpias, esencial para empresas con gran dependencia de combustibles fósiles, recursos naturales o materias primas tóxicas y/o peligrosas. Además de reducir con las nuevas tecnologías el impacto ambiental, aumenta la confianza de la sociedad. Por otra parte, la transformación interna permite el desarrollo y explotación de nuevos mercados.
  • Creando valor mediante la respuesta a las necesidades de la base de la población con menos recursos para mejorar la distribución de la riqueza. El objetivo es avanzar hacia una forma más inclusiva de capitalismo, que llegue a la parte inferior de la pirámide económica, ayudando a abrir caminos para el crecimiento en mercados inicialmente no viables. Oir la voz de los pobres puede ser fuente de creatividad e innovación. Las compañías que consigan esto, tendrán acceso a mercados de gran escala y alcance.

El reto para las empresas es decidir cómo iniciar el camino hacia la sostenibilidad. En este sentido, la ruta a seguir sería la siguiente:

  1. Diagnosis: analizando la situación de la compañía en los cuatro cuadrantes: una situación desequilibrada refleja pérdida de oportunidades.
  2. Asesoramiento en oportunidades, como cambios tecnológicos y creación de mercados en base de la pirámide económica. Actualmente las nuevas tecnologías se están desarrollando en pequeñas empresas subcapitalizadas y los experimentos de negocios en zonas pobres se están llevando a cabo por ONGs. Para ello, se recomienda a las empresas trabajar con socios poco habituales, para innovar.
  3. Implementación, para lo que es recomendable realizar varias iniciativas pequeñas (en lugar de una grande), valorar los resultados, pero con metodologías alejadas de las tradicionales, ya que no darán beneficios a corto plazo, y crear un fondo económico y una organización separada de la empresa.
  4. Enfocar el crecimiento de la empresa en aumentar el beneficio de los productos existentes es importante, pero sería un error no aprovechar las oportunidades ligadas a las nuevas tecnologías y los mercados emergentes, que darán oportunidades en el futuro.

Un ejemplo de cómo una compañía puede crecer y aumentar su valor integrando la sostenibilidad es el de Rico, como puede verse en el artículo “De la obligación a la oportunidad: hacia el crecimiento económico medioambiental y sostenible” (http://www.interempresas.net/Equipamiento_oficinas/Articulos/49151-De-obligacion-a-oportunidad-hacia-crecimiento-economico-medioambiental-y-sostenible.html).

(Las mayor parte de ideas anteriores están basadas en el artículo “Creating sustainable value“, de Stuart L. Hart and Mark B. Milstei, cuyo link os adjunto por si queréis profundizar en el tema)


Estoy harto de la Innovación

Utopic _usMuchas veces la solución a nuestros problemas está tan cerca que no la vemos. Se habla de innovación en todos los sitios como una de las principales soluciones a los problemas de nuestra economía y la empresa. Las empresas que más innovan son aquellas en las que sus directivos/as tienen un firme convencimiento. Innovan con o sin apoyo porque entienden que la innovación es parte del ADN de su empresa. Pero hasta ahora la gran mayoría de los empresarios y especialmente los de las pymes, no sienten esa atracción a innovar, incluso sienten cierta saturación al escuchar la palabra.

Desde mi punto de vista  la clave del éxito está en que el directivo y empresario entienda la innovación como algo propio, pero no se está consiguiendo. Quizá en un país con un porcentaje de pymes del 99,88 por ciento y principalmente del sector servicios y comercio el discursos de la I+D+i es confuso y lejano.

Por mi experiencia la apuesta por la creatividad y la innovación es más experiencial que intelectual, está implicada la emoción más que la razón (alguien que va a innovar si se para fríamente a pensar no lo hace, las posibilidades de fracasar son mayores que las de triunfar). Hay un componente del entorno que influye de forma determinante, si veo que otros lo hacen en mi entorno cercano yo también lo hago, si mis competidores no lo hacen yo tampoco.

Es curioso pero en los foros y redes internacionales de innovación en los que participo cuando defino a España como un país innovador siempre percibo entre los colegas de otros países cierto escepticismo, pero cuando digo que somos un país creativo todo el mundo está de acuerdo. Nuestro empresario más valorado dentro y fuera de España, que aparece en el top ten de los hombres más ricos del mundo, Amancio Ortega, pertenece al sector de las industrias creativas.

En este post quiero reclamar más atención al sector creativo como uno de los sectores que puede ser motor de nuestra economía y que además tiene la peculiaridad de hacer mejores a otros sectores. Tener diseñadores/as, publicitarios/as, comunicadores/as, expertos/as audiovisuales, desarrolladores/as de software de calidad…. hace mejores a las empresas de cualquier sector.

En el pasado 2010 he dirigido 4 cursos a profesionales de este sector desde la eoi. Estos profesionales necesitan formación empresarial  (suelen ser buenos técnicos con carencias de gestión), políticas públicas potentes de apoyo (hasta el momento residuales o inexistentes),  entendimiento de su negocio por las entidades financieras y capital riesgo  (necesitan crecer, pero tiene dificultades de acceso a la financiación por la naturaleza de su actividad…).

En plena crisis en la ciudad de Madrid están surgiendo plataformas  promovidas y orientadas al sector creativo: StudioBanana,  Hub Madrid, Utopic_us, Off limits …  Son algunas de ellas, pero hay más. Todas, hasta donde conozco, creadas desde la iniciativa privada. Transmiten una frescura, independencia y unas ganas de transformación contagiosa. Acogen a empresas o profesionales. Encuentras a gente que proviene de multinacionales o profesionales autónomos. Personas que han decidido ser sus propios jefes con buena formación, idiomas, altamente tecnológicos. Estos espacios son foco de atracción de talento de fuera, paradójico cuando estamos escuchando noticias de fuga de cerebros…  Espero que este post sume a corroborar la evidencia y que se apueste por el sector creativo de forma clara porque es otro camino de ser innovadores.

Recomiendo leer el excelente trabajo que ha desarrollado la eoi  sobre industrias creativas.

Juan Pastor Bustamante

Director de departamento de creatividad e innovación en la gestión empresarial



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies