¿Amor o amistad: Filantropía o Responsabilidad Social?

En el foro sobre Gestión Integral comentaba lo siguiente.: “considero que la RS no es filantropía, aunque puede serlo según la circunstancia, sin embargo estimo que Filantropía si es RS”, se me pidió entonces que expusiera con más detalle la tesis de que la filantropía es RS.

Investigando al respecto, me he dado cuenta de mi equivocación en este planteamiento, aunque es cierto que en esencia ambas persiguen un mismo objetivo central: Mejoramiento continuo de la sociedad, desde la óptica de que  ningún concepto está separado del otro, ya que lo único que los diferencia son las actividades  que realizan y su campo de acción; sin embargo en un momento dado tendrán que interrelacionarse con fines a lograr la meta común. Específicamente a este punto me refería cuando hacia mi planteamiento, sin embargo no es correcto decir que filantropía es RS, porque ambos términos aunque convergen en algunos puntos en otros son muy diferentes:

La Filantropía, por ejemplo,  pretende construir una sociedad más justa y equitativa, en la cual todas las personas tengan las mismas posibilidades de desarrollo.

La Responsabilidad Social, por su parte, persigue propiciar la acción socialmente responsable con la finalidad de contribuir al bien común y al desarrollo sostenible, logrando en las empresas un nuevo valor y generando una mayor rentabilidad.

Por tanto; la RS no es una cultura de la filantropía, ya que no se persigue que las empresas se conviertan en obras de beneficencia, estas están concebidas para ser rentables. Lo que si deben hacer las empresas es adoptar una postura activa y responsable en torno al impacto de sus operaciones.

Esta iniciativa obedece a una forma de hacer negocios que le garantiza mayor sostenibilidad y crecimiento económico a lo largo del tiempo a la empresa, ya que con asumir este rol las empresas juegan un papel protagónico a favor del Desarrollo Sostenible, es decir, a favor del equilibrio entre el crecimiento económico, el bienestar social y el aprovechamiento de los recursos naturales y el medio ambiente. Este equilibrio es vital para la operación de los negocios. Las empresas deben pasar a formar parte activa de la solución de los retos que tenemos como sociedad, por su propio interés de tener un entorno más estable y próspero y dejar de una vez y por todas de ser parte del problema.

Filantropía y RS, presentan una gran similitud, desde el punto de vista de sus historias vitales, ya que se desarrollan en un mismo escenario y tiempo, por lo que este parecido demanda un gran esfuerzo para distinguirlas; suele generar confusión, ya que fácilmente se les puede llegar a considerar como idénticas. Es por esta similitud que nace el tema de este post, porque me llamó la atención la relación que existe entre la definición de la filantropía enfocada al amor por la humanidad, lo que de inmediato me llevó a pensar que la RS entonces, por su definición,  tiene con la humanidad una relación de amistad, ahora bien ¿Qué es mejor amor o amistad? ¿Cuál es preferible? Según Séneca: “La amistad siempre es provechosa, el amor a veces hiere”, mientras que Jules Renard, dice: “Entre un hombre y una mujer la amistad es tan sólo una pasarela que conduce al amor”, sean ustedes los jueces.

Asimismo; aunque  el concepto de responsabilidad social de la empresa (RSE) es algo teóricamente distinto al de filantropía, pues implica diversos niveles de compromiso y responsabilidad asumidos por los dueños, gerentes o accionistas de una empresa, que pueden tener una amplia variedad de manifestaciones: desde la responsabilidad tributaria y laboral hasta la ambiental y política, también es cierto que muchos empresarios y promotores de la RSE incluyen la filantropía como parte de este concepto, existen opiniones encontradas acerca de su adecuación ya que la esencia básica de la filantropía radica en  su naturaleza voluntaria; en consecuencia, no debería ser vista como una “responsabilidad” y, menos aún, como una obligación asociada a leyes o normativas laborales y demás, aun así impera en esta iniciativa una antesala al amor total por el prójimo, que más allá de un simple compromiso se irá convirtiendo en la razón de ser de las entidades que quieran mantenerse o perpetuarse en la sociedad actual.

Ahora bien, siguiendo con el análisis, hay un término con el que algunos autores relacionan directamente a la Filantropía con RS o viceversa:

La filantropía corporativa, que no es más que la práctica consistente en donaciones realizadas por empresas con fines de lucro a través de diferentes mecanismos y formas institucionales. Esta es una práctica más arraigada en Latinoamérica, donde ambos términos –Filantropía y RSE– son frecuentemente utilizados en forma equivalente, o como parte de un mismo fenómeno social.

El propósito de las instituciones es no limitarse a la ayuda material, sino actuar sobre las condiciones en que se desenvuelve la parte beneficiaria, procurando así, remover las causas de la situación, como dice el sabio refrán: “no des pescado al hambriento, más bien dale una caña y enséñale a pescar”, por lo que se asume que la situación de desigualdad social en nuestros países y en el mundo en general, no se resuelve con dar limosnas, sino con erradicar las raíces que las sostienen.

La etapa de la filantropía empresarial, asociada a la creación de fundaciones o a la aprobación de donativos destinados a causas sociales u ONG, ya no es suficiente, e incluso puede ser vista de forma crítica por una parte de la sociedad, si es percibida con el único fin de brindar una imagen positiva o “pantalla social”. Hoy en día se exige que los compromisos de las empresas formen parte de la gestión integral de las mismas esto involucra: mejora de la calidad laboral de sus empleados, la existencia de oportunidades destinadas a personas de colectivos tradicionalmente excluidos, la adopción de tecnologías respetuosas con el medio ambiente, la mejora del servicio al cliente o socio, la transparencia en la información, el pago justo a proveedores, entre otras.

A modo de conclusión, considero que  en todo momento los actos, tanto de la Filantropía como de la Responsabilidad Social, deben guardar una relación de correspondencia con una verdadera actitud de amor; donde prime el sentido de compromiso, sensibilidad y colaboración para con las causas de inequidad que afectan a nuestras sociedades y que forman parte de nuestro entorno como si en realidad debieran permanecer inertes. En este sentido hay una frase de Martin Luther King que dice: “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”, así que los invito a que seamos entes de cambio y asumamos nuestro rol en la sociedad, recordemos que la responsabilidad social es cosa de todos.

Fuentes:

http://es.scribd.com/doc/21748279/3/LA-RS-DE-LA-FILANTROPIA-A-LA-CERTIFICACION

http://www.gestiopolis.com/canales5/rrhh/dialectico.htm

http://siteresources.worldbank.org/CGCSRLP/Resources/Que_es_RSE.pdf


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies