Cuando el nicho se te queda pequeño

A la hora de abordar el aterrizaje en cualquier sector, previo al lanzamiento de cualquier producto o servicio, deben tenerse en cuenta las siguiente premisas:

A partir de ahí, es una buena estrategia focalizarse en un nicho o tipo de cliente concreto; de eso no cabe ninguna duda; tradicionalmente, los principales jugadores de cada mercado han tratado de utilizar las técnicas del “café para todos”, sin centrar productos o servicios concretos verticalizados en derterminados tipos de cliente, con lo que consiguen un amplio abanico de consumidores o clientes “que se conforman” con la oferta servida.

A partir de estas realidades, surgen competidores que deciden apostar por valores diferenciales concretos para competir en determinados nichos o segmentos de mercado de manera vertical; de ahí, surgen estrategias basadas en la prestación de servicios low cost, entendiendo estas estrategias como aquellas que ofrecen un bajo coste de productos o servicios no a costa de bajar la calidad del producto final, sino a costa de eliminar todo aquello que no es imprescindible para el cliente objetivo… Puro Lean… eliminar todo lo que no es valorado, y centrarse en el core o en la parte magra del producto.

Ejemplos:

Y el modelo funciona… sin duda. Pero, con el paso del tiempo, ese océano azul, se convierte en rojo por las dentelladas de nuevos competidores que acuden “al olor de las sardinas”. Entonces… qué hacer para seguir creciendo? Cómo conseguimos romper la barrera del nicho o segmento seleccionado?

Aunque, según Ansoff exiten varias estrategias de crecimiento, en estos dos casos, lo tienen claro… abordemos otro segmento!! así, las dos compañías han decidido atacar el segmento totalmente contrario…. el premium! tratarán de replicar las tácticas utilizadas en su entrada en el mercado lowcost, valorizando todo aquello que el nuevo tipo de cliente desea, y conformando una propuesta de valor especial para él.

Artículo Ryanair en El Economista

Artículo Ryanair en El Economista

 

Artículo Wolfnoir en El Economista

Artículo Wolfnoir en El Economista

A priori, parece que nuevamente pueden acertar, pero siempre teniendo en cuenta que se trata de productos y estrategias distintas… por lo que tiene mucho sentido crear nuevas marcas, equipos, y métodos que no atenten contra el core principal de la marca original.

En unos meses, veremos qué tal les va, aunque la cosa apunta maneras.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies