Como el que oye llover

Es un hecho que el emprendimiento en el sector servicios está evolucionando a modelos de autoempleo; profesionales de diferentes sectores que anteriormente ocupaban un espacio en las organizaciones, pero que con los cambios en el tamaño de éstas han evolucionado a profesionales independientes que ponen en marcha proyectos puntuales facturados por horas para el tipo de empresas que antes contrataban estos prefiles.

El modelo “despacho profesional” con colaboradores puntuales se está implantando cada vez con más fuerza y está siendo muy visible en todos los programa de desarrollo de negocios en los que participamos.

Uno de los principales problemas que encuentran este tipo de emprendedores es la falta de capacidad y habilidad de control sobre las tareas que deben realizar. Antes contaba con una estructura jerárquica y un jefe que le proponía y dirigía el trabajo a desarrollar en un espacio de tiempo; ahora, necesita gestionar no sólo aquellas tareas técnicas propias de los proyectos, sino otras relacionadas con la propia gestión del negocio: asuntos comerciales, finanzas, retribución, cobros, organización interna…

Al emprendedor le falta equipo de trabajo sobre el que delegar y capacidad de resolución y gestión, lo que le lleva a convertirse en una especie de hombre orquesta, o mejor aún, un malabarista chino de aquellos que ponían un montón de platos a girar a la vez haciendo equilibrios sobre una varilla.

Entre tantas tareas, a los emprendedores les cuesta mucho dedicar el tiempo correcto a cada una de las tareas, y es muy fácil ir pegando saltos de una a otra, perdiendo eficiencia y eficacia en el desarrollo de las mismas.

A lo largo de una serie de post, vamos a intentar exponer algunas herramientas para conseguir que las tareas se desarrollen en tiempo y forma; muchas de ellas son de pura lógica, pero es como todo…. si nadie te las cuenta, para uno ni existen. Otras las conocemos gracias a nuestra colaboración con el centro de innovación educativa Educasapiens, dirigida por un exalumno de la EOI que nos enriquece y llena de ideas continuamente.

Hoy nos centraremos en las series de alta concentración.

Se trata de incrementar la productividad del tiempo empleado, focalizando tareas en un corto espacio de tiempo; así, el tiempo efectivo dedicado a esa tarea viene determinado de inicio, con lo que el emprendedor sabe que debe completarla en el espacio asignado como sea, mejorando la capacidad de ejecución y resolución en aras de finalizar el compromiso adquirido con uno mismo.

A cada espacio de tiempo definido lo denominamos serie, y vendrá seguida de un tiempo de descanso antes de abordar la siguiente microserie; según todos los estudios y experiencias, las microseries de alta concentración deben durar un máximo de 25 minutos, seguidas por un descanso de cinco minutos.

Para el éxito de las microseries, hay que considerar los siguientes aspectos:

  1. Define bien las tareas, programando, al inicio de la mañana, cuántas series vas a realizar, y qué tareas en cada una de ellas; coge tu pila de tareas del día, y divídelas en cuatro series para las próximas dos horas.
  2. Elimina todas las distracciones: aleja el móvil o silencia todas las notificaciones; haz lo mismo con las notificaciones de tu sistema operativo en el ordenador, sobre todo si las tareas requieren estar sentado enfrente.
  3. Usa un “cazaflash”: es inevitable que “se nos vaya la olla”; el mayor riesgo es acordarnos de alguna otra tarea importante que debemos resolver con urgencia; la tendencia es dejarlo todo y hacer esa llamada o contestar ese mail pendiente; hay que cambiar el chip!! ten a mano una libretita (o “cazaflash”) para apuntar esa tarea que acabas de recordar y que no se te olvide realizarla cuando toque… porque ahora no toca! estás en una serie de alta concentración. Puedes aprovechar el descanso para hacerla (piensa que está a menos de 25 minutos de distancia), o programarlo en una serie posterior.
  4. Respeta los tiempos de descanso: para que las series sean efectivas, hay que respetar los descansos de cinco minutos. prepara un cafetito, da un pequeño paseo, entra en facebook o lo que quieras, pero por favor…. vuelve!!!!!!
  5. Apóyate en otras herramientas para el control del tiempo y el incremento de la concentración: hay quien escucha música o se aislan con esos cascos de alta fidelidad; particularmente me gustan mucho dos herramientas gratuitas, pero muuuuy efectivas:

raining.fm

Quizá la propuesta de series no valga para todos los días, pero, si sigues todos estos pasos, os garantizo que en aquellas jornadas en las que no estás de humor para trabajar, o en aquellas otras en las que tienes que sacar un montón de trabajo en poco tiempo, estarás, durante las series de alta concentración “como el que oye llover”… focalizado en las tareas a resolver en el periodo, concentrado y productivo.

En breve, más trucos de productividad y gestión de tareas para “autónomos pelaos”.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies