Cambios en las Operaciones en el futuro

Después de leer un buen artículo en “The Economist” acerca de los futuros cambios en la fabricación, os resumo los puntos que a mi parecer son importantes.

En primer lugar, hay que decir que los cambios no ocurrirán de un día para otro. Ya sabemos que en el mundo de las Operaciones hay mejoras, sobre todo a partir de nuevas metodologías, pero son lentas. Henry Ford estuvo experimentando años hasta poner en marcha la producción en cadena con su Modelo T. La fabricación en cadena le permitió ahorrar pérdidas de tiempo y por tanto reducir costes.

Muchos años más tarde, los japoneses perfeccionaron la cadena de montaje con su sistema de producción JIT. Más tarde, países con bajos salarios como China o India atrajeron la producción llevándosela de los países ricos, lo que les ha convertido en la actualidad estar por ejemplo a la cabeza en producción con Estados Unidos.

En estos momentos, y como consecuencia del aumento de los costes salariales en China, algunas de sus líneas de ensamblaje están comenzando ya a emigrar a otros países con menores costes. Otra parte comenzará a volver a sus países de origen, como Estados Unidos o Europa, e incluso, Boston Consulting Group calcula que hasta el 30% de las importaciones de Estados Unidos procedentes de China volverán a su país de origen para 2020.

Estos cambios traerán como consecuencia una “nueva revolución en la fabricación industrial”. Las líneas de montaje ahora son muy eficientes pero exigen grandes economías de escala. El propio Ford lo resumió muy bien cuando dijo que los clientes podían solicitar cualquier color que quisieran siempre que fuera el negro. Los clientes actuales, sin embargo, quieren mayor variedad y a un menor tiempo, aspectos contrarios a las operaciones actuales de enviar los diseños al otro lado del mundo, esperar que devuelvan los prototipos, y después enviar el producto final a los mercados locales. En este mundo tan globalizado y cada vez más competitivo, será importante tener gran variedad de producto y corto tiempo de suministro.

Algunas ideas que están sobresaliendo para adaptarse a los nuevos tiempos son innovadoras, como mayor uso en tecnología digital. Es el caso de los software inteligentes de diseño, que aceleran el desarrollo de productos y reduce costes. Muchos de los nuevos coches a la venta en estos meses han sido producidos a partir de prototipos digitales en un simulador. El mismo software se puede utilizar como automatismos para programar máquinas y robots, cada vez más sensibles en sistemas de visión y sensores, que implica tener cadenas de producción mucho más eficientes. Cada vez más, la innovación de productos va de la mano de los avances de producción.

Otra idea innovadora es la impresión en tres dimensiones, que puede construir objetos a través de la súper posición de capas de material. Aunque es una tecnología que está aún iniciándose, ya vamos a tener impresoras 3D de alta gama que no sólo hará prototipos, sino también productos terminados, desde piezas de aviones a utensilios de cocina o implantes médicos.

Estos ejemplos y otros más, como la continua mejora de procesos, de planificación, de automatización, de virtualización, de nuevos materiales, de logística, de interacción con los clientes on line, de calidad… revolucionaran la manera de fabricación, al igual que lo hizo hace ya cien años el modelo T de Ford.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies