UNIVERSIDAD, NOVATADA, CONTRATO

Vistas las experiencias profesionales de cada uno, cada vez me queda más clara la importancia que tienen los aspectos legales y jurídicos en el desempeño de la profesión.

Esta misma mañana, comentaba con un compañero arquitecto técnico que él, en la única asignatura en la que había sacado un diez durante la carrera había sido legal, y que nunca olvidaría lo que en su día le había dicho el profesor de la materia “podrás tener más o menos conocimientos técnicos cuando salgas de aquí, pero delante de un juez, la ley es lo que vale” o algo así. Y aunque hace unos años podría estar en total desacuerdo con dicha afirmación, no me queda, después de algún tiempo, más que reconocer su importancia.

Y me gustaría incidir en el hecho de que, al menos en mi caso, al salir de la universidad no estaba ni mucho menos preparado, en cuanto a aspectos jurídicos y legales  se refiere (amén de todo lo demás), para el desempeño de la profesión (probablemente por mi falta de atención en las correspondientes asignaturas, aunque creo que no sólo). Y para ilustrar esta situación os contaré en lo que derivó el, digamos, primer encargo profesional.

Si retrocedemos unos años, y nos colocamos en la piel de un arquitecto de pueblo con la carrera recién terminada, quizá nos pueda parecer más o menos normal que, cuando un constructor amigo de la familia, y conocido de toda la vida, le propone la realización de un bloque de viviendas, no sea necesaria la firma de contrato. O al menos a mí me pareció normal, donde había un apretón de manos bastaba.

¡Pero cuánto me equivoqué!. Todos sabéis en la situación en la que ha terminado el mundo de la construcción, y mi caso no iba a ser diferente. Al principio, todo buenas intenciones. En medio, proyecto básico entregado. Al final, reclamación judicial, y a la espera de resolución andamos.

Ahora entiendo que jamás debía haber entrado en aquella situación, y que sólo la palabra y el apretón de manos no son suficientes. El contrato, aunque en determinados ambientes y/o circunstancias pueda estar mal visto, es imprescindible.

Y ya me conformo con haber aprendido no sólo algo de aspectos legales y jurídicos varios, sino que debo empezar por el principio: el contrato.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies