Al mal tiempo, buena cara (junto con ética y sentido común)

Los médicos dan las peores noticias y saben como hacerlo. Aunque nosotros no lo seamos, en nuestra vida profesional tendremos que informar y ser informados sobre muchos problemas de distinta índole. Pero por favor, como en cualquier otra de las tareas que llevamos a cabo en nuestro trabajo, usemos el sentido común y nuestros valores tanto a la hora de dar la noticia como cuando la recibamos.

Podría enumerar un montón de técnicas que podemos encontrar en Internet pero prefiero compartir contigo mi punto de vista sobre algunas de las cosas que me han llamado la atención durante los últimos años.

Como en cualquier otra reunión en la que damos una información, tenemos que prepararnos. ¿Qué quiero decir?, ¿qué quiero conseguir? y ¿cómo lo voy a hacer?. Esto no es una discusión, es un proceso en el que tengo que informar sobre algo negativo a alguien que posiblemente no estará del todo predispuesto a escucharnos.

Agradezco la sinceridad, la claridad y la franqueza. De hecho, espero que se me informe de tal manera que al terminar la reunión, posea los datos necesarios y tenga una visión global del problema. Puede que yo no sea capaz de solucionarlo, pero al menos entenderé sus causas y tendré una explicación racional, no una explosión emocional.

Como vimos durante las sesiones, daré el mensaje al principio (o en cuanto pueda) y luego pasaré a explicarlo:

Vamos por partes.

¿Has visto como el amigo George tiene un plan antes de empezar? Sabe el procedimiento que va a seguir y los pasos que va a dar, incluyendo la entrega de la carpeta.

El estilo tranquilo es primordial, nunca, pero nunca, insisto, nunca pierdas los papeles. Es posible que tengas delante a alguien más tranquilo o con más experiencia que tú y transforme la reunión en una discusión. Recuerda, sólo estamos comunicando.

Me gusta cuando dice “Usted y yo estamos aquí porque…”. Ante un problema técnico, he visto como un líder de proyecto ha aprovechado este tipo de comunicación para además de informar, empatizar y motivar, a su equipo.

¿Te has fijado como miran a los ojos? ¿Cómo mantienen un ambiente tranquilo?

¿Puede que esté subestimando el efecto positivo que el cambio puede experimentar en sus hijos?”. ¿En serio vas a decir eso?.  Por favor, usa el sentido común, ese tipo puede tener muy mala leche y perderás el control sobre la reunión.

Pero claro, podemos estar al otro lado. Ser el que escucha.

Personalmente, me gusta la franqueza, que se me explique la causa de los problemas, como se afrontaron antes situaciones parecidas y algún consejo o a quien puedo preguntar. Supongo que tendrás unos gustos parecidos.

De veras, infórmame sobre algo malo, dame toda la información sobre el problema y si es posible, alguna recomendación. Saldré de esa reunión más que motivado.

De acuerdo, hasta ahora no era muy difícil, no era un despido.

Al igual que en el anuncio, cada persona reaccionará ante la noticia de una manera, pero independientemente del caso, como siempre, seamos educados. Saquemos de la reunión toda la información que nuestros nervios nos permitan. Como decimos en mi grupo de buceo “Nunca hay que perder la dignidad”.

Finalmente, la Regla de oro de la Ética.

“Trata a los demás como querrías que te trataran a ti “

Y una canción.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies