LA RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA, MODA O CONVICCIÓN

Una empresa sostenible “es aquella que crea valor económico medioambiental y social a corto y largo plazo, contribuyendo de esa forma al aumento del bienestar y al autentico progreso de las generaciones presentes y futuras, tanto en su entorno inmediato como en el planeta”. La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es un término anglosajón que nace en los años 70 donde comenzó la preocupación por el impacto que las actividades de las empresas tienen en la sociedad. Estos impactos hacen parte de la configuración propia de cada empresa porque todas manejan stakeholders diferentes, los cuales se pueden ver afectados por su funcionamiento o actividad.
Muchos asocian la RSC como un movimiento de transformación social porque su objetivo es que “la organización logre ser viable económicamente, medioambientalmente sostenible y socialmente responsable”. Algunos otros, piensan que es preciso incorporar la RSC por asuntos de imagen (moda), exigencias de los mercados externos, por motivaciones éticas o porque mejora los márgenes de utilidades de la empresa. Este pensamiento se forma por la popularidad que tiene este término dentro del mundo empresarial globalizado. Así mismo, muchos clientes pueden llegar a tomar decisiones de compra o negocios, persuadidos por una buena gestión de la RSC por parte de las empresas.
El hecho que el RSC se convierta en una moda o en una manera de mejorar su imagen hace que se pierda su verdadero propósito con la sociedad y se desvirtúe la esencia del mismo concepto por ser esta una acción voluntaria e intrinca para con la sociedad. Por su carácter voluntario, se trata de oportunidades, no de obligaciones ni de nuevas reglas. Simplemente, se trata de una forma de añadir valor a la empresa mediante un análisis más detenido de algunos de los aspectos sociales y medioambientales de las actividades empresariales.

Para muchas empresas la Responsabilidad Social Corporativa implica la inversión de mucho dinero. Por tanto, debe convertir en un proyecto con convicción, integrado a objeto social de la empresa, debe estar plasmada en su misión, ser objetivo clave para su crecimiento y desarrollo, para convertirlo en un compromiso de los grupos de interés, con el fin de tener un gana-gana generando así el desarrollo sostenible que el entorno desea.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies