¿EL PAPEL DE LOS DIRECTIVOS EN LA CREACION DE VALOR EN LA EMPRESA?

Se puede decir que una empresa crea valor para sus accionistas cuando centra la gestión estratégica y operativa; bajo el criterio de la rentabilidad sobre el capital invertido, superior al coste de dicho capital. En otras palabras, se maximiza la riqueza de los accionistas.
La creación de valor es sumamente importante en una empresa, no solamente por ser un elemento competitivo, sino esto también se convierte en un componente de supervivencia para cualquier empresa, sea de nueva creación, en crecimiento o en pleno desarrollo.
Cuando una compañía no es capaz de generar suficiente utilidad económica no es atractiva para los inversionistas y existe la posibilidad de no subsistir, al no alcanzar su objetivo principal que es crear riqueza para el dueño o los accionistas. Los negocios que no son capaces de crear valor o que no muestran convicción en lograrlo no dan lugar a adquirir capital (mediante fondos ajenos y futuros inversionistas) necesario para financiar proyectos de crecimiento.

Los directivos de las compañías son arquitectos de la creación de valor y desempeñan un papel fundamental en el mismo, ya que son quienes direccionan hacia donde se debe avanzar la empresa para que esta creación de valor sea sostenible en el tiempo y pueda generar rentabilidad. Todas las acciones tomadas por los directivos en el corto, mediano y largo plazo tendrán consecuencias y esto se verá reflejado en su valor y en su rentabilidad. Por esta razón, es fundamental que el directivo conozca el negocio donde se desenvuelve y tenga una clara visión de sus ventajas y debilidades como empresa frente en el sector.

Para el director de una empresa es fundamental lograr credibilidad de la misma para poder generar confianza; la confianza solo se podrá consolidar si se mantiene una alineación al plan estratégico, mejoras de procesos, reconocimiento en el mercado y un buen servicio al cliente. Todo esto se logra si el director puede direccionar al personal y gestionar de manera adecuada su capital.

Así mismo, se necesita trabajar sobre una visión convincente que genere entusiasmo y energía en los empleados. Los líderes que prevén crecimiento generan entusiasmo, pero también deben definir el camino que la organización debe seguir para lograr ese crecimiento con su plan estratégico, si se utiliza un discurso vacío hacia los empleados, el director perdera el rumbo hacia los objetivos que persigue la empresa.

La labor de crear valor es sin duda una responsabilidad y un compromiso de cada uno de los miembros, pero serán los directivos quienes no permitan la “desviación entre la dirección proclamada de crecimiento futuro y la asignación de dinero, tiempo y atención, genera escepticismo acerca de la intención de ofrecer el crecimiento previsto. Por lo tanto, los líderes deberán orientar la inversión hacia las competencias básicas para aumentar la probabilidad de éxito estratégico”.

En conclusión, la creación de valor es un fin que tiene la empresa pero le compete a todo sus miembros, pero sin lugar a duda alguna el directivo o gerente tendrá la potestad para poder liderar ese fin, por ser el responsable de la gestión de talento, procesos, compartir y divulgar la cultura corporativa, colaborar a sus empleados en el aprendizaje, manejar recursos, ventas, servicio al cliente, etc. En otras palabras, los directivos son los que tienen el liderazgo para poder cumplir con el objetivo fundamental de la empresa “crear valor”.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies