CINCO CLAVES PRÁCTICAS DE MARKETING ESTRATÉGICO PARA EMPRENDEDORES

Sí, ya sé que el título es rancio, que está muy manido esto de “Los 10 factores de éxito”, “Las 5 claves milagrosas”, pero es que en este caso, las claves de las que voy a hablarte salen de los muchos programas de Creación de Empresas de EOI Escuela de Organización Industrial en los que he participado como Profesor y Mentor de Marketing y Estrategia para Emprendedores, así como Tutor/Mentor de Proyectos de Creación de Empresa. Es decir, que se trata de cinco claves eminentemente prácticas:

1. PIENSA ESTRATÉGICAMENTE:

La mayoría de emprendedores son gente de acción y además están ansiosos por poner en marcha su idea cuanto antes. El problema es que actuar antes de pensar suele tener consecuencias devastadoras más adelante. Así que antes de lanzarte a la piscina es importante que te trabajes un buen DAFO de los de toda la vida, centrándote sobre todo en la “O” y en la “F”. Las primeras (Oportunidades), suelen ser el punto de partida del proyecto y el emprendedor las suele tener bien identificadas. Ahora falta que el aprovechamiento de esas oportunidades sea sostenible, ya que sin duda no somos los únicos que las han identificado. Pero lo verdaderamente crucial son las segundas (Fortalezas), puesto que sobre ellas es sobre la que podemos construir una…

2. …¡VENTAJA COMPETITIVA!:

Como ya hemos dicho, hay otra serie de “listos” (o al menos igual que nosotros), que ya han identificado esas oportunidades, así que en cuanto vean que nos va bien las van a aprovechar también, fusilándonos de paso “nuestra” idea. Ejemplo: impresoras 3D: “Uy, qué negocio tan bueno, tengo un amigo que ha hecho un curso en EOI, ha montado la empresa y le va de cine; ¿por qué no montamos otra igual?”. Sólo hay una manera de defenderse de estos canta-mañanas oportunistas: construyendo una ventaja competitiva que les dificulte copiarnos. Esto puede ser una patente, un contrato de exclusividad con un proveedor o un cliente, un modelo de negocio imaginativo e innovador, o simplemente una marca potente con valores bien definidos e instalados en la mente de los clientes.

3. DIFERENCIACIÓN:

Se parece a lo anterior pero no es lo mismo. Si vas a lanzar un producto o servicio parecido o igual a otro que existe, no le das ningún motivo a tus potenciales clientes para elegirte frente a quienes ya se encuentran en el mercado, así que mejor ni te molestes. Busca otra idea más innovadora y diferenciada, que tenga potencial de mercado, incluso cambia de idea de negocio si hace falta, o mejor aún: revisa tu idea, dale mil vueltas y re-oriéntala hasta que la reconviertas en algo diferenciado. No importa si no es del todo lo tuyo, vas a pasar tanto tiempo en ello que pronto lo será. Desgraciadamente, el mundo del emprendimiento está plagado de fracasos que resultan del empecinamiento del emprendedor: “es que es lo único que sé me da bien”, “es lo que me gusta”, “es mi vocación”, “es para lo que he estudiado”. Aunque ya exista a paladas…

4. APUNTA Y DISPARA (Targeting) :

No se puede tener éxito en todo, o al menos en todo al mismo tiempo. Para triunfar hay que elegir, y elegir es renunciar. Trocea tu mercado (estos es “segmentar”), busca los segmentos más desatendidos, y cuando ya pienses que has identificado aquel al que te vas a dirigir, vuelve a trocearlo, escoge un nicho y olvida el resto. Si al hacer números ves que el negocio es pequeño, amplía tu área de acción, ve más allá de tu pueblo o ciudad y dirígete al país entero, a Europa, al Mundo, pero siempre manteniéndote en ese nicho, es decir dirigiéndote a tu público-objetivo con el producto o servicio que diseñaste para ellos. En Marketing es mucho más fácil triunfar siendo cabeza de ratón que cola de león, ya lo irás viendo. Más adelante ya tendrás tiempo de atacar otros nichos o segmentos. De momento conviértete en el especialista imbatible del tuyo.

5. CONVIERTE LA ESTRATEGIA EN ACCIÓN:

Coge tu DAFO y conviértelo en un CAPA, esto ya son acciones concretas que vas a realizar, aunque cuidado, no te satures: prioriza y selecciona las más importantes, sobre todo las que surgen de las Fortalezas y las Oportunidades. Desglosa esas acciones y presupuéstalas. Asigna responsables y tiempos de ejecución. Ahora ya tienes un Plan de Acción que además es estratégico, y la acción es lo que define a un emprendedor, porque emprender no va de tener grandes ideas innovadoras y creativas (que también), va fundamentalmente de convertir un sueño en una realidad palpable, rentable y por tanto duradera.

 

© Daniel Siles – Diciembre 2017.

– Profesor y Mentor de Estrategia y Marketing para emprendedores en EOI Escuela de Organización Industrial.

– Consultor, Formador y Coach en Competencias Directivas, Comerciales y de Gestión en SYNAPSIS Business & People SL.

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/danielsiles/

Twitter: @silesd


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies