Nuevos retos en la gestión del agua: Caudales ecológicos en la Confederación Hidrográfica del Duero

La Directiva 2000/60 por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas europea, introduce la obligación de realizar un complejo proceso de planificación hidrológica en todas las cuencas europeas y regula los objetivos y características del mismo. El objetivo final de esta planificación deberá ser el alcanzar en el año 2015 un buen estado de las masas de agua, superficiales y subterráneas. En España el mencionado proceso de planificación se está desarrollando con una legislación propia, si bien surgida con la inspiración de la citada Directiva, cuando no como transposición de la misma. Esta normativa se despliega a partir de la vigente Ley de Aguas y se complementa con el RPH, Reglamento de planificación hidrológica (RD 907/2007, de 6 de julio). Finalmente, la Instrucción de planificación hidrológica (IPH), regula los detalles del proceso de planificación hidrológica. La filosofía de estas normas españolas se adapta a nuestras singularidades y consiste en fundar el cumplimiento del buen estado de las masas de agua sobre la base de la aplicación de las diversas Directivas centradas en la calidad de las aguas, como la 91/271 (prevención de la contaminación puntual por aguas residuales), la 91/276 (prevención de la contaminación producida por nitratos utilizados en la agricultura), la 2006/44 (calidad de las aguas continentales que requieren protección o mejora para ser aptas para la vida de los peces) o la 2006/7 (gestión de la calidad de las aguas de baño), y en la introducción de valores regulados para los caudales circulantes por las masas de agua superficiales (caudales ecológicos). Esta regulación se extiende a cuatro aspectos diferentes: caudales mínimos, caudales máximos, crecidas generadoras de la morfología del cauce y tasa de cambio máxima de los caudales.

En el anejo 4 del Plan Hidrológico de la Confederación Hidrográfica del Duero se intenta fijar el régimen de caudales ecológicos en la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Duero (DHD). Tal y como indica la IPH, “el ámbito espacial para la caracterización del régimen de caudales ecológicos se extenderá a todas las masas de agua superficial clasificadas en la categoría de ríos o aguas de transición”. En total, se ha fijado el régimen de caudales ecológicos para todas las masa de agua de categoría río; en total 690 masas. El objetivo de un régimen de caudales ecológicos es, como dice la Instrucción de Planificación Hidrológica (IPH), que “el régimen de caudales ecológicos se establecerá de modo que permita mantener de forma sostenible la funcionalidad y estructura de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados, contribuyendo a alcanzar el buen estado o potencial ecológico en ríos o aguas de transición”. Además, añade que el régimen de caudales deberá cumplir una serie de requisitos para alcanzar los objetivos citados. Estos requisitos, que debe cumplir el régimen de caudales ecológicos que se establezca, son dos:

a)Proporcionar condiciones de hábitat adecuadas para satisfacer las necesidades de las diferentes comunidades biológicas propias de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados, mediante el mantenimiento de los procesos ecológicos y geomorfológicos necesarios para completar sus ciclos biológicos.

b)Ofrecer un patrón temporal de los caudales que permita la existencia, como máximo, de cambios leves en la estructura y composición de los ecosistemas acuáticos y hábitat asociados y permita mantener la integridad biológica del ecosistema.

También hay que tener en cuenta la prioridad en la consecución de los objetivos según sea el tipo de masa, con especial hincapié en los requerimientos ambientales de las masas de agua asociadas a ella. Así pues, tendrán prioridad en cuanto a la satisfacción de los objetivos, las masas que estén dentro de zonas protegidas, después las masas de agua naturales y, por último, las masas de agua muy modificadas. Para determinar el régimen de caudales ecológicos, se han realizado una serie de estudios específicos que tienen en cuenta los criterios y métodos que establece la IPH. El elevado número de masas de agua superficiales en la Confederación del Duero, casi 700 masas, impide realizar en el proceso en la totalidad de las masas de agua. Mientras que los estudios hidrológicos se han realizado en todas las masas, los trabajos completos (incluyendo simulaciones biológicas) se han desarrollado en un número de masas razonable, concretamente en 40 de ellas. Entre las masas de agua seleccionadas se encuentran las más significativas e, igualmente, aquellas más sensibles. Dada su extensión, la información de los estudios realizados se presenta en dos apéndices adjuntos al anejo 4. En el apéndice uno se incluye la síntesis de los caudales obtenidos por métodos hidrológicos de todas las masas de agua superficial. En el apéndice dos se incluye la síntesis de los principales análisis relativos a los caudales ecológicos en las 40 masas de agua seleccionadas. Estos análisis han consistido en la determinación de los caudales mínimos precisos desde la perspectiva hidrológica y la ecohidrológica y se ha estudiado sobre el terreno el hábitat potencial útil para la(s) especie(s) y estadios relativos a cada masa de agua para diferentes caudales circulantes en la misma; según las regulaciones de la IPH se ha obtenido el caudal mínimo adecuado desde esta perspectiva. También se han determinado los caudales máximos que pueden circular por los cauces sin menoscabo de los valores ambientales del ecosistema. El estudio se restringe a aquellas masas de agua por debajo de las grandes infraestructuras de regulación y que forman parte de cauces que son utilizados como elementos de transporte de volúmenes relevantes de agua para grandes consumidores, generalmente de regadío. Los estudios tienen igualmente una doble componente hidrológica y ecohidrológica. En relación a estos caudales máximos, se han obtenido los hidrogramas de las avenidas (de carácter ordinario), que deberían ser garantizadas en aquellas masas de agua en las que los embalses de regulación en operación las han erradicado. Estas crecidas se implementarían con una periodicidad baja y, normalmente, coincidiendo con períodos hidrológicos húmedos, y, por último, se ha estudiado la tasa de cambio máxima admisible por razones ecológicas para los caudales.

Una vez llegados a este punto, se extrapolan los resultados de estos estudios a las masas que no fueron analizadas en la cuenca. Para ello, se distinguen tres situaciones desde el punto de vista del distinto nivel de exigencia en el cumplimiento de los caudales ecológicos:

Situación 1. Gestión de los embalses: Se fijan los caudales mínimos de desembalse en valores de caudal continuo para cada mes que deberán ser respetados desde el momento de la entrada en vigor del presente PHD. También se fijan los caudales de sequía. Además, en determinadas infraestructuras, se fijarán los caudales máximos que no deben ser superados en la explotación ordinaria de los embalses. A los embalses en los que se va a fijar el régimen de caudales ecológicos, se les ha comparado con el tramo de río con muestreo hidrobiológico que se encuentra más cercano a los mismos en el sentido hacia aguas abajo. Así, el régimen de caudales ecológicos que se establecerá en cada embalse será el mismo que el de la masa simulada. Procediendo así para todos los embalses, obtendremos para cada uno de ellos, el régimen de caudales ecológicos. Esto se refleja en las tablas presentes en el Anejo 4 anteriormente citado.

Situación 2. Puntos de control especialmente relevantes. Se fijan los caudales mínimos y de sequía que siempre deberán circular por determinados puntos de control fijados en estaciones de la ROEA, en los que la Confederación  realizará un seguimiento continuado. Para fijar el régimen de caudales en estos puntos se ha procedido de manera similar a como se ha hecho en los embalses. A cada uno de estos puntos se les ha asignado uno de los 40 tramos de las masas simuladas; en concreto el más cercano, independientemente de que estuviera aguas arriba o aguas abajo del punto de control, aunque cabe indicar que, en la mayoría de los casos, estos puntos de control se encuentran ubicados en la propia masa simulada. Una vez determinadas las equivalencias, se procede igual que en el caso de los embalses y obtenemos, para cada uno de los puntos singulares, el régimen de caudales ecológicos.

Situación 3. Resto de las masas de agua de categoría río. Se fijarán caudales mínimos y de sequía a modo de recomendación. Estos valores habrán de ser tenidos en cuenta en el otorgamiento de nuevas concesiones. Al hablar del resto de masas de agua de la categoría río, nos estamos refiriendo a todas excepto las tratadas en las situaciones 1 y 2, embalses y puntos singulares respectivamente. En estas, el régimen de caudales ecológicos propuesto se ha fijado en los puntos anteriores. En las masas de agua en las que se haya hecho muestreo hidrobiológico, y pertenezcan a esta situación 3, el caudal adoptado es el de la tabla 3 “elección final de equivalencias” del anejo 4 y el caudal de sequía estará afectado por el porcentaje de la tabla 4 “equivalencias entre el Q HPU 50% y el Q HPU 25 % o caudal de sequía”. En el resto de masas de agua de la categoría río, se propone como régimen de caudales ecológicos el correspondiente al caudal básico (Qbas) en cada una de ellas. Se ha optado por este caudal porque es el que resulta más común en la decisión final de equivalencia en la comparación entre los caudales hidrobiológicos con los hidrológicos. Además, en los casos en los que ese Qbas o X*Q25 dé lugar a aportaciones muy pequeñas, entendidas éstas como menores del 5% de la aportación natural anual de la propia masa, se ajusta a un caudal mínimo del 5% de la aportación natural. Para estimar el régimen de caudales de sequía, se va a suponer que es la misma proporción para todas las masas. Este valor está en torno al 50 %. Por tanto, el caudal de sequía será la mitad que el caudal mínimo propuesto.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios ( 5 )

بخاری

Nuevos retos en la gestión del agua: Caudales ecológicos en la Confederación Hidrográfica del Duero

بخاری enviado el 05/12/18 10:59

مبدل اندروید

Nuevos retos en la gestión del agua: Caudales ecológicos en la Confederación Hidrográfica del Duero

مبدل اندروید enviado el 17/12/18 12:49

123movies.com

Nuevos retos en la gestión del agua: Caudales ecológicos en la Confederación Hidrográfica del Duero

123movies.com enviado el 20/12/18 10:48

บริษัทรับสร้างบ้าน

Nuevos retos en la gestión del agua: Caudales ecológicos en la Confederación Hidrográfica del Duero

บริษัทรับสร้างบ้าน enviado el 26/12/18 08:41

افزایش فالوور اینستاگرام ارزان

Nuevos retos en la gestión del agua: Caudales ecológicos en la Confederación Hidrográfica del Duero

افزایش فالوور اینستاگرام ارزان enviado el 28/12/18 12:01

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies