Nuevos retos en la gestión del agua: Caudales ecológicos en la Confederación Hidrográfica del Duero

La Directiva 2000/60 por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas europea, introduce la obligación de realizar un complejo proceso de planificación hidrológica en todas las cuencas europeas y regula los objetivos y características del mismo. El objetivo final de esta planificación deberá ser el alcanzar en el año 2015 un buen estado de las masas de agua, superficiales y subterráneas. En España el mencionado proceso de planificación se está desarrollando con una legislación propia, si bien surgida con la inspiración de la citada Directiva, cuando no como transposición de la misma. Esta normativa se despliega a partir de la vigente Ley de Aguas y se complementa con el RPH, Reglamento de planificación hidrológica (RD 907/2007, de 6 de julio). Finalmente, la Instrucción de planificación hidrológica (IPH), regula los detalles del proceso de planificación hidrológica. La filosofía de estas normas españolas se adapta a nuestras singularidades y consiste en fundar el cumplimiento del buen estado de las masas de agua sobre la base de la aplicación de las diversas Directivas centradas en la calidad de las aguas, como la 91/271 (prevención de la contaminación puntual por aguas residuales), la 91/276 (prevención de la contaminación producida por nitratos utilizados en la agricultura), la 2006/44 (calidad de las aguas continentales que requieren protección o mejora para ser aptas para la vida de los peces) o la 2006/7 (gestión de la calidad de las aguas de baño), y en la introducción de valores regulados para los caudales circulantes por las masas de agua superficiales (caudales ecológicos). Esta regulación se extiende a cuatro aspectos diferentes: caudales mínimos, caudales máximos, crecidas generadoras de la morfología del cauce y tasa de cambio máxima de los caudales.

En el anejo 4 del Plan Hidrológico de la Confederación Hidrográfica del Duero se intenta fijar el régimen de caudales ecológicos en la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Duero (DHD). Tal y como indica la IPH, “el ámbito espacial para la caracterización del régimen de caudales ecológicos se extenderá a todas las masas de agua superficial clasificadas en la categoría de ríos o aguas de transición”. En total, se ha fijado el régimen de caudales ecológicos para todas las masa de agua de categoría río; en total 690 masas. El objetivo de un régimen de caudales ecológicos es, como dice la Instrucción de Planificación Hidrológica (IPH), que “el régimen de caudales ecológicos se establecerá de modo que permita mantener de forma sostenible la funcionalidad y estructura de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados, contribuyendo a alcanzar el buen estado o potencial ecológico en ríos o aguas de transición”. Además, añade que el régimen de caudales deberá cumplir una serie de requisitos para alcanzar los objetivos citados. Estos requisitos, que debe cumplir el régimen de caudales ecológicos que se establezca, son dos:

a)Proporcionar condiciones de hábitat adecuadas para satisfacer las necesidades de las diferentes comunidades biológicas propias de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados, mediante el mantenimiento de los procesos ecológicos y geomorfológicos necesarios para completar sus ciclos biológicos.

b)Ofrecer un patrón temporal de los caudales que permita la existencia, como máximo, de cambios leves en la estructura y composición de los ecosistemas acuáticos y hábitat asociados y permita mantener la integridad biológica del ecosistema.

También hay que tener en cuenta la prioridad en la consecución de los objetivos según sea el tipo de masa, con especial hincapié en los requerimientos ambientales de las masas de agua asociadas a ella. Así pues, tendrán prioridad en cuanto a la satisfacción de los objetivos, las masas que estén dentro de zonas protegidas, después las masas de agua naturales y, por último, las masas de agua muy modificadas. Para determinar el régimen de caudales ecológicos, se han realizado una serie de estudios específicos que tienen en cuenta los criterios y métodos que establece la IPH. El elevado número de masas de agua superficiales en la Confederación del Duero, casi 700 masas, impide realizar en el proceso en la totalidad de las masas de agua. Mientras que los estudios hidrológicos se han realizado en todas las masas, los trabajos completos (incluyendo simulaciones biológicas) se han desarrollado en un número de masas razonable, concretamente en 40 de ellas. Entre las masas de agua seleccionadas se encuentran las más significativas e, igualmente, aquellas más sensibles. Dada su extensión, la información de los estudios realizados se presenta en dos apéndices adjuntos al anejo 4. En el apéndice uno se incluye la síntesis de los caudales obtenidos por métodos hidrológicos de todas las masas de agua superficial. En el apéndice dos se incluye la síntesis de los principales análisis relativos a los caudales ecológicos en las 40 masas de agua seleccionadas. Estos análisis han consistido en la determinación de los caudales mínimos precisos desde la perspectiva hidrológica y la ecohidrológica y se ha estudiado sobre el terreno el hábitat potencial útil para la(s) especie(s) y estadios relativos a cada masa de agua para diferentes caudales circulantes en la misma; según las regulaciones de la IPH se ha obtenido el caudal mínimo adecuado desde esta perspectiva. También se han determinado los caudales máximos que pueden circular por los cauces sin menoscabo de los valores ambientales del ecosistema. El estudio se restringe a aquellas masas de agua por debajo de las grandes infraestructuras de regulación y que forman parte de cauces que son utilizados como elementos de transporte de volúmenes relevantes de agua para grandes consumidores, generalmente de regadío. Los estudios tienen igualmente una doble componente hidrológica y ecohidrológica. En relación a estos caudales máximos, se han obtenido los hidrogramas de las avenidas (de carácter ordinario), que deberían ser garantizadas en aquellas masas de agua en las que los embalses de regulación en operación las han erradicado. Estas crecidas se implementarían con una periodicidad baja y, normalmente, coincidiendo con períodos hidrológicos húmedos, y, por último, se ha estudiado la tasa de cambio máxima admisible por razones ecológicas para los caudales.

Una vez llegados a este punto, se extrapolan los resultados de estos estudios a las masas que no fueron analizadas en la cuenca. Para ello, se distinguen tres situaciones desde el punto de vista del distinto nivel de exigencia en el cumplimiento de los caudales ecológicos:

Situación 1. Gestión de los embalses: Se fijan los caudales mínimos de desembalse en valores de caudal continuo para cada mes que deberán ser respetados desde el momento de la entrada en vigor del presente PHD. También se fijan los caudales de sequía. Además, en determinadas infraestructuras, se fijarán los caudales máximos que no deben ser superados en la explotación ordinaria de los embalses. A los embalses en los que se va a fijar el régimen de caudales ecológicos, se les ha comparado con el tramo de río con muestreo hidrobiológico que se encuentra más cercano a los mismos en el sentido hacia aguas abajo. Así, el régimen de caudales ecológicos que se establecerá en cada embalse será el mismo que el de la masa simulada. Procediendo así para todos los embalses, obtendremos para cada uno de ellos, el régimen de caudales ecológicos. Esto se refleja en las tablas presentes en el Anejo 4 anteriormente citado.

Situación 2. Puntos de control especialmente relevantes. Se fijan los caudales mínimos y de sequía que siempre deberán circular por determinados puntos de control fijados en estaciones de la ROEA, en los que la Confederación  realizará un seguimiento continuado. Para fijar el régimen de caudales en estos puntos se ha procedido de manera similar a como se ha hecho en los embalses. A cada uno de estos puntos se les ha asignado uno de los 40 tramos de las masas simuladas; en concreto el más cercano, independientemente de que estuviera aguas arriba o aguas abajo del punto de control, aunque cabe indicar que, en la mayoría de los casos, estos puntos de control se encuentran ubicados en la propia masa simulada. Una vez determinadas las equivalencias, se procede igual que en el caso de los embalses y obtenemos, para cada uno de los puntos singulares, el régimen de caudales ecológicos.

Situación 3. Resto de las masas de agua de categoría río. Se fijarán caudales mínimos y de sequía a modo de recomendación. Estos valores habrán de ser tenidos en cuenta en el otorgamiento de nuevas concesiones. Al hablar del resto de masas de agua de la categoría río, nos estamos refiriendo a todas excepto las tratadas en las situaciones 1 y 2, embalses y puntos singulares respectivamente. En estas, el régimen de caudales ecológicos propuesto se ha fijado en los puntos anteriores. En las masas de agua en las que se haya hecho muestreo hidrobiológico, y pertenezcan a esta situación 3, el caudal adoptado es el de la tabla 3 “elección final de equivalencias” del anejo 4 y el caudal de sequía estará afectado por el porcentaje de la tabla 4 “equivalencias entre el Q HPU 50% y el Q HPU 25 % o caudal de sequía”. En el resto de masas de agua de la categoría río, se propone como régimen de caudales ecológicos el correspondiente al caudal básico (Qbas) en cada una de ellas. Se ha optado por este caudal porque es el que resulta más común en la decisión final de equivalencia en la comparación entre los caudales hidrobiológicos con los hidrológicos. Además, en los casos en los que ese Qbas o X*Q25 dé lugar a aportaciones muy pequeñas, entendidas éstas como menores del 5% de la aportación natural anual de la propia masa, se ajusta a un caudal mínimo del 5% de la aportación natural. Para estimar el régimen de caudales de sequía, se va a suponer que es la misma proporción para todas las masas. Este valor está en torno al 50 %. Por tanto, el caudal de sequía será la mitad que el caudal mínimo propuesto.

 


¿Crisis del petróleo?¿o del agua?

Así como en el siglo XX hubo una crisis del petróleo, en el siglo XXI puede darse la crisis del agua. Más del 90% del agua de la tierra es salada y la utilización que ha hecho el ser humano de ese pequeño porcentaje restante ha aumentado mucho debido a la industrialización y al aumento de la población. Este aumento de consumo de agua se refleja en las siguientes cifras: en 1900, el consumo total de agua en todo el mundo fue de cerca de 770 kilómetros cúbicos, de acuerdo con un informe de 2007 de la consultora Sustainable Asset Management, de Zúrich. Actualmente, la cifra es de 3.840 km3 y se estima que sobrepasará los 5.000 km3 en 2025. Comparado con las aportaciones, existe una clara diferencia de magnitudes, ya que la precipitación pluviométrica anual en los lugares accesibles a los seres humanos es de 9.000 km3 a 12.000 km3. Pero la contaminación, la basura y la distribución consumen buena parte de ese total, así como el cambio climático, las sequías y el derretimiento precoz de la nieve que lo acompañan. Todo esto tiene unas consecuencias visibles en nuestro día a día, como puede ser el racionamiento de agua en California y la sequía esporádica de partes del Río Amarillo en China. En 2030, de acuerdo con estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), más de la mitad de la población vivirá en áreas en las que el abastecimiento de agua será precario.

Hasta el momento, la mayoría de las personas, así como las empresas no han sido conscientes de lo que puede acarrear esa escasez hídrica y no estamos preparados, hemos seguido derrochando el recurso y pagando los recibos sin ningún tipo de miramiento. Parece que esto empieza a cambiar y comenzamos a percibir el riesgo. Para la mayor parte del mundo, la escasez de agua es, una crisis humanitaria. De acuerdo con El Consejo Mundial del Agua, 1.100 millones de personas de todo el mundo no disponen de agua potable en buen estado para consumo — o sea, 1/6 de la humanidad. Cerca de 2.600 millones de personas no cuentan con condiciones sanitarias adecuadas. La calidad precaria del agua es una de las principales causas de las enfermedades diarreicas que matan a millones de personas. El mayor consumo de agua se produce en la agricultura y en los usos industriales, sectores que, con un aumento de población, aumentarán su producción, y por tanto, su consumo.

Para medir de qué modo el precio del agua afectará a los mercados agrícola e industrial, se puede recurrir al concepto emergente de agua “virtual”. El concepto de agua virtual atribuye a cada producto comercializado un determinado volumen de agua utilizado en su producción. Son necesarios, por ejemplo, 13.000 litros de agua para producir un kilogramo de carne. Un kilogramo de trigo requiere 1.300 litros de agua, mientras que una misma cantidad de patatas requiere sólo 100 litros. Los usos industriales también pueden ser calculados: un kilogramo de un equipo cualquiera para ordenador, utiliza la misma cantidad de agua que para la producción de un kilo de trigo. Un mapa del comercio mundial que incluya el volumen de agua virtual gastado en los bienes comprados y vendidos mostraría el posible impacto de los precios del agua sobre la economía global, ya que hay  países que importan y países que exportan agua. El concepto de que el agua es de todos y que no se le puede negar a nadie se ha hecho fuerte en nuestros días.  En países ricos y en desarrollo, la preocupación por el abastecimiento de agua por parte de la iniciativa privada se ha convertido en un problema público y político. En Bolivia, el aumento de los precios después de la privatización del sistema de aguas en la ciudad de Cochabamba provocó tumultos en el año 2000 y culminó con la expulsión del país de Bechtel, compañía de ingeniería que operaba el sistema. Los años siguientes, los gobiernos prohibieron la práctica de privatización del agua en países como Tanzania e incluso Holanda. “El agua no se puede dejar en manos de la iniciativa particular”, dijo el presidente boliviano Evo Morales al conmemorar la salida del país de la multinacional del agua Suez, después de diez años de vigencia de un contrato que preveía, inicialmente, el abastecimiento de agua en la capital durante 30 años. “El suministro de agua tiene que ser un servicio básico con la participación del Estado, de manera que su distribución sea prácticamente gratuita”.

Las personas están acostumbradas al aumento de los precios de los alimentos en periodos de escasez pero no lo están tanto  si nos referimos al agua. En EEUU, solamente un 16% de la población utiliza agua suministrada por compañías privadas. Otras utilizan los servicios de empresas municipales, la mayoría de las cuáles fija su precio con base simplemente al coste de transporte del recurso hasta los domicilios. Para reducir el consumo de agua se pueden implementar nuevas tecnologías, adecuación de los cultivos a los tipos de suelo….  De acuerdo con algunos economistas, un factor que aceleraría el desarrollo de un sistema de agua menos derrochador es justamente el objeto de la ira del movimiento de “Agua y Justicia”: la privatización. Actualmente, el bajo precio del agua deja a las personas con pocos incentivos económicos para invertir en formas más económicas de utilización del agua en la agricultura, en la industria e incluso en el baño. Así como el barril de petróleo a 100 dólares hizo que las personas buscaran coches híbridos, de la misma forma el aumento del precio del agua podría incentivar al sector agrícola a abandonar sus sistemas de riego a favor de nuevas tecnologías menos derrochadoras. O si el coste del agua empleada en la alimentación de un toro, se pasara al consumidor bajo la forma de carne más cara, tal vez pudiera estimular la introducción de una dieta dominada por formas de proteína menos dependientes del agua. Economistas de la Universidad de California, han dicho que EEUU administra mucho mejor su petróleo, en gran medida procedente de fuera, que sus reservas de agua ahora amenazadas. Esto sucede debido a que el petróleo es comprado, vendido y comercializado y el agua, sin embargo, es tratada como derecho humano y no debe ser distribuida con base a precios. Como el petróleo más escaso cuesta más caro, la demanda del volumen deseado desciende en relación a un mismo nivel de oferta. Como el agua más escasa ya no cuesta cara, la demanda supera la oferta, lo que tiene como resultado el racionamiento, la mala distribución y las privaciones.

Pero la venta del agua, así como la del petróleo, es mucho más simple en el mercado doméstico que en una economía global. A diferencia de otros bienes, el agua es un tipo de recurso del que los países no les gusta depender el uno del otro. Buena parte de la insistencia de China en no liberar el Tibet, dicen algunos, se explica por el hecho de que aquella región poco poblada es rica en el agua que necesita China.

Otra posible solución que se ha llevado a cabo ha sido la creación de  fondos de inversión, no en el agua en sí, sino en los factores que aseguran su suministro. Beneficiarios de estos fondos de inversión son las grandes empresas de la industria del agua, con la condición, impuesta por bancos como Societé General y el banco privado suizo Pictet, de que sus mayores ganancias provengan del sector del agua. Societé General ofrece un certificado basado en el índice Wowax (World Water Index), creado por el grupo SAM y calculado por el índice Down Jones. El Wowax agrupa a 20 empresas líderes de todo el mundo, en las cuales se puede invertir (Veolia, , Guandong, de China, Aguas de Barcelona, entre otras). Dicho certificado está registrado en la bolsa de Fránfkurt y comenzó a cotizar en febrero de 2006. La composición del índice Wowax se controla cada seis meses. La rentabilidad de estos fondos no se basan, por ahora, en especular con la escasez de agua, sino en la perspectiva de éxito de las empresas dedicadas a su saneamiento y suministro. Claro está que el agua ya es hoy un recurso energético en proceso de extinción y que el interés en asegurar su abastecimiento a muchos sectores de la población mundial crece y será una de las tareas claves del futuro. Si bien cerca del 90 por ciento del suministro de agua mundial está en manos estatales, la situación económica de muchos países hace preveer una necesidad de inversiones del sector privado.


El riesgo de inundación. Medidas estructurales y medidas no estructurales. Herramientas para la cuantificación.

La Directiva 2007/60/EC de la Unión Europea define inundación como el cubrimiento temporal por agua de una tierra que normalmente no se encuentra cubierta, por lo que se incluyen las inundaciones producidas por ríos, torrentes, corrientes de agua efímeras mediterráneas e inundaciones marítimas en zonas costeras. Para el estudio de este fenómeno, probabilidad de aparición, cuantificación de sus consecuencias…, se establece el concepto de riesgo. Éste se define como la combinación de una probabilidad de presentación de un determinado evento, llamado peligro, y las potenciales consecuencias adversas que tendría este evento para la salud humana, el medio ambiente, el patrimonio cultural o las actividades económicas, que se denominan vulnerabilidad. De manera, que el riesgo se define como el producto del peligro y la vulnerabilidad, asociadas en este caso, a una inundación.

El análisis del riesgo de inundación consiste en determinar la naturaleza y extensión del riesgo existente mediante el análisis de las amenazas potenciales y evaluación de las condiciones de vulnerabilidad que pueden derivarse de la amenaza potencial, causando daños personales, a la propiedad y al medio ambiente. Las medidas para reducir el riesgo de inundación se dividen en dos grupos: medidas estructurales y medidas no estructurales.

Medidas estructurales

Las medidas estructurales engloban todas aquellas construcciones que reducen o evitan el posible impacto de la inundación, incluyendo un amplio rango de obras de ingeniería civil. Su funcionalidad se encuentra limitada, ya que se diseñan para eventos asociados a una cierta probabilidad anual de excedencia, de manera que si se produce un evento superior al de diseño, la estructura no es capaz de proporcionar la protección necesaria frente a la inundación, y pierde su funcionalidad.

Se dividen en tres grupos:

Estructuras de retención: Su misión consiste en retener el agua para evitar inundaciones asociadas a grandes caudales. Las presas y embalses son las más utilizadas, aunque existen otras de menor entidad como los estanques de retención o los estanques de detención.

Estructuras de protección: Estas estructuras protegen la zona urbana de forma directa, evitando la entrada del agua en la ciudad. Para ello se emplean estructuras  como  diques, simples muros verticales, se fuerza al flujo a discurrir por un determinado lugar (encauzamientos) y en el caso de inundaciones marítimas, se utiliza la creación de dunas mediante la colocación de arena de playa.  También se establecen medidas de protección en edificios e infraestructuras, como por ejemplo, el empleo de materiales de construcción impermeables, la mejora de la configuración del edificio o la fortificación de los sótanos y la modificación del uso del suelo en plantas bajas de edificios para reducir las consecuencias por inundación.

Asimismo, se pueden realizar estructuras de protección que modifican la morfología del cauce con el objetivo de incrementar su capacidad en áreas urbanas, como el ensanchamiento de la sección para reducir el calado resultante para el mismo nivel de descarga o la reducción de la rugosidad que dará lugar a mayores velocidades del flujo y por lo tanto, calados inferiores en el cauce. Por último, se puede realizar la modificación de las características de la cuenca con tareas de reforestación que incrementen la intercepción del agua de lluvia y reduzcan los caudales punta en el río.

Sistemas de drenaje: Los sistemas de captación y drenaje se diseñan para la gestión del agua de escorrentía generada por un evento de precipitación en la zona urbana y sus alrededores. Estos sistemas incluyen un complejo sistema de imbornales, arquetas, tuberías, colectores, estaciones de bombeo, etc. En el sistema de drenaje de una ciudad pueden distinguirse dos partes: el sistema de alcantarillado  y el sistema principal que drena el agua superficial o el flujo excedente.

Recientemente han aparecido los sistemas de drenaje sostenibles (SuDS), que tratan de contribuir a la mejora del medio ambiente. Los objetivos de un sistema SuDS son minimizar los impactos de la escorrentía generada, tanto en cantidad como en calidad, y maximizar las oportunidades de servicio y biodiversidad, tratando de simular el drenaje natural del lugar con anterioridad al desarrollo urbanístico. Las estructuras SuDS  más comunes son:

– Cubiertas vegetadas: Un sistema multicapa que cubre la cubierta de un edificio o bien una estructura con vegetación sobre una capa drenante.

– Áreas de bioretención: Estructuras de control de agua de lluvia que capturan y tratan el agua de escorrentía de eventos de precipitación de carácter frecuente. La calidad del agua se trata mediante vegetación en cuencas someras u otras áreas, de modo que se eliminan contaminantes.

– Franjas filtrantes: Secciones del suelo uniformemente graduadas y con una elevada densidad de vegetación, diseñadas para tratar el agua de escorrentía y eliminar contaminantes por filtrado, mediante vegetación o infiltración.

– Mejora de cunetas: Canales a cielo abierto con vegetación que tratan el agua de escorrentía por medio de celdas (húmedas o secas) construidas mediante bermas permeables.

– Filtros de arena: Estructuras multicelulares diseñadas para el tratamiento de agua de escorrentía mediante filtración, empleando balsas de pretratamiento de sedimentos, un lecho de arena como filtro primario y, normalmente, un sistema recolector bajodren.

– Balsas de retención y detención.

-Estructuras de retención subterráneas: Estas estructuras permiten la retención de agua en el subsuelo, reduciendo el caudal de descarga por almacenamiento.

-Zanjas de infiltración: Excavaciones poco profundas, rellenadas mediante escombros o piedras que constituyen un almacenamiento sub-superficial temporal para que el agua de escorrentía infiltre en el subsuelo circundante.

El objetivo principal de las medidas estructurales es evidentemente la reducción del riesgo de inundación. Sin embargo, existe una determinada probabilidad de fallo. El fallo de una medida estructural puede clasificarse en dos grupos:

– Fallo de servicio: La estructura no dispone de suficiente capacidad frente a inundaciones, por lo que pueden producirse eventos de inundación superiores al evento de diseño.

– Fallo por rotura: El fallo depende de la incertidumbre en las cargas a la estructura y se determina en función de las características y el estado de la misma.

El primer grupo recoge los sistemas de drenaje, encauzamientos, protecciones en edificios en áreas urbanas y la mayoría de las estructuras de retención, dado que su fallo depende principalmente del evento de diseño. Las estructuras del segundo grupo reducen el riesgo de inundación, incrementando el nivel de protección en áreas urbanas, pero existe un cierto riesgo incremental debido a la probabilidad de fallo de la estructura. Por ello, la reducción en riesgo se obtiene de la diferencia entre el riesgo existente y el riesgo con la estructura, añadiendo el riesgo incremental por la existencia de la misma. En general, la aplicación de estas estructuras reduce el riesgo de inundación.

Sin embargo, puede producirse un aumento del riesgo en determinadas circunstancias:

– Casos en los que el estado de la estructura está asociado a una probabilidad de fallo alta, por lo que deben tomarse medidas para mejorar su estado, y reducir así el riesgo existente.

– Situaciones en las que la percepción del riesgo de inundación ha disminuido por la existencia de la estructura, derivando en la urbanización de áreas inundables. Para evitarlo, deben desarrollarse políticas adecuadas de planeamiento urbano.

– Áreas potencialmente vulnerables que sólo pueden ser afectadas por inundaciones producidas por un colapso estructural, por lo que debe limitarse el riesgo incremental introducido por la estructura.

Medidas NO estructurales

Las medidas no estructurales incluyen políticas, concienciación, desarrollo del conocimiento, reglas de operación, así como mecanismos de participación pública e información a la población, de modo que puede reducirse el riesgo existente y los impactos derivados de la inundación. Buscan la reducción de la vulnerabilidad de la población en riesgo a partir del planeamiento y la gestión llevados a cabo antes, durante y después de la catástrofe, pudiendo clasificarlas en seis grupos:

Política y planeamiento urbano: Trata de desarrollar normativa que regule el uso de suelo y el tipo de edificación (también en cuanto a materiales de construcción y estructuras resistentes a la acción del agua) en zonas de elevado riesgo de inundación y en consecuencia realización de planeamientos urbanos que tengan en cuenta las zonas con riesgo de inundación. Son numerosas las áreas ocupadas por viviendas e infraestructuras asentadas en zonas potencialmente inundables debido a la disminución en la percepción del riesgo.

Predicción de inundaciones: Estimación del desarrollo, tiempo y duración de una avenida, especialmente del caudal máximo en un punto específico del cauce como consecuencia de fuertes precipitaciones o del deshielo. La predicción de inundaciones se compone de dos pasos: el primero consiste en la predicción meteorológica y el segundo se corresponde con la pre-caracterización de avenidas, considerando la situación meteorológica futura para predecir las inundaciones resultantes, mediante modelos hidrológicos. La combinación de ambas fases es fundamental para la obtención de predicciones precisas.

Comunicación: Se diferencian dos medidas de comunicación:

Movilización: Se clasifican en tres categorías en función del tiempo disponible para la evacuación:

Coordinación y procedimientos de operación: Tratan de lograr una mejora en la comunicación entre diferentes organizaciones y actores con un papel de relevancia en la gestión del riesgo de inundación.

Seguros e indemnizaciones: son herramientas clave para financiar las pérdidas producidas por un evento de inundación. Las cuotas de los seguros son mayores para las zonas con riesgo de inundación y las indemnizaciones sirven para obtener compensaciones por pérdidas no cubiertas por los seguros.

Cuantificación del riesgo de inundación

Las herramientas que nos permiten cuantificar el riesgo de una inundación se basan en el cálculo de su probabilidad y consecuencias, combinando la elaboración de mapas de peligrosidad y riesgo y la estimación de las consecuencias de la inundación. El riesgo de inundación debe definirse para un área que depende del nivel de detalle del estudio. En cada área, se obtiene la probabilidad de inundación dado un determinado calado y se estiman las  consecuencias asociadas a dicha profundidad del agua. La suma de los productos resultantes de probabilidad y consecuencias para cada evento da lugar al riesgo total en el área de estudio.

Normalmente, las unidades en que se estima el riesgo están vinculadas a las unidades de las consecuencias estimadas, divididas por una unidad de tiempo (por ejemplo, número de víctimas por año). Los mapas distribuyen el área de estudio en pequeñas celdas para cuantificar el riesgo en cada una de ellas y así obtener la distribución del riesgo en el área total. De este modo, el riesgo total en el área es la suma de los valores obtenidos en todas las celdas.

Existe otro tipo de herramientas que se basan en la representación gráfica de ambas componentes del riesgo. Estas curvas representan la probabilidad anual acumulada de excedencia de cada nivel de consecuencias, en términos de pérdida de vidas o costes económicos, reflejando todas las combinaciones posibles de probabilidad de excedencia y número de víctimas en una determinada área de estudio. En caso de representar el número potencial de víctimas por inundación, el área encerrada bajo la curva se corresponde con el riesgo social total en el área estudiada. Este tipo de curvas resulta de gran utilidad para la caracterización del riesgo de inundación y también pueden ser trazadas con las potenciales consecuencias económicas por inundación en el área urbana de estudio, en cuyo caso se denominan curvas F-D.



 

Grupo 4

Elena Mª Vera

Francisco Mancebo

Daniel Novillo

 


BP: La importancia de la RSC

Una idea para comprobar cuál es la imagen de BP hoy día puede ser hacer una búsqueda en Google y comprobar la dilapidada reputación que ha sufrido desde el desastre. Como es natural se ha visto tremendamente dañada sobretodo porque ha mentido sobre la cantidad de crudo vertido,  buscando un poco evadirse de la responsabilidad. Si la estrategia hubiera sido la contraria, y hubiese aparecido públicamente disculpándose y pidiendo ayuda al gobierno, las ONG’s y a sus principales stakeholders, el resultado sería diferente y habríamos visto una estrategia de sustentabilidad muy positiva de cara a su RSC.

En los buenos tiempos de precios elevados y altos beneficios, BP tenía un Código de conducta en el que plasmaba la necesidad de ostentar la confianza de todos sus stakeholders para un efectivo crecimiento y prosperidad de la empresa. Actualmente, la confianza de gran parte de sus stakeholders se ha desvanecido fugazmente y eso va a repercutir en muchas de las actividades necesarias para la supervivencia de la compañía, tales como medios de financiación, muy necesarios para ellos en estos momentos en los que han perdido tantísimo dinero. Después de el temporal que se le ha venido encima a la compañía, y si sobrevive, tendrá por delante un trabajo duro y costoso para volver a las listas de las empresas más responsables donde disfrutaba de una posición muy beneficiosa. En estos momentos está realizando un concurso para encontrar un nuevo logo para la empresa, un logo más acorde con lo que se está pensando de ellos y, como suele pasar con estas cosas, ha salido la vena creativa de muchos, pero ahora no debe ser el mejor momento para estas acciones, ya que la conciencia de la gente está dolida por el desastre, primero debería recuperar un poco su reputación y demostrar su predisposición para reconstruir su personalidad, dando seguridad y confianza, para que lo que la gente pueda aportar sea positivo para BP y no sean ataques que les puedan perjudicar.

En el último informe hemos comprobado que podría haber grupos de interés que no aparecen y consideramos de vital importancia; como son los competidores, los proveedores y/o los ecologistas, de los que no se menciona nada en sus informes. Realmente puede ser porque no se efectúe una gestión directa sobre ellos o porque no se “quieren mojar”. Tener en consideración a los grupos ecologistas puede ser una estrategia muy acertada ya que estos grupos tienen bastante influencia a través de los medios de comunicación, y teniéndolos de su parte, estos pueden ser de gran ayuda para la recuperación de confianza y buena imagen. También debe reunirse con proveedores y accionistas y clientes para hacer balance de la situación y comprobar la postura que estos han adoptado frente a la situación tan delicada en la que se encuentra BP. Debe informarse de las preocupaciones de estos stakeholders para poder satisfacerlos con la mayor concrección posible para no perder relaciones. Frente a todas las pérdidas económicas lo que podría hacer es deshacerse de algo de activo fijo para recuperar algo de líquido e invertir en acciones medioambientales  para recuperar toda la zona degradada y publicitarlo, También podrían consultar, de modo abierto, al mundo, para que cualquier buena idea que se frague en cualquier rincón del mundo, la puedan aprovechar, porque, además, el mundo es el que mejor sabe que necesita el mundo y que requiere de empresas, productos, servicios…

Aunque tarde, la empresa ha empezado a poner en práctica la RSC, y ha hecho un anuncio publicitario para lavar la cara de la marca. En el anuncio aparece Tony Hayward, CEO de la compañía, diciendo que la organización está tomando toda la responsabilidad por la limpieza del Golfo. Asegura que se cubrirán todas las reclamaciones legítimas, pide perdón a los afectados y agradece a gobiernos y voluntarios su ayuda en las tareas de limpieza y recuperación. Hayward termina diciendo: “Sabemos que es nuestra responsabilidad mantenerlos informados y hacer todo lo que podamos para que esto nunca vuelva a suceder. Vamos a hacer esto y lo vamos a hacer bien.”

¿Serán suficientes las medidas que está tomando BP para sobrevivir? ¿serán capaces de mantenerse en una posición de equilibrio para después volver a alzarse hasta la posición que tantos años le costó ganar? De momento Sus acciones se han desplomado, y les han expulsado del Índice de Sostenibilidad Dow Jones y para más inri, el gobierno los tiene en la mira con el dedo en el gatillo, en palabras de Obama: ¿de quién era el trasero que debía patear por la situación en el Golfo?.

Sin duda, el suceso puso en la punta de mira la importancia de que las empresas sean buenas ciudadanas corporativas, que identifiquen y asuman su responsabilidad con el medio ambiente y la sociedad. Como lo afirma Tony Hayward, ex presidente ejecutivo de BP, “las grandes empresas se construyen sobre la confianza”.

Por último señalar que deben diseñar una buena estrategia y una buena RSC para recuperarse e intentar volver a su estatus pasado, pero llevando a cabo realmente los compromisos de los que hacen alarde, pues se coge antes a un mentiroso que a un cojo, y para muestra un botón.

 


En busca de la idea perdida…

Ante un parón en la creación y origen de ideas, Henry Chesbrough  definió el término open innovation allá por el año 2003. El concepto de Innovación Abierta (Open Innovation) implica que las empresas lleven su gestión más allá de sus límites internos, en busca de mejores ideas para su actividad,  otorgando un papel fundamental a la cooperación con personas externos a la misma. Trabajar bajo un esquema Open Innovation implica combinar el conocimiento interno con el conocimiento externo tanto para desarrollar proyectos de I+D como para comercializar los productos y tecnologías en el mercado. Actualmente se desarrollan campañas, en nombre de grandes empresas. Esta técnica, consiste por ejemplo, en crear plataformas o concursos en los que cualquier persona del mundo puede ofrecer ideas de producto, servicio, mejoras…, ya que, no siempre las mejores ideas aparecen en la cabeza de los mejores creadores, sino que todos tenemos un creativo dentro de nosotros.

Otro concepto es el de “innovación dirigida por los usuarios”. En este caso, son los consumidores directos de un producto los que proponen las mejoras, ya que los usuarios más comprometidos con un producto suelen mejorarlo mucho antes que el propio fabricante. Por ello, las empresas que aspiran a destacar en mercados muy dinámicos invitan a sus usuarios a participar en el diseño del producto. Cualquier empresa es susceptible de acogerse a este modelo, desde camisetas o zapatos, hasta la fabricación de coches. Al fin y al cabo es una fórmula de bajo coste y alta participación y que cada vez está más de moda. Una demostración de que esta técnica funciona es el resultado de un estudio realizado por 3M, en el que se concluyó que las ideas para productos de los usuarios innovadores tenían unas ventas ocho veces superiores a las ideas generadas internamente por la empresa. Y es que al fin y al cabo, los usuarios son los que mejor saben lo que necesitan o desean. Para ilustrar con ejemplos de estas técnicas, tomamos algunos casos de éxito de un blog de Jose A. del Moral escrito en el Blog de Alianzo (http://blogs.alianzo.com/redessociales/2008/08/08/innovacion-abierta-casos/):

-Lego fue una de las primeras empresas en permitir a sus clientes sugerir nuevos productos que después se podían hacer realidad a través de su iniciativa Lego Mindstorms.

– Threadless es una tienda de camisetas de la que ya hablamos aquí hace tiempo. Permite a sus clientes sugerir nuevos diseños y votar a los que han propuesto otros usuarios.

– Dell es una empresa que primero vio la parte más negativa de la Web 2.0 (foros y blogs en su contra), supo reaccionar y se ha convertido en una de las pioneras en la aplicación de la innovación abierta, a través de Ideastorm, una web que permite sugerir ideas de mejora y votar a las que han propuesto otros clientes.

– Starbucks es probablemente la empresa que más está apostando por la Web 2.0. Ha puesto en marcha un blog y un sistema de propuesta de ideas similar al de Dell y ha promovido una red social en la que sus empleados y clientes pueden interactuar a través de proyectos sociales que ellos mismos proponen.

– IBM dispone desde hace años de plataformas de blogs y es la empresa más rápida en la aplicación interna de las nuevas herramientas 2.0. De esta forma, puede probarlas con sus propios empleados antes de proponer su uso a sus clientes. Además, su innovación abierta está muy relacionada con el uso del software libre, de tal forma que son las comunidades de programadores las que desarrollan sus productos mano a mano con sus propios trabajadores. – -Facebook permite que todos los informáticos del mundo desarrollen productos (aplicaciones o “apps”) que funcionan a la perfección dentro de su red social. De esta forma, todos ganan: los desarrolladores acceden a millones de usuarios con los que ganar dinero y Facebook sigue creciendo y ofrece más servicios.

– Missha es una marca de cosméticos de Corea que se ha dado a conocer a través de una red social para mujeres desde la que le llegan ideas y propuestas de todo tipo. La empresa ha conseguido captar el 40% del mercado de productos de belleza de su país.

– Procter & Gamble es uno de los casos más destacados del libro Wikinomics. Era una empresa que iba de mal en peor, hasta que en 2000 un nuevo director general modificó por completo sus sistemas de innovación y gestión del conocimiento, con el fin de atrapar más ideas venidas de fuera. En ese mismo momento, su departamento de I+D empleaba a 7.500 personas que apenas generaba innovación. Actualmente, con el mismo personal la productividad se ha incrementado un 60% y saca 50 nuevos productos al mercado cada año. Eso sí, tiene a 7.000 “investigadores virtuales” desarrollando productos desde fuera de la compañía.

– Eli Lilly, una firma de cosmética, es conocida por haber lanzado Innocentive, probablemente la red de innovadores más conocida. Básicamente, se trata de un sistema que permite a científicos de todo el mundo acceder a necesidades de empresas y, en su caso, proponer su solución. Las ganadoras se llevan un premio que, en algún caso, ha alcanzado los 25.000 dólares.

– Peugeot invitó un día a sus clientes a enviar diseños de coches. Consiguió en 24 horas un record de tráfico en su página, aunque no está claro que también obtuviera un gran know-how. En su caso y, en el de las siguientes empresas, hay mucho más marketing que innovación.

– Coca-Cola es una de las empresas más cerradas del mundo (su receta sigue siendo un gran secreto), pero se ha atrevido a dejar que sus clientes diseñen una botella, a través de la iniciativa “Design the World a coke”.

– Nike había hecho lo mismo que Coca-Cola hace ya tiempo pero llegando incluso más lejos, dejando que sus clientes personalicen las zapatillas deportivas que les gustaría tener con el compromiso de que después las va a fabricar.

-Fluevog, es una marca de calzado, que convierte en zapatos los diseños o esbozos  de sus usuarios.

Así pues, vemos y comprobamos que estas nuevas técnicas de creatividad e innovación, funcionan, y que pueden ser el presente y el futuro, ya que todos decimos aquello de “está todo inventado”, pero después siempre aparece alguien con alguna idea innovadora, y es que siempre hay algo que mejorar, siempre hay nuevas oportunidades, y solo hay que saber aprovecharlas, y es lo que se consigue abriendo esas posibilidades de participación, en los que tanto la empresa, como el innovador, ganan. La empresa saca producto económico y el innovador, producto económico,, y seguro que en algunos casos, mejoras laborales, además de desarrollo personal, que también es necesario para el ser humano.

 


Grandes hitos constructivos de Valencia.

La Comunidad Valenciana ha recortado su presupuesto en 1057 millones de euros, ya que presentan una deuda que representa el 19,9% de su PIB. Gran parte de esa deuda está conformada por los sobrecostes de las infraestructuras llevadas a cabo en toda la comunidad. No sólo gran parte de la deuda es causada por esos sobrecostes, sino que los sobrecostes superan con creces esos 1057 millones del “tijeretazo”, repercutiendo en los sueldos de funcionarios y en las obligaciones fiscales de los ciudadanos. Todo esto justificado como infraestructuras necesarias para el auge de la comunidad.

Los proyectos que presentan sobrecostes no son ni uno, ni dos, ni tres, sino diez, y seguro que alguno más que se nos escape, pues con esta trayectoria…

Como se ve en la tabla, los sobrecostes oscilan entre el 39% y la escalofriante cifra de 341% en el caso del Oceanografic. En la tabla no he incluido el caso del aeropuerto de Castellón, que presupuestado en 113 mill. de euros, acabó costando 150 millones. Lo peor ya no sólo es el sobrecoste, sino que después de un año desde que se finalizó, aún no ha aterrizado ni un avión, y la empresa concesionaria presenta ya un déficit de 198 millones. Otra infraestructura de dudosa rentabilidad es Terra Mítica, que aparte del sobrecoste de proyecto, entre ayudas, ampliaciones de capital y deudas que arrastra dispara con creces esa cifra, y ahora se encuentra en venta, seguro que por alguna cifra bastante inferior, para “limpiar” deudas, así como la Ciudad de la luz.

Todos estos aumentos disparatados de costes se podrían evitar con una planificación eficiente y eficaz de los proyectos. La previsión de riesgos y el cálculo o estimación adecuados de los tiempos de cada fase del proyecto puede ayudar a reducir los presupuestos de forma considerable. Se debe, además, llevar un control estricto de todas las partes implicadas en la ejecución, ya que cada parte intentará “arrimar el ascua a su sardina”, es decir, constructores, políticos, contratistas…, todos quieren, al fin y al cabo, sacar el mayor beneficio posible, y lo pueden hacer recortando calidad, inflando precios o costes… por lo que un control eficaz de todas las fases y partes también ayudará a reducir costes en muchos de los casos.

Como última reflexión, yo creo que habría que tener aún más control en proyectos promovidos por la administración, ya que todos los sobrecostes e imprevistos repercuten sobre el ciudadano.


Grandes sueños, grandes desafíos.

1.- Erradicar la pobreza extrema y el hambre.

2.- Lograr la enseñanza primaria universal.

3.- Promover la igualdad de género y autonomía de la mujer.

4.- Reducir la mortalidad infantil.

5.- Mejorar la salud materna.

6.- Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.

7.- Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.

8.- Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

 

Estos son los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), firmados en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, para aprobar la Declaración del Milenio. En septiembre de 2000, los dirigentes de 189 naciones prometieron, comprometiendo a sus países con una nueva alianza mundial, el cumplimiento o alcance de estos 8 objetivos sujetos a plazo, conocidos como los objetivos de desarrollo del Milenio y cuyo vencimiento del plazo está fijado para el año 2015. Estos objetivos representan las necesidades humanas y los derechos básicos que todas las personas deberían tener: ausencia de hambre y pobreza extrema; educación, empleo productivo y decente… Estas metas se alcanzarán si todas las partes implicadas contribuyen a ello aportando su granito de arena. Por ejemplo, los países más desarrollados deben ayudar a los países pobres, pero estos últimos deben comprometerse a ser más responsables socialmente, es decir, sus gobiernos deben pensar más en sus ciudadanos y “darles de comer” en lugar de armarlos.  Se han conseguido éxitos notables en algunos de los campos tratados en los distintos objeticos, mientras que en otros casos el progreso se ha desacelerado, lo que indica que existen obstáculos que tienen que ser solucionados.

Para cuantificar ese progreso o deceleración, se seleccionaron una serie de indicadores. Cada año, el Secretario General presenta un informe a la Asamblea General de las Naciones Unidas describiendo el progreso logrado. Este informe está basado en los datos de dichos indicadores, reunidos por el Grupo Interinstitucional y de Expertos sobre los indicadores de los ODM, bajo la coordinación del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Secretaría de las Naciones Unidas, en respuesta a la petición de la Asamblea General de que se realicen evaluaciones periódicas de los progresos logrados en la consecución de los ODM.

Hay países y objetivos que se van cumpliendo de manera más eficaz que otros. Algunos de los países más pobres han logrado los avances más notables en educación, y en alguno de estos países se ha alcanzado el objetivo de lograr la enseñanza primaria universal, o están a punto de ello. Se ha reducido la mortalidad de los niños. La cantidad de muertes de niños menores de 5 años ha caído de 12,4 millones en 1990 a 8,1 millones en 2009. Esto significa que cada día mueren casi 12.000 niños menos. Las nuevas infecciones por VIH están disminuyendo de modo constante, principalmente en África subsahariana. Se estima que en 2009 hubo una caída de las infecciones del 21% respecto a 1997, año que ostenta el récord de nuevas infecciones. Todas las regiones han progresado en cuanto al acceso a agua potable. Se estima que en el período 1990-2008, 1.100 millones de personas en áreas urbanas y 723 millones en áreas rurales obtuvieron acceso a fuentes de agua potable mejoradas.


Que hacer con las deudas de un país.

En los tiempos que corren, de crisis,paro, deudas, se trata de salir adelante. Cada país intenta hacerlo lo mejor posible para no tocar fondo.

En esta ocasión se habla de la táctica italiana y de la española parecida a la que ha realizado España: la generación de bonos para financiar sus deudas. Italia ha emitido bonos y obligaciones, a a tres,siete y diez años, ademas de papeles con vencimiento en 2021. Se esperaban conseguir unos 8500 millones de euros, pero finalmente solo se han conseguido algo más de 7000, debido a la desconfianza de los ciudadanos, y debido a la bajada del interés, que se ha situado por debajo del 7%.

Se han  recaudado 2.538 millones de euros en bonos a tres años, con una rentabilidad media del 5,62%. En este caso la cantidad ha sido inferior del  máximo que se pretendía obtener, 3.000 millones de euros.

También ha adjudicado 803 millones de euros en títulos a siete años, frente a los 1.000 millones previstos.

En el caso de los papeles con vencimiento en 2021, se captaron 1.176 millones de euros, menos de los 2.000 millones de euros que se pretendía recaudar, con un interés medio del 6,7%.

Por último, se han adjudicado 2.500 millones en bonos a 10 años, con el interés medio en el 6,98% desde el 7,56% de la subasta de noviembre.

Este tipo de financiación es habitualmente utilizada por los estados en situaciones difíciles. Ya que los bancos suelen ser rehacios a prestar en tiempos en los que no se sabe que pasará mañana. Sin embargo, para el ciudadano es una forma segura de invertir su capital, ya que lo normal es que el estado pueda hacer frente a la devolución y pago de los intereses.

Para la adquisición y cobro de los bonos, el estado se suele poner de acuerdo con entidades bancarias que actúan como intermediarios, en los que se pueden adquirir y posteriormente cobrar, ellos se encargan de la gestión.

Sin embargo España ha emitido las siguientes letras, bonos y obligaciones, de las siguientes características:

 

La clasificación de los modos de emisión de deuda de los estados se realiza atendiendo al tiempo, es decir, para emisión temporal inferior a 3 años, es decir de 1 ó 2 años, o de meses. A continuación se encuentran los bonos, que ya se ofertan para períodos de hasta 5 años, y pos último, las obligaciones, para comercializar deuda con un plazo de devolución muy superior. En el caso español, el interés como se puede comprobar, tampoco ha llegado al 7%, por lo que ha bajado con respecto a años anteriores.


KTM.- Ready to Race

Marca austriaca fabricante de motocicletas. Hasta hace poco solo se dedicaba al off-road, es decir, a la moto de campo. Todos hemos visto alguna vez el rallye Dakar…, pero actualmente tambien ha fabricado motocicletas de carretera,e incluso algún cuadriciclo. Esta marca me ha atraido siempre por la exclusividad de sus diseños,por su especialización en el off-road,por la agresividad de sus monturas…. También se diferencia por su color. Mantienen una fuerte predominancia del color naranja, aunque cada vez mas compartida con el negro. Es una marca muy dedicada a la competición, pero sin olvidarse de los particulares y aficionados, sino al contrario, trasladan esa competición a sus motos comerciales. KTM esta pre sente en todas las carreras importantes, y siempre en los primeros puestos y con los mejores pilotos, constituyendose una muy buena reputación como marca. Las imágenes utilizadas para promociomarse siempre reflejan esa agresividad de la que hablaba, además del toque competitivo y elitista,combinandolo todo con el entorno adecuado, con el medio natural en el que se desarrolla este tipo de deportes, tales como el enduro o el raid.

KTM, en mi humilde opinión, siempre persigue la innovación, la exclusividad, la diferencia, por lo que ha conseguido ese valor añadido, el reconocimiento de la marca, que ayudado por un excelente servicio de repuestos, accesorios, merchandising… , explotado en una amplia red de tiendas y concesionarios oficiales, de tal forma, que cualquier cosa que necesites para tu moto, lo encontrarás facilmente.

En conclusión, si buscas calidad, buen servicio, máquinas competitivas y buscas la diferencia, mi recomendación queda clara.

Para  el que sienta curiosidad, esta es la pagina oficial:
www.ktm.com


Ahora lo comprendo.

Actitudes, frases, expresiones, movimientos de las manos…. esto es lo que me transmitía el amplio número de mandos medios y menos medios en mi entorno laboral y ahora puedo interpretarlos y rebatirlo.  Estas horas de habilidades directivas, aunque escasas en mi opinión, nos servirán para movernos a través de nuestros puestos de trabajo.

Hemos aprendido a utilizar otro tipo de poderes, no solo el autoritario. De otras tantas maneras se puede influenciar, convencer… sin tener que interponer barreras entre miembros de un mismo equipo.

Como conclusión he sacado que las herramientas otorgadas por nuestro profesor serán de gran utilidad en nuestro futuro próximo, y que siempre hay otra manera de hacer las cosas para conseguir lo mismo.

Observar, anlizar e interpretar son las herramientas que más útiles me parecen, pues poniéndolas en práctica harán surgir el resto de herramientas necesarias.

Aunque mi entrada es algo corta ya me despido, y sólo decir un última cosa:

Todos, cuando digo todos me refiero a todos, los miembros de una empresa deberían  adquirir conocimientos de habilidades directivas en cualquiera de sus ramas.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies