CÓMO MODERNIZAR UNA CIUDAD MEDIEVAL

Toledo. Autor: JM Moreno

Desde los años 90, la Unión Europea ha introducido el concepto de movilidad sostenible en sus documentos y directrices, teniendo en consideración tanto los desplazamientos dentro de las ciudades como los interurbanos.  Prueba de ello es el Libro Blanco del Transporte, que ha guiado la política europea en este aspecto.

En el contexto de la creciente preocupación medioambiental en la Unión Europea, comenzaron a desarrollarse diversos programas con la intención de promover un nuevo modelo de ciudad más eficiente y respetuoso con el medio ambiente. Y es que hoy en día, el transporte representa más de la mitad del consumo de petróleo mundial, y las previsiones de crecimiento continúan. Para 2050, AIE prevé que el consumo para transporte urbano se duplique. Esto hace que una buena planificación urbanística y de movilidad en las ciudades sea significativa ya que la congestión viene de la mano con la disminución de la calidad de vida de los ciudadanos.

TOLEDO

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de pasear por los adoquines toledanos (y haya sufrido la experiencia de ascender a la Plaza de Zocodover desde la parte más nueva de la ciudad) comprenderá que la movilidad en la ciudad de Toledo, adaptando el entorno urbano a una estructura que permita que esta movilidad sea más sustentable, no es tarea fácil.

A las dificultades que cualquier ciudad encuentra a la hora de adoptar medidas de ordenación urbana y del tráfico, se le añaden las características históricas de la ciudad, con un casco histórico de callejuelas estrechas y empedradas que dificultan el tránsito. Además, existe la complejidad de adaptar las necesidades tanto de los residentes y trabajadores como de los turistas y comerciantes que llenan las calles a diario.

Durante la última década, la población de la ciudad ha aumentado desde las 65.000 personas hasta cerca de las 85.000, con el consecuente aumento del parque automovilístico. A este incremento se le suma la expansión de los municipios cercanos que crecieron a un ritmo elevado y han adoptado, en muchos casos, un papel  de ciudades dormitorio.

Uno de los principales problemas que deben afrontarse es dar cabida a la cantidad de vehículos que diariamente entran en la ciudad para llegar a los diferentes puntos de trabajo, ya que en la mayoría de los casos la posibilidad de llegar a la ciudad en transporte público es inviable por la carencia de un servicio de calidad y con la frecuencia necesaria.

Es por ello que uno de los objetivos del PMUS es adaptar y habilitar zonas de aparcamiento adecuadas para la ciudad. Con esta idea y la de descongestionar el casco histórico, haciéndolo más accesible para los peatones, se construyó el remonte mecánico: unas escaleras móviles que hacen la subida al conjunto monumental más fácil, permitiendo a la gente que viene de fuera de la ciudad, estacionar su vehículo en zonas habilitadas especialmente y acceder a pie al casco histórico.

Remonte mecánico de Recaredo

 

El remonte se inauguró en el año 2000 y fue el primero, y más importante, de los accesos que se han ido creando más tarde.

Transporte público y bicicleta

En cualquier plan de movilidad sustentable es necesario hacer hincapié en la importancia de reforzar una buena red de transporte público como medida contra la congestión automovilística en las ciudades.

En Toledo se dispone actualmente de 23 líneas de autobús que interconectan la ciudad. A pesar de que en los últimos años la calidad del servicio ha mejorado, ofreciendo además tarifas más asequibles a los usuarios, sigue existiendo una mayoría de la población que prefiere usar el vehículo privado.

Transporte público en Toledo. Fuente: PMUS Toledo

Transporte público en Toledo. Fuente: PMUS Toledo

Según la encuesta que se realizó para el PMUS, se puede comprobar que los motivos mayoritarios para la elección del transporte público son la no disponibilidad de otras alternativas.

Además del uso del transporte público, la opción de la bicicleta como medio alternativo de transporte comienza a tener cada vez más fuerza en cualquier parte del mundo. Sólo hace falta echar un vistazo para comprobar que está de moda: fixies, retros, de montaña…  pero adaptar la ciudad a los ciclistas es fundamental para garantizar la seguridad vial. Se están adaptando en zonas periféricas carriles habilitados para los desplazamientos en bicicletas, pero aún queda mucho por hacer.

En la ciudad del ciclista Federico Martín Bahamontes, quien ganó el tour de Francia en el 59, aún no es fácil transitar en bicicleta. Es necesario un carril que a lo largo de la parte externa a la muralla, por la que se extiende la ciudad, comunique la universidad, los centros deportivos, nuevas áreas residenciales etc.

La concienciación en el uso del transporte público es fundamental para lograr el objetivo de la reducción del tráfico. Siendo conscientes de las necesidades de nuestra ciudad, puede que consigamos hacer de ella un mejor lugar para vivir.

Federico Martín Bahamontes. Fuente: www.rtve.es

Federico Martín Bahamontes. Fuente: www.rtve.es


¡MÁS MADERA!

Contaminación en Grecia. Fuente: info-grecia.com

Contaminación en Grecia. Fuente: info-grecia.com

 

El pasado 7 de enero, leíamos en El Periódico de Cataluña un artículo titulado Los peligros de la quema de biomasa, escrito por Josep Martí Valls, en el que alertaba de los problemas asociados con la quema de biomasa, especialmente aquellos relacionados con la salud de las personas.

Para un profano en la materia, el título sensacionalista que encabeza el artículo oscurece el último párrafo, en el que el autor parece encontrar en la biomasa una alternativa para la producción de calor en pequeñas instalaciones (como hogares o granjas), aunque discrepa en la utilización de la misma para la generación de electricidad, así como el empleo de cultivos energéticos, sin explicar realmente sus argumentos.

Aunque es comprensible que en un artículo destinado a un periódico – y, por tanto, enfocado para que cualquier lector pueda entenderlo – el rigor no pueda ser el mismo que en un medio especializado, no deja de sorprender la carencia de argumentos sólidos que permitan al lector seguir un racionamiento lógico, y no basado en afirmaciones tan extravagantes como comparar la quema de carbón con la de biomasa, o los peligros del humo de tabaco con los tóxicos emitidos tras la combustión de la biomasa. Debería el autor haberse detenido a explicar los distintos tipos de biomasa, pues no es lo mismo quemar leña que pellets (pequeñas porciones de material vegetal pre tratadas para su homogeneización y densificación, con la consecuente mejora de su eficiencia energética y la reducción de productos contaminantes tras su uso).

De hecho, diferenciando la biomasa para el sector térmico por un lado y para el eléctrico por otro, podemos afirmar que, en el primer caso, las técnicas de combustión son maduras y competitivas – comparadas con la de fuentes convencionales – en cuanto a emisiones y eficiencia se refiere. Para el caso de la generación eléctrica, las plantas de ciclo de vapor con biomasa suponen un ahorro en emisiones de CO2 superior al 90% con respecto a las centrales de carbón y un 65% con respecto a las de gas natural, si bien es cierto, que el número de horas de funcionamiento es inferior debido a fenómenos de sinterización y corrosión en las calderas.

El artículo carece de esta necesaria comparación entre distintas formas de producción de energía. Toda acción del ser humano es contaminante. Sin embargo, tal y como recuerda el Informe Brundtland de 1987, « la sostenibilidad consiste en satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrificar la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades». Por tanto, es nuestra responsabilidad escoger qué tipo de producción de energía resulta menos dañina para nuestra generación y las venideras. Así pues, la pregunta que tendría que haberse tratado en el artículo es si la combustión de biomasa es más o menos contaminante que otras formas de producción de energía. A lo que la respuesta hubiera sido, claramente, un no.

No me gustaría concluir sin antes remarcar la importancia de alcanzar un consenso en (y entre) la comunidad científica, política y social, acerca de un tema tan importante como es el abastecimiento energético. Tal y como el autor recuerda, no hay que olvidar los efectos sobre la salud que tienen las diferentes formas de producción energética, así como el estudio de su rendimiento y la necesidad de conservar el medio ambiente.

Decía Aristóteles que «en el punto medio está la virtud». Aunque no quiero hacer de ello un mantra, me parece que viene a colación. No se trata de suplir toda nuestra demanda eléctrica con biomasa, ni de volver a las estufas de leña, pero tampoco de demonizarla.  En la foto que encabezaba este post, vemos la ciudad de Atenas envuelta en una densa niebla a causa del humo de las chimeneas y la polución. En Grecia, debido a la crisis, han tenido que volver a la madera para calefacción y, a la vista está, que la polución que proviene de estas combustiones acarrea graves afecciones para la población. Pero hablar de biomasa no es hablar de grandes penachos grises en chimeneas. Actualmente, existen calderas eficientes, con baja emisividad de partículas y que reducen las emisiones de GEI a la atmósfera. La utilización de biomasa moderna nos permite aprovechar residuos forestales y agrícolas que no tienen otros usos. Además, la utilización siempre sostenible, de cultivos energéticos reduce las emisiones de dióxido de carbono, ya que el balance del ciclo de  generación de energía es prácticamente nulo.

Son muchas las ventajas de la utilización de la biomasa como fuente energética y decir otra cosa sería injusto.

 


Más que una fotografía

Los Congresos o Conferencias Solvay deben su nombre al químico de origen belga Ernest Solvay, quien en 1911 decidió organizar el primero de estos encuentros, en el que los científicos más importantes del momento se reunieron para debatir sobre los avances en materia de física y química. De todos los congresos que han acontecido a lo largo de este tiempo, es la 5ª Conferencia Solvay, titulada Electrones y fotones, la que se recuerda especialmente. Fue en 1927.

 

Quinto Congreso Solvay, 1927.

 

Esta conferencia se hizo famosa, además de por las importantes ponencias sobre mecánica cuántica,  gracias a la relevancia de sus asistentes, a los que podemos ver posando – no muy sonrientes, por cierto – en la fotografía superior. Son 29 de los mejores científicos de todos los tiempos, de los cuales, 17 recibieron el premio Nobel a lo largo de su carrera. Si nos fijamos en la fotografía, sentada en la primera fila, se encuentra la única mujer que asistió a dicha conferencia. Era Marie Curie, quien por aquella época ya había obtenido dos premios Nobel, convirtiéndose así en la primera persona en recibir este reconocimiento en dos disciplinas (Física 1903 y Química 1911).

El papel de la mujer en la ciencia, como en casi todos los campos, siempre ha sido difícil. Ya desde Hypatia, las científicas han sufrido a lo largo del tiempo las dificultades de adoptar un rol que se suponía exclusivo del género masculino. En octubre del pasado año, The New York Times publicó un artículo titulado Why Are There Still So Few Women in Science?, donde pudimos leer los resultados de un estudio de la Universidad de Yale acerca de la situación de las mujeres en la ciencia. El artículo recoge, entre otras cosas, el testimonio de Meg Urry, una de las primeras mujeres en graduarse en Física por esta universidad.

En la escuela, Meg no pudo inscribirse en los cursos avanzados de física y matemáticas que preparaban para la universidad porque «girls never go on in science and math». Por ello, se dedicó a prepararse por su cuenta para poder acceder a la universidad, con las deficiencias que todo ello podía acarrear. Tras años lidiando con un entorno hostil exento de compañerismo, Meg se graduó en Física summa cum laude. A pesar de ello, Meg no quiso continuar con su carrera profesional en el mundo de la física. Ella lo explica con las siguientes palabras:

But I didn’t go into physics as a career. At the end of four years, I was exhausted by all the lonely hours I spent catching up to my classmates, hiding my insecurities, struggling to do my problem sets while the boys worked in teams to finish theirs. I was tired of dressing one way to be taken seriously as a scientist while dressing another to feel feminine. And while some of the men I wanted to date weren’t put off by my major, many of them were.

Por suerte, la historia de Meg tiene un final feliz:  tras años dando la espalda a la física y las matemáticas, volvió a Yale para comprobar «si algo había cambiado desde que estuvo allí».

Afortunadamente, la sociedad evoluciona y poco a poco observamos cambios al respecto. Cada día son más las mujeres que desarrollan su carrera profesional en ciencia. Todas aquellas que lucharon contracorriente y que hicieron que las cosas sean ahora algo más fáciles, merecen un reconocimiento. Entre ellas: Marie Sophie Germain, Emily Noether, Marie Curie, Lise Meitner, Inge Lehmann, Marie Goeppert-Mayer, y un largo etcétera.

Inge Lehmann, sismóloga. Fuente: www.aok.dk

 


El viento, las isobaras y la factura de la luz

No conozco a nadie al que le guste el viento… Al menos no de manera declarada. Hay algunos que se aprovechan de él para realizar actividades deportivas, como el parapente o el windsurf, pero nadie me ha declarado que sienta pasión por el viento, que disfrute mientras se le enmaraña el pelo o lucha por mantener erguido ese frágil paraguas que en mitad de la calle se da la vuelta.

Es cierto, el viento entendido de esa manera tiene más de incómodo que de práctico, pero si lo analizamos desde otro punto de vista, puede que nos ayude a mirarlo con otros ojos.

Gracias a la producción eólica, los hogares españoles reducen la factura de la electricidad, debido a que cuanto mayor sea la generación de electricidad con energía eólica, menor será el precio de casación en el mercado mayorista (Para más información sobre el funcionamiento del mercado eléctrico léase: Mercado Eléctrico en España y sus implicaciones en Energías Renovables). No es ninguna excepción que el precio de casación en el mercado sea de 0 euros/MWh, debido a la abundancia de viento y agua. Sin ir más lejos, el pasado mes de enero el precio marginal del mercado diario se mantuvo en 0 euros/MWh durante 64 horas, según datos de OMIE.

Origen físico del viento

Sin entrar en todos los detalles que esta explicación requeriría (y de la que puede que algún día me ocupe en este blog como se merece), remontémonos un poco al origen físico del viento.

A causa del calentamiento desigual que la radiación solar produce en la atmósfera, se originan gradientes de temperatura que conducen a su vez unas diferencias de presiones que hacen que el aire de la atmósfera fluya en dirección a los centros de bajas presiones. Si únicamente existiese esta fuerza, el aire fluiría perpendicular a las isobaras. Pero cuando hablamos de la distribución horizontal de la circulación atmosférica debemos añadir la Fuerza de Coriolis, que debido a la rotación terrestre hace que las masas de aire se desvíen hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el sur.

Existe además una tercera fuerza, la de rozamiento, que habrá que considerar en las capas de la atmósfera más cercanas al suelo, aproximadamente hasta una altura de 1km. Por lo tanto, cuando la fuerza de rozamiento sea despreciable,y la Fuerza de Coriolis y del gradiente de presiones se equilibren,  el aire tenderá a fluir paralelo a las isobaras. Esto es lo que se conoce como viento geostrófico.

En las siguientes imágenes se muestra la diferencia entre el viento a 10m de altura y a 11km a escala global. En el primer caso el mapa representa los meses de diciembre, enero y febrero, y en el segundo caso un promedio anual.

 

Viento a 10 m

Fuente: Encarna Serrano. Físicas UCM

 

viento a 11 km

Fuente: Encarna Serrano. Físicas UCM

El viento a escala local está muy asociado a la orografía del terreno y las condiciones geográficas (en parte por el término de rozamiento), por lo que el recurso eólico varía de una región a otra.

Del potencial eólico a la potencia eólica

En España podemos considerar que hay bastante diversidad de «cuencas eólicas»,  cada una de ellas con sus características propias en cuanto a dirección e intensidad. En el siguiente mapa se muestra el recurso eólico de nuestro país.

 

Mapa eólico de España (Fuente.:IDAE)

A pesar de este desigual reparto, casi todas las comunidades autónomas han tenido el potencial suficiente para desarrollar parques eólicos. La potencia instalada en nuestro país queda repartida por comunidades como vemos en la gráfica inferior (actualizada hasta 2012).

Actualmente, España cuenta con una potencia eólica instalada de 22.959 MW (a 31 de diciembre de 2013. Datos de aee), siendo el cuarto país del mundo por detrás de China, EEUU y Alemania. Esto ha permitido, entre otras cosas, que durante el año 2013 se haya cubierto el 21,1% de la demanda eléctrica con esta tecnología renovable. Este dato coloca a España como primer país en el que la energía eólica se convierte en la primera fuente de electricidad.

La situación de incertidumbre que están atravesando las empresas debido a la reforma energética, está deteriorando la salud de un sector que ha sido capaz de generar 27.000 empleos en España.  El 4 de febrero, el Ministerio de Industria remitió a la CNMC cómo serán las nuevas retribuciones a las energías renovables, abriéndose un plazo para presentar alegaciones. Si hay algo que está claro, es que la energía eólica se ha convertido en una fuente de generación que bate récords, que nos posiciona de manera estratégica entre las primeras potencias mundiales en generación eléctrica renovable y que conlleva innumerables beneficios socioeconómicos a nuestro país, por lo que apostar por ella, y las energías renovables en su conjunto, debería ser una prioridad para España.

 

 


Del glamuroso Horizonte 2020 al 2030

El pasado 23 de enero, se reunía en Bruselas la Comisión Europea para renovar los objetivos en materia de Energía y Cambio climático para el 2030. Este nuevo horizonte viene a ser la continuación de la política 2020, que centraba sus objetivos en tres áreas básicas:

  1. Reducción del 20% de las emisiones de GEI (con respecto a niveles de 1990).
  2. Un 20% de la energía consumida ha de ser de origen renovable.
  3. Un 20% de aumento en eficiencia energética.

El pacto del pasado miércoles no pudo ser más predecible: un acuerdo de mínimos para seguir teniendo objetivos de reducción de emisiones de GEI  (un 40%) y una proyección de producción de energía “limpia” para 2030 del 27% del total de todos los países de la Unión. En cuanto al tercer objetivo, desaparece cualquier acuerdo en materia de eficiencia energética, por lo que la triada del  2020 se queda en dos para 2030.

La Comisión Europea ha cedido a las presiones de Francia y Reino Unido – que exigían que el porcentaje de energías renovables no fuese vinculante a cada uno de los países –, permitiéndoles así continuar con su política energética basada en la generación nuclear en Francia y una apuesta por el fracking en Reino Unido.

Entre los titulares de la prensa encontramos los siguientes:

Es muy fácil desvincularnos de la realidad latente detrás de las cifras, pero lo cierto es que si no somos capaces de  entender que el margen para tomar medidas correctoras con respecto al calentamiento global es realmente ajustado, la situación será irreversible, si es que no hemos pasado ya ese umbral.

Demasiadas personas siguen pensando – a pesar de las evidencias aceptadas por la comunidad científica – que esto del clima es cosa de ciclos, que ya en un pasado hubo glaciaciones y que en cualquier momento pueden volver. Para los escépticos, enlazo a una página web en la que se puede analizar la información que el Intergovernmental Panel on Climate Change ofrece acerca de sus estudios: http://www.ipcc.ch/

Desde aquí me gustaría llamar la atención acerca de este asunto que a pocos parece importar; volver a insistir en los mismos datos, en los mismos hechos que hace años dieron la voz de alarma y nos hicieron empezar a preocuparnos por el clima. Hagamos algo valiente de una vez: salvemos el planeta.

Fuente: WWF

Fuente: WWF

 

 


Mercado eléctrico en España y sus implicaciones en Energías Renovables

 

Aerogeneradores, ALLPE Medio Ambiente.

 

El mercado eléctrico de España tiene su origen en 1997, momento en que se liberan las actividades de generación y comercialización de la electricidad. Actualmente, nos encontramos en un proceso de cambio con la creación de un mercado interior de electricidad en la Unión Europea. Se espera que sea a comienzos del año 2014 cuando este mercado inicie sus operaciones.

Diariamente, agentes de mercado realizan ofertas de compra y venta de electricidad en lo que se conoce como mercado diario, para determinar, una vez producida la casación de las curvas de oferta y demanda, el precio final de la electricidad. Las ofertas y transacciones son gestionadas por el Operador del Mercado Ibérico de Electricidad (OMIE).

El mercado de la electricidad es marginalista, lo que quiere decir que el precio de la electricidad lo marca la última unidad de generación que casa en el mercado. Es decir, la más cara, ya que la curva de oferta es ordenada por el operador de mercado en forma ascendente en precio. Cabe plantearse si el modo de operación marginalista no trae consigo algunos problemas. Por ejemplo, son muchos los que creen que el hecho de que el precio lo marquen las tecnologías más caras, está beneficiando a las grandes hidráulicas y nucleares, que ya han amortizado sus costes de inversión y apenas tienen costes variables, obteniendo un beneficio excesivamente alto. Sin embargo, también hay opiniones contrarias que dudan de que estas tecnologías estén amortizadas y  consideran cualquier tipo de regulación al respecto una intervención excesiva en el funcionamiento del libre mercado.

Curvas de oferta y demanda del 16/11/2013. Fuente:OMIE.

 

Para facilitar la integración de las energías renovables en el mercado eléctrico,  existía hasta ahora la regulación del régimen especial (RD 661/07) que regulaba la participación de estas instalaciones en el mercado eléctrico de la siguiente manera:

Con la publicación del RD 9/2013, la regulación del régimen especial ha variado. Es destacable el cambio en el modelo retributivo, que ha supuesto la desaparición del modelo feed-in tariff (precio de mercado + prima) para incluir unos nuevos parámetros de retribución que garanticen una “rentabilidad razonable”. Pero estos parámetros serán aplicados retroactivamente, lo que podría llevar, inevitablemente,  a muchos inversores a la ruina, incapaces de hacer frente a la deuda contraída.

Puesto que las energías renovables no son gestionables, ofertan su energía a precio cero, asegurándose así su casación. De igual manera, las centrales nucleares ofertan a precio cero por razones técnicas, ya que les es más rentable perder dinero en algunas horas que tener que parar la central, debido a su gran inercia térmica.

La incorporación de las energías renovables al mix energético y el crecimiento de la potencia instalada ha tenido consecuencias en el mercado de la electricidad. Por ejemplo, al aumentar la capacidad de generación con energía renovables, la curva de la oferta  se desplaza hacia la derecha, haciendo que la curva de demanda corte en un precio más bajo. Incluso, en días en los que la generación con renovables es muy elevada el precio del mercado se ha mantenido en 0 euros/kWh. Esto no es un caso excepcional. Por ejemplo: durante el invierno de 2010, el pool eléctrico registró unas 200 horas que casaron a precio cero, debido a un descenso en la demanda y una gran generación eléctrica por parte de las eólicas e hidráulicas. Sin embargo, este beneficio nunca repercutió en el consumidor, fueron las empresas comercializadoras las únicas que aumentaron su margen de beneficio, debido al mecanismo por el cual se fijan las tarifas de los consumidores.

Además, las energías renovables han aumentado la importancia del mercado intradiario en el que los agentes de mercado gestionan desajustes en la producción o adquisición tras el resultado del mercado diario. Hoy en día, las energías renovables no pueden gestionarse, lo que hace muy importante un mercado de ajustes más cercano al tiempo real para ayudar al equilibrio entre generación y demanda. El mercado intradiario provoca situaciones especulativas en las que generador podría incluso recibir ingresos a cambio de no generar nada, ya que podría comprar en el intradiario la energía que ha vendido a un precio menor.

La generación de electricidad de energía renovable tiene grandes beneficios medioambientales y socioeconómicos, pero su entrada en el sistema eléctrico ha ocasionado algunos desequilibrios que pueden ser debidos a una falta de previsión. Encontrar la manera de incorporarlas al sistema de tal forma que reporten el máximo beneficio a la sociedad es, en mi opinión, la clave para un futuro sostenible y con la menor dependencia energética de otros países.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies