El cloud computing y la “democratización” de la competencia

A mediados del siglo XVIII, Juanita La hilandera (Spinning Jenny) aparece en Inglaterra sorprendiendo a propios y extraños con lo que sería la primera máquina de hilar de carácter popular. La nueva máquina permitía que una sola persona pudiese manejar varias docenas de usos a la vez, multiplicando así la productividad. Problablemente James Hargreaves, el inventor de Juanita, pensó que su revolucionaria máquina perduraría en el tiempo, sin embargo, tan sólo dos años más tarde Richard Arkwright presentaba una máquina de hilar que se movía con agua y ya no necesitaba de la mecánica humana para moverla, por lo que de nuevo la productividad aumentó. Estos dos ingenios, diez años más tarde permitieron a Samuel Crompton crear una máquina de hilar que multiplicaba por cien la productividad de las anteriores. En cuestión de una década, Inglaterra vio aumentar su productividad exponencialmente y lo que en su día era un producto de lujo como el algodón, pasaría a ser con el paso de los años en un bien al alcance de todos.

spinning jenny
No cabe duda que la revolución industrial, no sólo se centró en el algodón o la máquina de hilar. De la mano fueron la máquina de vapor -con sus innumerables usos- la industria siderúrgica o la química. Decenas de años de sequía innovadora convergieron en Inglaterra rondando el 1770, poco después aquellos avances llegaron a otros países y se reprodujo el mismo avance productivo. Así mismo, la competencia se endureció y provocó que no sólo los ingenios vinieran de Inglaterra sino también de Francia o Alemania. Cuantos más individuos en escena, mayor competencia, más productividad y mayor riqueza.

Desde aquel proceso de desarrollo tecnológico, hemos llegado hasta nuestros días donde ante nuestros ojos todo evoluciona a una velocidad difícil de asimilar por los ciudadanos en muchos casos. Evidentemente, somos más que hace trescientos años y gracias a las nuevas tecnologías ya no sólo competimos contra nuestro vecino o dentro de nuestro país. Es fácil, hoy en día, prestar un servicio y que nuestra competencia esté en Corea del Norte o en Estados Unidos. Sin embargo, todo este desarrollo tecnológico estaba en manos de unos pocos privilegiados; países en los que los ciudadanos podían acceder a tecnologías que otros no podían permitirse. Equipos informáticos muy potentes pero demasiado caros para la mayoría de la población mundial. O lo que es lo mismo, dos tercios de la humanidad quedaban fuera de un mundo realmente competitivo, más productivo y más rico.

Cloud computingLa barrera a la expansión tecnológica, hasta ahora ha sido el coste de los productos que permitían acceder al mercado. Un buen software, en muchos casos exigía de un buen hardware lo que habitualmente se traducía en precios demasiado elevados. Hoy, y gracias a la tecnología, mucha más población puede disponer de un aparato mínimamente aceptable y con infinitas posibilidades. Gracias al cloud computing, ya no se necesitan unos “super-aparatos” ultimo modelo para poder crear o trabajar. El cloud computing permite que casi a cualquier dispositivo le podamos sacar el mismo partido que al último del mercado. Hoy desde un simple netbook de segunda mano podemos acceder y gestionar bases de datos online, llevar la contabilidad de una empresa o ejecutar softwares que requerirían unas potencias al alcance de pocos bolsillos. Hoy ya somos más personas que ayer la que formamos parte de éso tan abstracto que llamamos mercado. Donde hace tan sólo una década competían unos pocos en occidente, parece incluso, que los primeros ya somos minoría y nos gana terreno oriente. Eso sí, la democratización de la competencia es para todos ¿Y quién puede asegurarle a los orientales que en otra década la productividad no se verá impulsada por la presión de África sobre los chinos o indios? ¿Quién puede afirmar que con nuestros smartphones, ordenadores, laptops o tablets de hoy no puedan prestar muchos de los servicios que podremos prestar nosotros en el futuro?


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies