La naturaleza y el hombre, ¿un equilibrio imposible?

Cuando una catástrofe afecta al mundo, incluso cuando es a personas que ni siquiera conoces, siempre parece que hay algo dentro de cada uno que tiende a pensar en lo que se podría haber hecho para evitar tales efectos.

Existen acontecimientos donde las posibilidades de actuación quedan limitadas a una buena previsión y estimación del fenómeno para tomar medidas de evacuación que si bien provocan daños materiales importantes, el daño humano sea mínimo, como sería el caso de terremotos o erupciones volcánicas. La naturaleza es sabia y actúa por cuenta propia, de forma que no existe intervención humana posible que pueda evitarlo.

En otras ocasiones, no obstante, no sólo creo que sea posible la intervención humana, si no que además considero que es muy necesaria. Ejemplo actual de ello son las inundaciones.

La polémica actualidad

Viendo estos días imágenes de las inundaciones de Reino Unido es inevitable sentir solidaridad con aquellas personas que no pueden aún entrar en sus casas, que no disponen de electricidad, que ni siquiera pueden acudir a casa de familiares o amigos pues existen carreteras o vías ferroviarias cortadas que imposibilitan la comunicación. Esto hace que en estos momentos mucha gente se esté preguntando si es necesario llegar a estos extremos para tomar medidas.

Vía ferroviaria afectada por el temporal en Inglaterra. Fuente: www.elmercurio.com.

La situación que se vive es desoladora para los vecinos afectados. Cansados de no poder volver a sus hogares y dolidos por la pérdida de sus cosechas acusan a autoridades locales, gobierno y demás organismos responsables de la falta de medidas como el dragado de ríos o de la permisividad a la hora de construir viviendas en zonas de humedales con riesgo de inundación. Para ellos las inundaciones son un acontecimiento recurrente cada año, si bien no en la misma magnitud que lo que están viviendo a día de hoy, y se sienten ignorados pues consideran que el gobierno cada vez da mayor importancia a la protección de la naturaleza y no ha sido capaz de prever los efectos catastróficos que las inundaciones podían provocar. Esto me lleva a reflexionar, ¿se está empezando a anteponer el medio ambiente al bienestar de las personas?

Considero sin embargo que no ha de perderse de vista el hecho de que la situación que se está viviendo en Reino Unido es extraordinaria. Si bien es cierto que están acostumbrados a que sus terrenos se inunden, no se habían conocido nunca acontecimientos similares a los que se están viviendo en estos primeros días de 2014.

Hombre remolcando a una mujer a bordo de una piragua en una calle inundada en Datchet (Berkshire). Fuente: EFE.

No obstante cierto es eso que se dice de que “cada persona es un mundo” y toda persona tiene su particular opinión. Incluso en estos terribles momentos hay quien se muestra comprensivo con lo ocurrido y afronta los hechos con humildad pues admiten que contra la naturaleza poco hay que hacer y opinan que todos somos vulnerables ante ella. Fuente (Blog del Agua)

 

Una buena convivencia es posible

Lo acontecido en Inglaterra estos días no es más que un destacable ejemplo de los problemas causados por las inundaciones. Aquí en España son numerosos los casos que conocemos de zonas afectadas por inundaciones como las vividas en el Valle de Arán o en las cuencas del Ebro o del Guadalquivir.

Es verdad que durante mucho tiempo el hombre ha vivido sin ningún tipo de conciencia medioambiental y esto ha provocado graves efectos sobre la naturaleza que al cabo de un tiempo se han manifestado como auténticos problemas sobre nosotros mismos. Es por ello, que de un tiempo a esta parte, los gobiernos han tomado cierta conciencia de ello y han desarrollado leyes y actuaciones a favor de un futuro mucho más sostenible.

Actualmente considero que vivimos en una sociedad por lo general muy mentalizada con el medio ambiente. Nuestra generación ha crecido con las repercusiones del cambio climático muy presentes y desde muy jóvenes se nos ha informado y educado con las medidas a adoptar par el cuidado de la naturaleza. Si bien es cierto que no todo el mundo está concienciado en igual medida, creo que sería correcto afirmar que la sociedad está haciendo un verdadero esfuerzo para alcanzar una actitud de real convivencia con la naturaleza y dejar de lado el simple hecho de explotar el medio para la satisfacción de sus necesidades. Puede parecer un ejemplo algo simple, pero incluso una carrera profesional tan “destructiva”, como ha sido calificada, para el medio ambiente como la Ingeniería de Caminos, hoy en día se puede estudiar conjuntamente con la Licenciatura en Ciencias Ambientales como doble titulación.

El ser humano y la naturaleza. Fuente: www.chismesmundo.com

Sin embargo, no creo que debamos detenernos simplemente en el respeto a la naturaleza sin más. Mi opinión es que hay que seguir manteniendo una mente abierta para aprender de ella e intentar comprender los fenómenos a los que nos somete. A día de hoy son muchos los avances que se han conseguido al respecto pero por supuesto queda mucho camino por recorrer.

Lo que sí no considero que deba hacerse es anteponer una cosa a la otra. La crisis actual obliga a los gobiernos a recortar en ciertas partidas a favor de otras, pero nunca se ha de permitir que ello ponga en peligro el bienestar de las personas. Durante estos días el primer ministro británico, David Cameron, ha manifestado su intención de estudiar nuevas formas de financiación para reforzar las defensas frente a las inundaciones Fuente (La Vanguardia). Pienso que se ha de tomar ejemplo de ello y colaborar en la búsqueda de soluciones ante las catástrofes.

Es importante buscar un equilibrio entre humanidad y naturaleza, que nos permita convivir y favorecernos el uno al otro. Entiendo que es una situación difícil, sobre todo cuando hay gente afectada, pero se necesita de la compresión y participación de todos. Aprendiendo a gestionar debidamente los recursos de los que disponemos y respetando el medio en el que vivimos realmente creo que es posible.

 

Esta entrada fue publicada en magua. Guarda el enlace permanente.