Cervezas Monkey, un hobby convertido en empresa

Al igual que muchos proyectos emprendedores, Cervezas Monkey nace de juntar afición e impulso emprendedor. Ubicada en Torrijos (Toledo), esta empresa nació hace dos años con un objetivo: producir una cerveza diferente y artesana. Pero para llegar a ello, por el camino, también han patentado una máquina que ya han empezado a comercializar. Rual Prieto es uno de los fundadores e impulsores de Cervezas Monkey, está participando en la Factoría de Innovación de Castilla-La Mancha, impulsada por la Escuela de Organización Industrial (EOI) y el Gobierno regional, con la cofinanciación de fondos FEDER europeos. Y con él hemos hablado de su empresa y de cuáles son sus próximos retos y objetivos.

Cervezas Monkey Artesana Hulk Akira y Bill pequeña

– Cervezas Monkey es una empresa cervecera, pero vuestra actividad no sólo se reduce a la producción de cervezas… Entonces, ¿qué es exactamente Cervezas Monkey y a qué os dedicáis?

Básicamente era nuestro sueño, ambos teníamos nuestro trabajo y la cerveza era un hobby. Casi como todos los que terminan en esta aventura, nos divertíamos haciendo cerveza casera en el garaje de la casa de mis padres en el pueblo. Poco a poco vimos cómo íbamos mejorando y cada vez estudiábamos más el proceso, estábamos todo el día experimentando hasta que finalmente decidimos crear nuestra fábrica de cerveza.

Durante este proceso de experimentación surge la necesidad de mejorar los procesos en la fabricación y sobre este terreno investigamos e invertimos desarrollando un prototipo de maquinaria que finalmente hemos patentado y ahora empezamos a comercializar.

– ¿Dónde y cuándo surge la idea y por qué habéis optado por este sector?

Monkey nació del ir un poco más allá. Cuando empezamos a hacer cerveza primero la ‘leíamos’, estudiábamos todo lo que caía en nuestras manos haciéndose cada vez más lo que nos quedaba por aprender. Después, además de probar todas las marcas que encontramos, empezamos a definir sabores. Sabíamos lo que los demás nos ofrecían, que no era poco, pero empezamos a experimentar diferentes matices en los sabores, aromas… Y como todo en esta vida, cuando algo se convierte en una pasión vas buscando cómo ir un poco más allá y aquí estamos.

Elegir este sector, aparte de por la pasión que tenemos por el producto, es una decisión basada en la emergencia del sector en España ya que es una de las pocas industrias que está creciendo en cifras de 2 dígitos durante los últimos años.

– ¿Y por qué ese nombre tan original, tiene alguna historia curiosa detrás?

Pues es una mezcla de elementos ya que por una parte tiene un componente sentimental ya que mi hija cantaba la canción de los Little Monkeys como si no hubiera  fin cuando era pequeña. Por otro es un homenaje a una de las marcas españolas más antiguas Anís del Mono, que en su momento tenía una imagen transgresora y por otro es un nombre en inglés fácil de pronunciar y recordar que nos permite en un futuro pensar en vender más allá de nuestras fronteras.

Torrijos Beer Festival and Monkey Beer Grifo Mamba Chorreando espuma pequeña– Creo que lleváis en total dos años desde que comenzó el proyecto, pero vendiendo cerveza sólo unos pocos meses… ¿Qué es lo que más os costó a la hora de arrancar?

Sí, aproximadamente dos años. Durante los primeros 2 ó 3 meses, lo primordial fue reunir información, ideas y buscar proveedores. Después de esa fase, desarrollar el proyecto e implantar. Lo más difícil ha sido el desarrollo de la maquinaria con todos los test, pruebas y ajustes necesarios para conseguir lo que queríamos investigar y desarrollar desde cero.

– ¿Qué ofrecéis vosotros que os pueda diferenciar de otras cervezas? ¿Qué tipo de cervezas fabricáis y qué característica destacarías de cada una de ellas? Porque para empezar, tienen unos nombres curiosos…

Bueno, los nombres son por nuestro gusto por el cine y por directores como Quentin Tarantino, ya que nuestra cerveza de trigo se llama Bill y la Stout Mamba Negra, y por el maestro  Kurosawa, dando nombre a nuestra cerveza más vendida Akira, que es también un guiño al cómic del mismo nombre.

Nuestras cervezas tienen un estilo americano, pues en casi todas nuestras elaboraciones usamos lúpulos que importamos desde EEUU. No obstante, mantenemos el carácter de la malta y priorizamos la calidad de las materias primas, para asegurar el máximo sabor y los aromas que nos alejan de las cervezas industriales.

No pasteurizamos, tratamos nuestro producto con cariño y respetamos a nuestros clientes ofreciéndoles todo nuestro trabajo y pasión para convertir el momento de tomar  una Monkey en una auténtica  experiencia de sabor y aromas.

– Como decíamos antes, además de fabricar cerveza de un modo artesano, también os dedicáis a la venta de maquinaria para su fabricación y creo que, incluso, habéis patentado una máquina…

Sí. Como hemos comentado anteriormente todo surge de una misma cosa: buscamos la excelencia en nuestra fabricación. Nos pusimos a trabajar para conseguir la maquinaria que en España no encontrábamos y que en Europa tiene un coste muy elevado… Y casi sin buscar en un principio este objetivo, nos dimos cuenta que habíamos conseguido una maquinaria de altísima calidad y completamente automatizada. El siguiente paso fue lógico, empezar a difundir nuestro proyecto.

– También desarrolláis múltiples actividades relacionadas con el mundo de la cerveza. Por ejemplo, visitas guiadas con catas o talleres sobre cómo elaborar cerveza casera… ¿En qué consisten y cómo puede alguien apuntarse u organizarlas?

Si, organizamos catas para los clientes que nos lo piden y talleres de elaboración así como visitas guiadas para grupos. Está toda la información en nuestra web y en el Facebook donde la gente puede ponerse en contacto con nosotros.

Rua y Rober sacando malta caliente del macerador– En cuanto a vuestros clientes, ¿os dirigís sobre todo a particulares o a bares y negocios de ocio y restauración, a particulares o a ambos? Y si alguien quiere comprar vuestras cervezas, ¿qué tiene que hacer y en qué rangos de precios os movéis?

Trabajamos principalmente con distribuidores locales que reparten nuestras cervezas entre sus clientes, tanto en restauración como en tiendas especializadas o gourmet. De hecho, contamos con cerca de 100 establecimientos que tienen nuestras cervezas, principalmente en Madrid y Toledo.

– Entonces, ¿es fácil elaborar cerveza casera 100%? ¿Qué necesitamos para ello y cómo lo haríamos?

Elaborar cerveza en casa es relativamente fácil, quizá lo complicado es que siempre salga igual. Sólo necesitamos estos ingredientes: agua, malta de cebada, lúpulo y levadura. Y después, hay que seguir los procesos de una forma correcta. En este enlace podéis encontrar toda la información para vuestra primera vez y cualquier duda que podáis tener.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies