Venganza en el trabajo

“Antes de empezar un viaje de venganza, cava dos tumbas”

Confucio

La venganza-1venganza, ese desquite contra una persona o grupo como respuesta a un agravio recibido, es algo innato en el ser humano, y aparece en todo tipo de culturas. De alguna manera, es una forma de hacer justicia, aunque con odio y resentimiento, y, de acuerdo con David Chester (Universidad de Virginia Commonwealth) y Natham DeWall (Universidad de Kentucky) es también una fuente de placer, siquiera momentáneo. Y probablemente tenga su utilidad como factor disuasorio.

Sin embargo, el deseo de venganza es una emoción muy insana y dañina para el que lo sufre, no sólo por la pérdida de tiempo que supone emplear el pensamiento en ello en lugar de hacia actividades más productivas sino, sobre todo, por el daño psicológico sufrido por la intoxicación del resentimiento. Contradiciendo el dicho popular, pienso que la venganza es amarga, aunque sea un sentimiento tan humano como hemos comentado antes y a pesar de la fascinación de la figura del vengador, ya sea en la literatura (“El Conde de Montecristo“, por ejemplo), la música (el musical “Revenge”) o el cine (“Como acabar con tu jefe” o “Kill Bill”) y hasta en la Biblia donde se proclama el famoso “ojo por ojo, diente por diente” (Levítico 19:17, 18).

Los gestos de venganza son muy comunes en el lugar de trabajo, a veces aún a riesgo de poner en riesgo la propia carrera profesional. Y aunque los actos de violencia no son los habituales, la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU estima que el 10% de los homicidios cometidos en el trabajo entre 1997 y 2010 fueron llevados a cabo por compañeros de trabajo actuales o anteriores. Probablemente muchos deseos de venganza en el trabajo se queden sólo en el campo de la fantasía, pero parece un lugar muy propicio para que aparezcan.

Desde mi punto de vista, las personas vengativas venganza-3tienen una serie de rasgos característicos:

¿Qué podemos hacer si sentimos rencor, si nos acucian esas ansias de venganza? Para eliminar el rencor, para no acabar siendo una persona vengativa, no creo que sea necesario perdonar, especialmente en situaciones graves, pero sí afrontarlo siguiendo una estrategia:

En definitiva, se trata de gestionar el rencor y el resentimiento más que responder al que nos haya ofendido. De hecho, muchos expertos argumentan que la mejor venganza es la que no se lleva a cabo, la indiferencia, y el mejor desquite contra el que nos agrede es ser felices, por ejemplo, en nuestro trabajo.

Evidentemente, es un tema bastante serio, pero también se puede contemplar desde una perspectiva humorística, como demuestra el siguiente vídeo del magnífico programa “Ilustres ignorantes”


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies